Es noticia
Menú
Asos y el golpe a Inditex: cuando los inversores desconfían, cada gesto cuenta
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
LAS MAYORES CAÍDAS DESDE ABRIL DE 2020

Asos y el golpe a Inditex: cuando los inversores desconfían, cada gesto cuenta

Ya en la presentación de los últimos resultados, el mercado consideró que las cuentas no justificaban las valoraciones como para despejar miedos. Esta tesis volvió a cobrar vida el jueves

Foto: Foto: EC Diseño.
Foto: EC Diseño.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Seísmo en el mundo ‘retail’. El gigante de la venta de ropa 'online' Asos arrastró al resto del sector este jueves tras anunciar unas cifras llenas de agujeros. Los inversores de Inditex, joya de la corona del Ibex 35, pusieron los pies en polvorosa y le propiciaron una caída del 5,43%. Un recorte que, además de acuciante, recuerda a tiempos amargos: es la mayor caída diaria desde el 4 de mayo de 2020 (-6,45%).

El coronavirus sigue presente en el día a día de las grandes cadenas de moda. Aparte de los temores ya conocidos de los cierres y otras restricciones, hay que sumarle ahora los cuellos de botella que se están formando en las cadenas de suministro de varias zonas y sectores del mundo, así como un entorno de consumo completamente nuevo. Y es que a estos dolores de cabeza se añaden los que ya venían de antes de la pandemia: la guerra constante por la cuota del mercado y la búsqueda incesante por la fórmula vencedora y un sector tan sumamente competitivo.

¿Qué le pasó a Asos este jueves? Que dio un aviso al mercado. La plataforma de comercio electrónico anunció que el reciente crecimiento del mercado se había ralentizado debido a que “la incertidumbre continuada del covid-19 y las inclemencias del tiempo, particularmente en Reino Unido, impactó a la demanda del mercado”. “Anticipamos que continúe habiendo cierta volatilidad a corto plazo, debido a la situación del covid a nivel mundial”, subrayó la británica. “Esperamos que el crecimiento del cuarto trimestre esté en línea con lo que se registró el año anterior”. Unas palabras que la llevaron a cerrar con un descenso del 18,12%, mientras que H&M y Zalando se dejaban un 5,09% y 2,98%, respectivamente.

Foto: Foto: EC.

Aquí la cuestión es hasta qué punto están las caídas de Inditex justificadas. Asos e Inditex son dos empresas completamente distintas en varios aspectos. La más evidente es que Inditex maneja la calle junto con la venta 'online', dentro de un modelo que integra la logística tras estos dos puntos de venta en una de las maneras más efectivas y admiradas del sector. Aun así, la gestión activa de la cadena de suministro del inventario sigue un 5% por debajo del primer trimestre de 2019. En las últimas semanas, la española se ha dedicado a desplegar una modalidad para comprar por internet seleccionando solo el inventario disponible en una tienda concreta. En este contexto, también cuenta con varias marcas y en algunas de ellas está implementando la venta vertical de productos más allá del textil, como es el caso reciente de Zara Beauty.

En cambio, Asos cuenta con un modelo de ventas puramente ‘online’. De hecho, cuando compró Topshop y otros logos en febrero lo hizo adquiriendo solamente la marca y desechando las tiendas físicas. En su web comercializa más de 850 marcas, entre ellas varias de cosecha propia, y realiza envíos a 200 países, con ‘hubs’ logísticos en Alemania, Reino Unido y EEUU.

“Creemos que la reacción es exagerada y propicia una oportunidad de compra particularmente para Inditex”, argumentan desde Bankinter (consejo de comprar) en una nota a clientes remitida este viernes. “Su exposición al mercado británico no es tan elevada como la de Asos y sus proveedores, geográficamente cercanos (España, Portugal, Marruecos, Turquía) no están tan afectados por los rebrotes de covid-19 como los distribuidores que reciben sus suministros mayoritariamente de Asia como Asos”, explican desde el banco naranja, donde consideran que tanto Inditex como H&M superaron las expectativas con sus resultados.

