Es noticia
Menú
General Electric repite el modelo de Iberia en Colonial: quiere ver los libros antes de lanzar su oferta
  1. Mercados
  2. Finanzas personales
EL CONSEJO DE LA INMOBILIARIA LO ESTUDIA HOY

General Electric repite el modelo de Iberia en Colonial: quiere ver los libros antes de lanzar su oferta

Va para largo. La venta de Colonial va camino de repetir el largo y tortuoso proceso de Iberia, en el que durante meses se estuvo especulando

Foto: General Electric repite el modelo de Iberia en Colonial: quiere ver los libros antes de lanzar su oferta
General Electric repite el modelo de Iberia en Colonial: quiere ver los libros antes de lanzar su oferta

Va para largo. La venta de Colonial va camino de repetir el largo y tortuoso proceso de Iberia, en el que durante meses se estuvo especulando con su comprador sin que finalmente se produjera ninguna oferta concreta. Ayer, General Electric, como ya hizo el fondo TPG en Iberia, pidió ver los libros de la inmobiliaria antes de comprometerse a hacer una oferta.

El consejo de Colonial estudia hoy mismo si dejará a la compañía americana entrar a la cocina de la empresa, aunque es probable que no se tome una decisión. “Este tema no está en el orden del día pero seguro que se va a tratar. Lo que es menos seguro es que hoy se decida algo”, aseguran fuentes oficiales de la compañía.

Para los principales accionistas de Colonial, General Electric puede ser la solución a su delicada situación económica. Tanto Luis Portillo, como la familia Nozaleda, Domingo Díaz de Mera o Aurelio González llevan varias semanas ofreciendo sus acciones a numerosas empresas y, de momento, sólo la americana ha accedido a entrar en el proceso de due dilligence.

En este caso, y según las fuentes consultadas, General Electric llega a Colonial de la mano de Domingo Díaz de Mera, uno de los accionistas que más dinero pierde en la inmobiliaria. Acumula más de un 5% de acciones a través de Global Cartera, además de sus títulos a nivel personal, y ha realizado estas compras pignorando las propias acciones que compraba.

Su ahogo financiero, y el del resto de accionistas, ha provocado que el empresario castellano manchego haya aparcado sus enormes diferencias con Portillo y con la familia Nozaleda y ayer mismo se reunieran los cuatro en el Hotel Intercontinental de Madrid para acercar posturas sobre la opción de General Electric. “Allí estaban alrededor de la una de la tarde: Portillo, Nozaleda, Díaz de Mera y Aurelio. Parecía el verdadero consejo de Colonial, no el que se va a hacer hoy en la compañía”, asegura una fuente conocedora de la reunión.

Valoración de la empresa

Aunque el proceso avanza, el sector desconfía en un final a corto plazo. “El principal problema es la valoración de la empresa. Cuando los americanos se metan de lleno y vean que Colonial no vale tres euros, como ellos dicen, sino mucho menos, pues veremos si hacen finalmente oferta”, aseguran fuentes del sector.

Es la opinión más generalizada en el mercado acerca del valor real de Colonial. Son muchas las voces ya que aseguran que la abultada deuda de la compañía, casi 8.000 millones, reduce el valor de los títulos por debajo incluso del euro y medio. Este periódico publicó el viernes que los ricos, al olor de la opa, estaban fijando posiciones a entre 1,30 y 1,40 euros por acción.

Mientras, la otra empresa que ha reconocido estudiar una operación sobre Colonial, la francesa Gecina, aseguró ayer que no va a entrar en ninguna subasta por la empresa.

Va para largo. La venta de Colonial va camino de repetir el largo y tortuoso proceso de Iberia, en el que durante meses se estuvo especulando con su comprador sin que finalmente se produjera ninguna oferta concreta. Ayer, General Electric, como ya hizo el fondo TPG en Iberia, pidió ver los libros de la inmobiliaria antes de comprometerse a hacer una oferta.