Es noticia
Menú
Delivery Hero, sobre el alambre: el peso de un nuevo revés legal para el dueño de Glovo
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Dudas en el mercado

Delivery Hero, sobre el alambre: el peso de un nuevo revés legal para el dueño de Glovo

Tras un nefasto 2022 en bolsa, la compañía alemana busca convencer al mercado de los méritos de su inversión en Glovo, pero los problemas legales siguen empañando el movimiento

Foto: Foto: EC.
Foto: EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Con recortes que apenas rebasaban el 0,5% a media sesión, las acciones de Delivery Hero mostraban poca desazón por la multa con que el Ministerio de Trabajo ha vuelto a castigar a Glovo.

Para el gigante europeo de la distribución con sede en Berlín, los 57 millones de euros con que ha sido sancionada su filial española, que controla desde el pasado verano, pueden verse como un leve pellizco, de apenas el 0,6% de sus ingresos estimados para el presente ejercicio.

Otro enfoque, obviamente, sería plantearlo como una muesca adicional a la imagen reputacional de un grupo que opera en un negocio siempre rodeado de polémica y que, además, tiene en la legislación española uno de sus principales caballos de batalla. No en vano, las multas a Glovo ya rebasan los 200 millones de euros (más de un tercio de sus ingresos en 2021, la última cifra conocida). En su calificación de la compañía, la agencia S&P ya advertía de que los factores sociales representaban un factor “moderadamente negativo” en un análisis que implicaba otorgar a la compañía un rating en niveles de bono basura.

Foto: Un trabajador de Glovo en una imagen de archivo.

Pero lo cierto es que, pese a toda la retórica verde que ha impregnado el mundo de la inversión en los últimos años, las principales firmas del sector parecen sentirse cómodas poseyendo acciones de este tipo de negocios, incluyendo algunas tan presuntamente comprometidas con los principios sostenibles como la noruega Norges Bank, que posee algo más del 1% de su capital.

Todo esto no evita, sin embargo, que los dueños de Glovo no se encuentren, precisamente, en una posición de fortaleza para asumir sin inquietud lo que no viene a ser sino un nuevo recordatorio de la fina línea legal sobre la que se han movido en ocasiones sus relaciones laborales.

Foto: Foto: Getty Images.

Delivery Hero, que presenta sus resultados de 2022 el próximo 9 de febrero, está llamada a cerrar el año con un ebitda negativo cercano a los 600 millones de euros, según las estimaciones del consenso. Unos números rojos en los que Glovo está llamado a tener un protagonismo fundamental, con pérdidas calculadas de hasta 300 millones de euros. En 2023, sin embargo, se espera que el grupo alcance finalmente un ebitda positivo, favorecido, en parte, por un recorte del lastre de la firma española, que podría perder algo menos de 200 millones, según los analistas.

Se trata de cifras, en cualquier caso, que se mueven en un delicado equilibrio, lo que no deja de resultar preocupante para una compañía sobre la que en los últimos tiempos han venido pesando las preocupaciones sobre una posible ampliación de capital. “Seguimos preocupados por la situación de liquidez de Delivery Hero [desequilibrio de unos 2.000 millones entre efectivo y deuda]”, señalaban este martes los analistas de Bank of America, en una nota en la que también mostraban su desconfianza sobre la capacidad de la compañía de cumplir sus objetivos de ganancias en un entorno en el que sus principales mercados se enfrentan a una desaceleración (en el caso de Corea) o a un incremento de la competencia (Arabia Saudí, Kuwait o Emiratos Árabes Unidos).

Foto: Un repartidor de Glovo circula por Barcelona. (Reuters/Nacho Doce)

Estas preocupaciones, en combinación con las dudas generadas en 2022 por la evolución general de la economía, contribuyeron durante 2022 a generar un rotundo derrumbe de las acciones del grupo alemán (cedieron más de un 50% en el año). Aunque, en opinión de los analistas de Credit Suisse, fueron principalmente las dudas sobre el negocio de Glovo las que provocaron esta sobreventa.

El banco suizo defiende que esta desconfianza del mercado resultó excesiva, una visión que es respaldada por otras firmas como JP Morgan, que reiteraba recientemente su consejo de sobreponderar las acciones de Delivery Hero. Según los registros de Bloomberg, casi el 80% de los analistas que cubren la compañía tiene una visión positiva sobre sus perspectivas.

Esta confianza de los expertos ha ido calando poco a poco en el parqué en las últimas semanas, en un entorno de mercado más favorable a la asunción de riesgos. Hoy, la cotización del grupo se sitúa al doble de los niveles que marcó el pasado mayo. Pero aún es mucho lo que este negocio tiene que superar para probarse ante los inversores como un negocio capaz de crecer de forma rentable. Y la suma de disgustos en forma de multas por parte de Glovo, sin duda, no resulta la mejor ayuda en este sentido.

Con recortes que apenas rebasaban el 0,5% a media sesión, las acciones de Delivery Hero mostraban poca desazón por la multa con que el Ministerio de Trabajo ha vuelto a castigar a Glovo.

Glovo
El redactor recomienda