Con unos múltiplos elevados, Inditex es sensible a cualquier noticia

Reconocen, eso sí, que “las ventas podrían estar perdiendo tracción en las últimas semanas por el impacto de los rebrotes, pero la mayor diversificación geográfica y la situación financiera más sólida de Inditex y H&M protege a estas de una situación que coyunturalmente se puede complicar”. “A pesar de que los resultados seguirán afectados por el covid-19 a corto plazo, ambos grupos ofrecen una fuerte capacidad de generación de caja y las perspectivas de crecimiento a medio plazo permanecen intactas”, apuntan desde Bankinter. “Las tasas de ahorro privado son muy elevadas, la recuperación del mercado laboral y el aumento del patrimonio de las familias (subidas en bolsa y en los precios de las viviendas) favorecen la recuperación del consumo una vez superado el coronavirus”.

Inditex cerró el primer trimestre de su año fiscal con fuertes crecimientos en las ventas, aunque estas siguen un 11,5% por debajo del mismo periodo del 2019 con, entonces, el 16% de las tiendas todavía cerradas. Con todo, a fecha del 7 de junio, cuando presentó las cuentas, Inditex contaba con un 98% de los locales ya abiertos al público. Pese a dar fe también de unos márgenes brutos y posición financiera sólidos, la empresa cerró con una caída del 2,17%. Al mercado le faltó entonces más para disipar sus temores, especialmente en un momento en el que Inditex había subido en bolsa hasta rozar entonces los niveles de antes de la pandemia.

Foto: Foto: Reuters.

Los analistas empezaban entonces a quejarse de que su situación estaba mejorando, pero que iba a hacer falta más para justificar estas valoraciones. “Creemos que es difícil encontrar potencial respecto a las valoraciones actuales y hemos estimado que en los próximos años veremos una ralentización significativa del crecimiento de Inditex que podría verse reflejada en el valor”, explicaron entonces desde Mirabaud (donde tienen consejo de vender) pese a considerar que los resultados habían sido “excelentes”.

Es decir, aunque Inditex no tenga tanto que ver con Asos, los avisos de la británica enlazan con las preocupaciones generales que asolan al sector (la variante delta, el regreso de las restricciones, las disrupciones logísticas…). Unos temores que tienen ahora que ser medidos contra las señales de recuperación de la española, que a su vez cotiza a un PER de 45 veces. “La acción ya recoge un escenario de recuperación y fuerte crecimiento y por tanto es sensible a toda noticia que apunte a una ralentización del consumo”, zanja, por ejemplo, Ignacio Romero, analista del Sabadell (consejo de vender), donde el precio objetivo está a punto de ser superado por la cotización.

El debate, por tanto, es el de siempre: ¿tiene Inditex más o menos margen para crecer? ¿Suponen las caídas una oportunidad o un aviso? El mercado está dividido. “Nosotros vemos que la recuperación del negocio está siendo muy buena, ya con niveles de venta en mayo y primera semana de junio creciendo en comparación con el mismo periodo en 2019”, apunta Iván San Félix, analista de Renta 4 (mantener). “Creemos que la progresión seguirá siendo favorable apoyada por el progresivo levantamiento de las restricciones y buena marcha de las ventas 'online”, matiza. Además, cree que “está a niveles interesantes” y que este es un “recorte para entrar”. Ahora, Inditex tiene todavía todo un trimestre hasta que pueda demostrar frente a sus accionistas la valía de su negocio en estos tiempos difíciles. Entre tanto, su cotización queda a merced de factores externos, desde el ritmo de la variante delta hasta los resultados de competidores como Asos. Cada gesto cuenta.

Seísmo en el mundo ‘retail’. El gigante de la venta de ropa 'online' Asos arrastró al resto del sector este jueves tras anunciar unas cifras llenas de agujeros. Los inversores de Inditex, joya de la corona del Ibex 35, pusieron los pies en polvorosa y le propiciaron una caída del 5,43%. Un recorte que, además de acuciante, recuerda a tiempos amargos: es la mayor caída diaria desde el 4 de mayo de 2020 (-6,45%).

Asos Miedo
El redactor recomienda