Corporación Financiera Alba sale de compras: los March miran lejos de la bolsa
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Inversiones de 650 millones

Corporación Financiera Alba sale de compras: los March miran lejos de la bolsa

El grupo parece haber centrado el foco de sus inversiones lejos de la bolsa. Así quedó patente en la amplia actividad corporativa registrada la pasada semana

placeholder Foto: EC.
EC.

Entre los grandes nombres de la bolsa española, la familia March siempre ha ocupado un lugar preferente. A través de su gruoo Corporación Financiera Alba, la histórica saga de banqueros ha consolidado en los últimos tiempos una variada cartera de participaciones en compañías cotizadas en España que le confieren un peso muy relevante. Nombres como Acerinox, Ebro, Indra, Viscofan, CIE Automotive o Naturgy engrosan la lista de compañías en las que el grupo mantiene una cuota relevante del capital.

Desde hace tiempo, sin embargo, el grupo parece haber centrado el foco de sus inversiones lejos de la bolsa. Así quedó patente en la amplia actividad corporativa registrada la pasada semana. En un plazo de escasas horas, la firma anunció inversiones por un total aproximado de 650 millones en la compra de un edificio de oficinas en Madrid (55 millones de euros); un 14% de la consultora británica ERM, especializada en medio ambiente, sostenibilidad, seguridad y salud (295 millones de euros), y un 12% de Atlantic Aviation, una compañía estadounidense de servicios aeroportuarios.

En la historia de inversiones de Alba, la apuesta por compañías no cotizadas no representa, ni mucho menos, una excepción. Pero en los últimos tiempos sí se viene detectando una mayor inclinación hacia este tipo de apuestas, en detrimento de la bolsa, de modo que hoy por hoy las empresas privadas ya representan hasta un 36% del valor bruto de sus activos (GAV), frente al 23% previo.

Los activos de empresas privadas en la cartera de Alba suben del 23 al 36% del total

"Si bien no tenemos una visión fundamental sobre las inversiones realizadas, valoramos positivamente que Alba invierta en activos no cotizados, ya que estos brindan oportunidades de largo plazo que a menudo no están disponibles para la mayoría de los inversores", observan los analistas de Alantra.

Para Alba, desplegar su caja en nuevas inversiones resultaba casi una obligación en el momento actual. El grupo cerró el primer trimestre con casi 600 millones de euros en tesorería (más de un 20% de su valor bursátil actual) y en las próximas semanas se espera que ingrese algo más de 200 millones de euros por la venta de su participación en Euskaltel, tras la opa de MásMóvil. A esto podría añadirse, como apuntan en Renta 4, un monto adicional si Ebro Foods decide abonar un dividendo extraordinario tras la venta del negocio de Panzani.

En estas circunstancias, Alba necesita encontrar opciones de inversión prometedoras que le ayuden a cerrar la enorme brecha que existe actualmente entre su capitalización en bolsa y el valor de sus activos, que supera el 40%, a pesar de que su cotización acumula una remontada superior al 50% desde finales del pasado octubre, que le ha llevado a rozar sus niveles más elevados desde enero de 2018.

Aunque ronda sus niveles más elevados en tres años, cotiza con amplio descuento

Con la poca información existente, no es fácil valorar si estas compañías cuentan con el potencial para dar a Alba ese necesario empujón, aunque sin duda añaden una diversificación —por tipo de activo y por exposición geográfica— que 'a priori' debe ser bien vista en el mercado. "Valoramos de manera positiva esta incorporación de Alba, ya que diversifica su cartera y presencia internacional", corrobora en una nota firmada este lunes Jaime Pallarés, analista de GVC Gaesco.

Entre las pocas firmas que cubren el valor, impera una visión positiva, con la propia GVC Gaesco otorgándole un precio objetivo casi un 40% superior a su cotización actual y Renta 4 y Alantra fijando su valor justo más de un 30% por encima de los niveles actuales, aunque entre los expertos también se admite que la baja liquidez bursátil del grupo juega en su contra.

Y precisamente la falta de liquidez es uno de los principales inconvenientes que puede encontrar la firma de inversión de los March en este giro hacia los activos privados, una pega que, no obstante, parece verse más que compensada por las ventajas que la firma ha visto en esta apuesta. Son muchas las razones que pueden explicarlo y solo el tiempo dirá si el movimiento resulta oportuno, pero, en un momento en que las firmas de inversión no dejan de insistir en la conveniencia de diversificar hacia inversiones alternativas, que Alba haya évitado la bolsa en este último despliegue de inversiones es una señal que conviene no obviar.

Entre los grandes nombres de la bolsa española, la familia March siempre ha ocupado un lugar preferente. A través de su gruoo Corporación Financiera Alba, la histórica saga de banqueros ha consolidado en los últimos tiempos una variada cartera de participaciones en compañías cotizadas en España que le confieren un peso muy relevante. Nombres como Acerinox, Ebro, Indra, Viscofan, CIE Automotive o Naturgy engrosan la lista de compañías en las que el grupo mantiene una cuota relevante del capital.

Corporación Financiera Alba March
El redactor recomienda