Es noticia
Menú
La ONCE presiona a Zapatero para que le permita hacer un ‘cuponazo’ en Navidad
  1. Mercados
  2. Finanzas personales
LAS VENTAS DE LA INSTITUCION SIGUEN CAYENDO

La ONCE presiona a Zapatero para que le permita hacer un ‘cuponazo’ en Navidad

Los directivos de la ONCE siguen buscando alternativas para salvar las ventas de la organización, algo que cada año resulta más difícil. Después de haber puesto

Foto: La ONCE presiona a Zapatero para que le permita hacer un ‘cuponazo’ en Navidad
La ONCE presiona a Zapatero para que le permita hacer un ‘cuponazo’ en Navidad

Los directivos de la ONCE siguen buscando alternativas para salvar las ventas de la organización, algo que cada año resulta más difícil. Después de haber puesto en marcha varios nuevos juegos y de que éstos no hayan servido para subir sus ingresos, ahora la institución que preside Miguel Carballeda quiere que el Gobierno le permita celebrar un sorteo extraordinario en Navidad.

Según las fuentes consultadas, las presiones al Gobierno son cada vez más fuertes porque en la ONCE se han dado cuenta de que el resto de juegos está agotado y ese sorteo extraordinario de Navidad es ya el último cartucho que les queda. Según el informe oficial de ventas hasta octubre, todos los juegos han facturado menos que el año 2006, que ya fue un año malo a pesar de que se lanzó la lotería instantánea.

Según ese informe, el producto diario ha caído un 4,8%; el cuponazo de los viernes, un 2,75%; el sorteo de fines de semana, un 7,8%; el bono cupón, un 2,3%; y el Combo, un 33%. La instantánea, conocido como rasca-rasca, también ha caído respecto al año pasado y sólo en octubre se ha recuperado por el lanzamiento de otra nueva modalidad de rasca-rasca, el ‘Tres de Seis’, que además es más caro. “Acabado el efecto de la novedad, será otro fracaso”, aseguran fuentes internas de la ONCE.

El único sorteo que le ha permitido a la ONCE mantener la misma facturación este año que el anterior ha sido la modalidad de Sorteo Extraordinario, y sólo porque este año ha habido un sorteo más que en 2006, en marzo, y ha sido un euro más caro. Sin Extraordinarios, las ventas de la ONCE habrían bajado alrededor de un 10%.

Esta es la razón por la que los directivos de la ONCE reclaman ese sorteo Extraordinario en Navidad. Sin embargo, será difícil que el Gobierno acceda a esa petición porque chocaría con el Sorteo de Navidad de la Lotería Nacional. “Sería canibalizar a la Lotería Nacional para favorecer a la ONCE”, explican fuentes del organismo público.

El Estado, al rescate

Así las cosas, este año el Estado tendrá que volver a salir al rescate de la ONCE en forma de subvención a través de, curiosamente, Loterías y Apuestas del Estado, la responsable del Sorteo de Navidad. La organización de ciegos cierra todos los años con beneficio por la aportación de las arcas públicas, que en 2005 fueron de 80 millones de euros, según reconoció la propia organización. Está por saber cuánto recibieron en 2006 y cuánto prevén recibir en 2007.

La cuantía final depende de las ventas finales de la ONCE. Y para este año 2007 no están siendo buenas. Según explicaron sus responsables, en 2007 la institución espera unos ingresos de 2.300 millones de euros, algo que no va a conseguir porque hasta octubre la facturación ha sido de 1.823 millones. El Estado, otra vez, tendrá que subvencionar a la ONCE. Los ingresos totales rondarán los 2.150 millones de euros, curiosamente, lo mismo que facturaba esta institución hace quince años. Muchos más juegos, pero misma facturación.

Mientras tanto, sus directivos siguen gestionando de manera manifiestamente mejorable. Dedican dinero a comprar a la oposición política interna; a perseguir a sus adversarios políticos internos, caso de Miguel Durán, ex director general de la institución y líder ahora del partido opositor Puedo; o a llevar en coche oficial al trabajo a la asistenta de José María Arroyo, ex presidente de la organización y ahora jefe del grupo de empresas, CEOSA, mientras sus sueldos rondan el medio millón de euros anuales por cabeza.

Los directivos de la ONCE siguen buscando alternativas para salvar las ventas de la organización, algo que cada año resulta más difícil. Después de haber puesto en marcha varios nuevos juegos y de que éstos no hayan servido para subir sus ingresos, ahora la institución que preside Miguel Carballeda quiere que el Gobierno le permita celebrar un sorteo extraordinario en Navidad.