Es noticia
Menú
Las eléctricas 'celebran' el golpe del Gobierno: la ventaja de ver los límites del castigo
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Recuperan terreno en bolsa

Las eléctricas 'celebran' el golpe del Gobierno: la ventaja de ver los límites del castigo

Las eléctricas mantiene su recuperación en bolsa pese a la aprobación del decreto con el que el Gobierno castigará sus cuentas, al menos, hasta el próximo marzo

Foto: EC
EC
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Mientras el Gobierno tramitaba este jueves la aprobación en el Congreso de las medidas con las que pretende poner coto a la subida de los precios de la luz, el sector eléctrico trataba de dejar atrás en bolsa un episodio llamado a provocarle un ostensible quebranto en sus cuentas y un daño no menor por la incertidumbre regulatoria azuzada por la actuación del Ejecutivo que dirige Pedro Sánchez.

Con todo, las ganancias de en torno al 2,6% que registraban este jueves las acciones de Endesa, y del 1,16% para Iberdrola, daban un nuevo impulso a un fuerte rebote que ha permitido a ambas limar una parte ostensible de sus recientes caídas. En solo ocho jornadas, Iberdrola suma más de un 10% y Endesa se anota cerca de un 8%, mientras Naturgy, envuelta en las vicisitudes de la opa de IFM permanece algo ajena a estas cuestiones.

El movimiento, favorecido en un principio por las informaciones que apuntaban a que el Gobierno podría plantearse suavizar o dar marcha atrás con su reforma, ha continuado incluso cuando ha quedado claro que el decreto seguiría su curso sin cambios, al menos momentáneamente.

En ocho jornadas, Iberdrola ha ganado más de un 10% y Endesa remonta cerca de un 8%

Y esa es una de las razones que pueden justificar la continuidad del rebote del sector. En el mercado parece haber calado la idea de que tras la primera reacción, forzada por la presión mediática, política y social, ante la espiral de máximos en que se han visto envueltos los precios de la luz, el ministerio de Transición Ecológica que dirige Teresa Ribera ha sido consciente de los excesos cometidos y ha buscado la manera de deshacer el entuerto sin dar la impresión de estar claudicando.

Ese espíritu estaría presente en las recientes reuniones de miembros del Gobierno con los responsables de las principales eléctricas españolas, los mensajes lanzados a estas para ofrecerles una suavización del decreto si facilitan una solución consensuada o la actitud de espera adoptada en los últimos días, con la vista puesta en la posibilidad de que Bruselas ofreciera una solución conjunta que evitara tener que poner en marcha la iniciativa unilateral española.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

Esta opción quedó descartada este miércoles, cuando las autoridades comunitarias rehusaron definir un plan de actuación concreto y se limitaron a enumerar posibles soluciones a lo que se entiende que es un problema temporal. Con todo, que la iniciativa española no se viera refrendada (aunque tampoco se produjera una oposición manifiesta) desde Bruselas puede suponer un freno a cualquier pretensión del Ejecutivo nacional de ir más allá en su acometida contra las eléctricas.

Porque, ciertamente, en el castigo experimentado por el sector eléctrico español en las últimas semanas de septiembre puede atisbarse cierta inquietud por la posibilidad de que, una vez cruzado el Rubicón de la intervención de los precios de la luz, el Gobierno pudiera ir más allá, alargando en el tiempo unas medidas que pretendidamente solo estarán vigentes hasta el próximo marzo o, incluso, aprobar planes adicionales si se comprueba que los actuales no son suficientes para abaratar la factura eléctrica.

Alantra espera que la reciente crisis suponga un impulso al negocio de las renovables

Difícilmente puede esperarse que las eléctricas españolas salga ilesas del nuevo decreto, por mucho que el Gobierno acceda a suavizarlo en las próximas semanas. Pero cualquier delimitación del daño resulta esencial para que los inversores puedan ponerle cifras y volver a observar con cierta visibilidad las perspectivas del sector.

Unas perspectivas que, de hecho, no tienen por qué haber resultado dañadas por esta situación, sino más bien lo contrario. Al menos, las más avanzadas en su estrategia de despliegue de renovables. Como apuntan los analistas de Alantra, es previsible que las energías limpias “saldrán reforzadas de la actual crisis energética, dada la necesidad de acelerar el esperado aumento de capacidad para disminuir la dependencia de los combustibles fósiles y mantener bajo control los precios de la electricidad”.

Con esa visión sobre la mesa y teniendo en cuenta el mal desempeño que acumula el sector es posible que los inversores empiecen a apreciar el potencial a largo plazo que presentan estas compañías. Al fin y al cabo, y pese a la reciente mejora, compañías como Iberdrola, Endesa o Acciona Energía cotizan a día de hoy a precios más de un 17% por debajo de las valoraciones medias que le otorgan los analistas, un potencial que bien puede valer el riesgo de que el Gobierno no suavice el golpe ya asestado al sector. Siempre, claro está, que no parezca inminente el próximo hachazo.

Mientras el Gobierno tramitaba este jueves la aprobación en el Congreso de las medidas con las que pretende poner coto a la subida de los precios de la luz, el sector eléctrico trataba de dejar atrás en bolsa un episodio llamado a provocarle un ostensible quebranto en sus cuentas y un daño no menor por la incertidumbre regulatoria azuzada por la actuación del Ejecutivo que dirige Pedro Sánchez.

Naturgy Factura de la luz Pedro Sánchez Teresa Ribera
El redactor recomienda