La CNMV, otra vez en la picota: aluvión de críticas por su actuación en Bankinter, Iberia e Iberdrola

La CNMV parece empeñada en no salir del escándalo permanente en que se metió con la OPA de Endesa y que había intentado acallar con la

Foto: La CNMV, otra vez en la picota: aluvión de críticas por su actuación en Bankinter, Iberia e Iberdrola
La CNMV, otra vez en la picota: aluvión de críticas por su actuación en Bankinter, Iberia e Iberdrola

La CNMV parece empeñada en no salir del escándalo permanente en que se metió con la OPA de Endesa y que había intentado acallar con la política de oscurantismo impuesta por el sucesor de Conthe en la presidencia, Julio Segura. Pero sus actuaciones en los últimos días han vuelto a ponerla en la picota. Además, vuelve a crecer el descontento en el sector financiero por el atasco que sufre en su actividad ordinaria.

El caso más escandaloso ha sido el de Bankinter. Cuando se anunció la venta del 15% del capital el lunes, la CNMV no suspendió el valor pese a la enorme relevancia de la operación -sí lo hizo con Red Eléctrica porque Endesa vendía el 1,35% en una operación que era obligatoria por ley- y pese a las enormes incertidumbres que dejaba abiertas el hecho relevante de Crédit Agricole. Es más, la información decisiva que frenó la escalada del valor y le hundió en bolsa -que la entidad francesa no piensa lanzar una OPA- fue adelantada por El Confidencial sin que la CNMV exigiera un hecho relevante ni ningún tipo de aclaración.

Por otro lado, la espectacular subida del 24% del valor en los días previos a la operación, alentada por el propio vendedor, Ram Bhavnani, cuando declaró que "no tengo apego a nada, todo está en venta", ha sido criticada por varios medios. Aunque calentar un valor siempre es perseguible, en este caso Bhavnani no ganaba nada con ello; él ya tenía cerrada su operación a 13,60 euros. Incluso se puede interpretar como un acto altruista para que los demás accionistas se beneficiaran en parte de una operación en la que sólo podía vender él.

Más allá del caso Bankinter, la sesión del lunes fue paradigmática de la total falta de criterio de la CNMV en cuanto a las suspensiones de cotización. Después de permitir sin problemas que Bankinter subiera el 13% y que después se desplomara hasta perder el 3,57%, suspendía a Astroc porque caía el 13,5% a la espera de sus resultados... a 10 minutos para el cierre de la sesión. El martes recuperó el 12,89% pero esta vez no fue suspendida. En el mercado nadie lo entiende: "Parece que el criterio es suspender un valor cuando baja y no suspenderlo cuando sube", ironiza un operador de bolsa.

Vueling, Iberia, Renovables...

Aunque la arbitrariedad en las suspensiones de valores viene de antiguo, lo cierto es que se ha agravado en los últimos meses hasta niveles nunca vistos. El caso más escandaloso fue el de Vueling, suspendida cuando dio un profit warning pero no cuando compró masivamente Lara, en lo que se ha demostrado después como una OPA encubierta. Por cierto, la CNMV tampoco pidió ningún tipo de información sobre sus manejos al empresario catalán.

Otro escándalo que está tomando grandes proporciones es el de Iberia: Gala Capital anunció el jueves su disposición a lanzar una OPA acompañado de un nutrido grupo de inversores. Pero ni ha habido OPA ni la mitad de estos inversores estaba realmente tras la operación, sin que la CNMV haya pedido explicaciones ni suspendido el valor. Claro, es que ese día subió: el 4,58% para ser exactos. Las últimas adquisiciones de Caja Madrid sin aclarar cuáles son sus intenciones también han desatado la indignación de los accionistas de la aerolínea, que están totalmente perdidos: no saben si va a haber una OPA, varias, ninguna, a qué precio, etc.

La última de Segura es la de Iberdrola Renovables. Mientras que la CNMV no permite a las empresas pequeñas dar ninguna información antes de que el folleto esté aprobado, la elé

Finanzas personales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios