Recuperación de EEUU: más rápida y más fuerte pero con los mismos problemas
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Mejoran las perspectivas del 4T

Recuperación de EEUU: más rápida y más fuerte pero con los mismos problemas

Las últimas cifras apuntan a una reactivación del crecimiento en el último trimestre del año, pero los problemas de suministro, inflación y covid oscurecen las perspectivas a medio plazo

Foto: EC
EC
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

En un escenario de crecientes preocupaciones en torno a la economía mundial, Estados Unidos da muestras de encaminarse hacia una aceleración de su crecimiento en el último tramo del año, confirmando las buenas sensaciones sobre su capacidad de recuperación tras el ‘shock’ pandémico. Así parece confirmarlo la oleada de datos macroeconómicos publicados este miércoles.

Como parece lógico, gran parte de los focos se centraron en la segunda lectura del PIB del tercer trimestre, que ofreció una pequeña alegría en forma de un modesto repunte del crecimiento interanual hasta el 2,1% (una décima más que en la primera estimación), que, sin embargo, no deja de confirmar la brusca desaceleración que registró la mayor economía del mundo durante el verano, tras un sólido inicio de año.

Pero en paralelo a esto, se conocieron este miércoles una serie de cifras que dibujan la tendencia contraria de cara al último cuarto de 2021: la menor cifra de peticiones semanales de subsidio por desempleo desde 1969; un fuerte repunte del 0,7% intermensual del consumo en noviembre; y unas cifras de bienes duraderos que, pese a sorprender a la baja, encierran una lectura mucho más favorable de la que podría deducirse a primera vista.

Foto: VA.

“Octubre fue un mes más brillante para la actividad de bienes duraderos en Estados Unidos de lo que sugiere el titular. Los pedidos principales cayeron inesperadamente por segundo mes consecutivo, un 0,5% menos, aunque los pedidos de aviones más débiles fueron en gran parte responsables de la caída. Mirando más allá del transporte, los otros componentes principales señalaron una sólida perspectiva de inversión empresarial. Y los envíos de bienes duraderos eclipsaron su anterior máximo de recuperación, un indicador de un fuerte gasto de capital en el tramo final de 2021”, consideran los analistas de Oxford Economics.

Estas muestras de confianza de los consumidores y las empresas suponen la mejor de las señales de que la economía nacional se encuentra en condiciones de seguir avanzando con fuerza, lo que ha llevado a distintas casas de análisis a disparar sus previsiones de crecimiento del PIB estadounidense durante el cuarto trimestre por encima del 5%. Cifras que pocas de las mayores economías internacionales parecen en disposición de imitar.

Sin embargo, como también señalan los expertos de Oxford Economics, “no es el momento de descorchar el champán. El proceso de recuperación está lejos de estar completo, y la próxima etapa de recuperación será más complicada de navegar, con una situación sanitaria sin resolver y menos apoyo fiscal”.

Foto: Foto: EC.

Al fin y al cabo, los problemas a los que se enfrenta la economía estadounidense no son diferentes -de hecho, en muchos casos, son más agudos- de los que encara Europa. Los problemas de las cadenas de suministro, aunque ofrecen algunas señales de alivio, aún parecen encaminados a manifestarse durante buena parte del próximo año; la pujanza de la inflación compromete la capacidad adquisitiva de los consumidores y la disposición a invertir de las empresas; el paso atrás en los estímulos fiscales, acompañado por un viraje ya en marcha de la política monetaria (que podría acelerarse si la inflación así lo exige), apuntan a unas condiciones financieras menos favorables en los próximos trimestres; y el auge de la pandemia se presenta como un obstáculo adicional que puede inclinar la balanza de los riesgos del lado bajista.

La mejor prueba de esta conjunción de realidades contrapuestas también llegó este miércoles, en forma de una dato de confianza empresarial que se situó en su nivel más bajo en la última década, a pesar de la disposición expresada a realizar un fuerte desembolso durante la temporada navideña.

Todo esto evidencia que Estados Unidos llega al último tramo de 2021 en una posición de fortaleza económica relativamente envidiable. Pero esto no le librará de tener que enfrentarse a los mismos problemas que atenazan a Europa y al resto de la economía mundial.

En un escenario de crecientes preocupaciones en torno a la economía mundial, Estados Unidos da muestras de encaminarse hacia una aceleración de su crecimiento en el último tramo del año, confirmando las buenas sensaciones sobre su capacidad de recuperación tras el ‘shock’ pandémico. Así parece confirmarlo la oleada de datos macroeconómicos publicados este miércoles.

Estados Unidos (EEUU) PIB
El redactor recomienda