Es noticia
Menú
CaixaBank dibuja su futuro aferrada a la recuperación económica
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Nuevo plan estratégico

CaixaBank dibuja su futuro aferrada a la recuperación económica

La entidad confía en impulsar su actividad al tiempo que mejora sus cifras de morosidad, bajo la expectativa de que la crisis de Ucrania no tumbará el crecimiento económico

Foto: Gonzalo Gortázar. (EC)
Gonzalo Gortázar. (EC)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La fusión de CaixaBank y Bankia apenas ha echado a rodar, pero las grandes expectativas generadas desde sus inicios han encontrado ya un serio contrapunto en la abultada cifra de pérdida de clientes.

Quizás por eso, los responsables de la entidad fusionada se presentaban este martes con la misión de reactivar la ilusión en un proyecto cuyo potencial difícilmente puede ser puesto en cuestión, máxime en un entorno de subida de tipos como el que parece encarar la industria. Y a juzgar por la positiva respuesta de la cotización del banco a la presentación del nuevo plan estratégico (con ganancias que han llegado a superar el 5%) podría entenderse que han tenido éxito.

Conscientes de dónde radica la herida a taponar, los gestores del banco han pergeñado un plan hasta 2024 centrado en el cliente, lo que se plasma en la expectativa de que sea el crecimiento de los volúmenes, más que el incremento de las comisiones, el que impulse el incremento de los ingresos del grupo (a ritmos del 7% anual) y, junto a una eficaz gestión de costes, conduzca a una significativa mejora de las ratios de eficiencia.

La entidad proyecta un incremento de sus ingresos a ritmos del 7% anual

El repunte de la rentabilidad, propiciada por la subida de los tipos de interés, y un control envidiable del riesgo de crédito (que permitiría rebajar la tasa de morosidad por debajo del 3%), respaldarían una atractiva política de remuneración al accionista, que da comienzo con el anuncio este martes de un plan de recompra de acciones por valor de 1.800 millones de euros (un 7,7% del capital al cierre del lunes).

En este sentido, puede resultar llamativa la confianza del equipo gestor de CaixaBank respecto a la solidez de su balance, en un momento en que precisamente la subida de los tipos, combinada con un deterioro significativo de las condiciones económicas y financieras, amenaza con poner en apuros a familias y empresas con una posición menos solvente.

Foto: José Ignacio Goirigolzarri (i), presidente de CaixaBank, junto al CEO, Gonzalo Gortázar. (Ana Escobar/EFE)

En esas circunstancias, CaixaBank aspira a incrementar hasta en un 50% la nueva producción hipotecaria y hasta en un 30% el crédito al consumo. En paralelo, la morosidad se reduciría más de cinco puntos básicos desde los niveles actuales, mientras el coste del riesgo se mantiene en cotas históricamente bajas (por debajo de los 35 puntos básicos). "Puede chocar un poco que esperen una caída de la morosidad", observa Nuria Álvarez, analista de Renta 4, que prevé que la entidad recurra a la venta de carteras de dudosos para hacer factible estos números.

En cualquier caso, las aspiraciones del banco pasan por la expectativa de que las economías española y portuguesa esquiven con entereza las actuales amenazas económicas. “El Plan Estratégico prevé un escenario de crecimiento económico sostenido durante 2022-24. En concreto, el crecimiento del PIB en España alcanzaría un promedio del 3,4% en los tres años del plan y la tasa de paro descendería gradualmente hasta el 11,5% en 2024”, apuntan en el banco, donde auguran que la economía portuguesa se expandirá en el periodo a ritmos en torno al 3%.

El banco confía en aumentar sus volúmenes al tiempo que rebaja su tasa de morosidad

El optimismo del banco no está exento de argumentos, ya que, en su opinión, las inercias de la recuperación pospandémica, con el repunte de la actividad turística, la normalización de las tasas de ahorro y el despliegue de los fondos Next Generation apuntalarán la mejora de la economía más allá del freno temporal de la guerra de Ucrania.

Parece obvio que estas proyecciones han reforzado la confianza de los inversores en un banco que acumula ganancias superiores al 40% en apenas cinco meses, pero que aún dista cerca de un 20% del precio objetivo que le otorgan los analistas que cubren el valor.

Un escenario de tipos de interés al alza, acompasado con una economía que crece a ritmos saludables, sería sin duda un escenario ideal para que CaixaBank pueda hacer realidad las expectativas despertadas por su unión con Bankia. El plan parece firmemente asentado, pero no se pueden obviar los peligros que envuelven la hoja de ruta que hoy ha establecido el banco. Su presidente, José Ignacio Goirigolzarri, puede dar buena cuenta de lo mucho que se pueden llegar a desviar los planes estratégicos más convincentemente planteados.

La fusión de CaixaBank y Bankia apenas ha echado a rodar, pero las grandes expectativas generadas desde sus inicios han encontrado ya un serio contrapunto en la abultada cifra de pérdida de clientes.

Noticias de Caixabank