Es noticia
Menú
Grenergy acelera hacia máximos (+5%): fortalezas y desafíos para superar su techo
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Impulso tras resultados

Grenergy acelera hacia máximos (+5%): fortalezas y desafíos para superar su techo

Los resultados de Grenergy en el primer trimestre evidencian el buen desempeño del grupo, que debe hacer frente ahora al incremento de los costes y el encarecimiento de la deuda

Foto: EC
EC
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Con los números en la mano, resulta aparentemente sencillo entender el entusiasmo que mostraban esta mañana las acciones de Grenergy. La compañía expuso ante el mercado unas cuentas trimestrales en las que los ingresos se multiplicaron por 2,5 veces; el ebitda, por 4 veces; y el resultado neto, por 10, y la cotización lo celebró con ganancias que llegaron a rebasar el 7%.

Sin embargo, resultaría imposible entender la valoración actual del grupo que dirige David Ruiz de Andrés (como la de casi cualquiera de sus competidores) sin asumir esas espectaculares cifras de crecimiento a largo plazo. Al fin y al cabo, se trata de un negocio que capitaliza más de 1.000 millones de euros con un beneficio trimestral actual que apenas supera los 4 millones (lo que ofrece un PER superior a las 60 veces).

Grenergy, en paralelo a su sector, ha aprovechado sobre el parqué una corriente favorable hacia las perspectivas de la industria, motivada por la guerra de Ucrania y la consideración de que Europa (y el mundo en general) debe acelerar la transición energética para dejar de depender de unos pocos proveedores de fiabilidad discutible. Esto ha valido ya a la compañía una revalorización superior al 60% desde finales de febrero, que le acerca a los niveles de inicios de 2021.

Tras sumar más de un 60% en tres meses, ronda máximos desde inicios de 2021

Fue en torno a estas cotas donde el mercado comenzó a cuestionarse si habían ido demasiado lejos a la hora de contemplar el potencial futuro pospandémico de Grenergy y sus rivales. Ahora, la compañía de David Ruiz puede mostrarse, sin embargo, como un proyecto más sólido que hace un año (como se refleja, sin ir más lejos, en las cuentas presentadas este martes), pero también expuesto a unas amenazas más concretas que no se pueden obviar.

En un informe fechado el pasado abril, los analistas de Barclays resaltaban una serie de cuestiones para justificar un recorte de la recomendación y valoración que otorgaban a Grenergy.

Entre otros elementos, se referían al impacto que puede tener en el negocio el incremento de los costes de construcción de proyectos, que, aunque puedan trasladarse al cliente a corto plazo, podrían llegar a suponer un frenazo a los contratos a más largo plazo (PPA). Según el banco británico, cualquier intento de aprovecharse de los precios más altos de la luz para compensar esta situación implicaría aceptar un mayor riesgo de mercado, que se traduciría, previsiblemente, en mayores costes de capital.

Foto: Energía renovable. (iStock)

Asimismo, hacían mención a los riesgos inherentes al incremento de los costes de la deuda, observando que cada 50 puntos básicos de incremento de los costes medios supondría una rebaja de hasta 6 puntos porcentuales en el resultado antes de impuestos estimado para 2025. Y esto no deja de ser un elemento crucial en una compañía que ha experimentado en el último año un intenso (aunque lógico) crecimiento de su endeudamiento, hasta superar actualmente las 6 veces el ebitda.

Se trata de cuestiones, en cualquier caso, que resultan comunes, en mayor o menor medida, al conjunto de los grupos de renovables y que Grenergy ha logrado sortear con mayor entereza que la mayoría (es junto a Solaria, el mejor valor de su sector desde la crisis del covid, con ganancias superiores al 110%) gracias a un mayor margen de retorno frente al coste del capital y a una capacidad de ‘delivery’ de la que no pueden presumir muchos de sus competidores.

Para unos grupos que sostienen sus valoraciones sobre su capacidad de crecimiento futuro (en el caso de Grenergy, Barclays estimaba hace un mes que su precio descontaba ya 9 años de proyectos) cualquier desviación en su hoja de ruta puede tener consecuencias mayúsculas para su cotización.

Los proyectos ya en marcha podrían elevar su capacidad instalada a 1,7 GW

Pero ese es, precisamente, uno de los puntos fuertes de los últimos resultados de Grenergy. Al margen de haber añadido 25MW de capacidad instalada, el grupo ha comunicado que tiene ya en construcción otros 661 MW y espera comenzar en breve otros 500 MW. La suma de todo esto elevaría su capacidad instalada al entorno de los 1,7 GW y apuntalaría su objetivo de alcanzar los 3,5 GW en 2024.

En RBC, donde tachan de “muy positiva” la evolución operativa de Grenergy en el último trimestre, resaltan que desde su fundación, en 2007, “Grenergy ha demostrado una gran flexibilidad para adaptarse a las regulaciones cambiantes y las circunstancias del mercado”, moviéndose a los países y las tecnologías que ofrecen los mejores rendimientos.

El grupo de David Ruiz tendrá que seguir mostrándose igual de habilidoso en los próximos trimestres para lograr que su reciente remontada no resulte tan efímera como la de inicios del año anterior.

Con los números en la mano, resulta aparentemente sencillo entender el entusiasmo que mostraban esta mañana las acciones de Grenergy. La compañía expuso ante el mercado unas cuentas trimestrales en las que los ingresos se multiplicaron por 2,5 veces; el ebitda, por 4 veces; y el resultado neto, por 10, y la cotización lo celebró con ganancias que llegaron a rebasar el 7%.

Energía fotovoltaica Energía eólica
El redactor recomienda