Es noticia
Menú
A Portillo se le acaba el tiempo: las acciones de Colonial vuelven a mínimos
  1. Mercados
  2. Finanzas personales
CIERRA A 1,3 EUROS, EL SEGUNDO PEOR DATO DE LA HISTORIA

A Portillo se le acaba el tiempo: las acciones de Colonial vuelven a mínimos

Se le acaban los cartuchos a Luis Portillo y a Colonial. A pesar de los numerosos intentos que ha hecho la inmobiliaria por vender que la

Foto: A Portillo se le acaba el tiempo: las acciones de Colonial vuelven a mínimos
A Portillo se le acaba el tiempo: las acciones de Colonial vuelven a mínimos

Se le acaban los cartuchos a Luis Portillo y a Colonial. A pesar de los numerosos intentos que ha hecho la inmobiliaria por vender que la solución a sus problemas está cerca, el mercado sigue reaccionando en contra. Ayer, pese a que Gecina reconoció reuniones con los bancos acreedores de Colonial, aunque negó operaciones concretas, la acción volvió a perder un 1,5% y cerró a 1,3 euros por acción, la cotización más baja de su historia a excepción del 1,27 del pasado 11 de enero.

“La acción no sube porque el mercado no se cree que vaya a haber opa de forma inminente y porque sigue habiendo ventas masivas de acciones. Ayer creemos que fue el Royal Bank of Scotland, a través de Popular Bolsa, quien realizó las ventas más masivas”, admiten fuentes internas de la compañía. “No sabemos si son acciones de Portillo o de Nozar, de uno de los dos”, admiten estas fuentes. Popular Bolsa se desprendió ayer de 13 millones de títulos de Colonial.

Fuentes externas a la compañía, sin embargo, opinan que Portillo y Colonial están inmersos en una estrategia dirigida a ganar tiempo ante los bancos acreedores de la empresa y los del propio Portillo a título personal. El ex presidente de la inmobiliaria reconoció a la CNMV hace unos días que tenía 27,2 millones de euros en situación de impago y otros 16,4 millones muy cercanos al impago.

“Están manipulando al mercado, anunciando públicamente operaciones que no son ciertas o dando por hecho cosas que sólo están en fase inicial. Me consta que Joaquín Rivero, presidente de Gecina, está bastante enfadado porque con esta estrategia la acción de Colonial sube o se mantiene, pero la de Gecina está bajando”, explican fuentes del mercado. Ayer, Gecina se dejó un 1,4% y cerró a 91,77 euros por acción, su peor cotización en muchos años.

De acuerdo con las fuentes, en el cuartel general de Gecina el enfado es monumental. “Cuando se anuncia una operación como ésta, lo normal es que el comprador baje y el vendedor suba. Por eso la cotización de Gecina está por los suelos y el cabreo de Rivero por las nubes”, explican estas fuentes.

Ofertas por SFL

No es la primera vez que Colonial intenta subir el valor de sus acciones con jugosas noticias. Esta misma semana, Mariano de Miguel, presidente de la inmobiliaria, ha asegurado públicamente que ha recibido ofertas por el 24% de su filial francesa SFL a un precio de 65 euros por acción, casi 20 euros por encima de su valor en Bolsa. Ese día Colonial subió un 5,5% hasta los 1,34 euros.

De poco ha servido. Ayer de nuevo el mercado reaccionó a la baja, lo que demuestra que a los inversores es difícil despistarles. “Al mercado nadie le engaña y aquí sólo hay una cuestión que debe despejarse cuánto antes: ¿puede o no puede pagar Portillo la deuda que tiene contraída con los bancos? ¿Puede o no puede mantener el 40% de la empresa?”, explican fuentes cercanas a la empresa.

Se le acaban los cartuchos a Luis Portillo y a Colonial. A pesar de los numerosos intentos que ha hecho la inmobiliaria por vender que la solución a sus problemas está cerca, el mercado sigue reaccionando en contra. Ayer, pese a que Gecina reconoció reuniones con los bancos acreedores de Colonial, aunque negó operaciones concretas, la acción volvió a perder un 1,5% y cerró a 1,3 euros por acción, la cotización más baja de su historia a excepción del 1,27 del pasado 11 de enero.