El 'boom' de la embotelladora de Coca-Cola: ¿demasiado pronto para olvidar el covid?
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Al filo de máximos

El 'boom' de la embotelladora de Coca-Cola: ¿demasiado pronto para olvidar el covid?

La compañía que preside Sol Daurella acumula una revalorización del 81% desde noviembre que no se ha tambaleado por las dudas en torno a la expansión de la variante delta

placeholder Foto: EC.
EC.

Las preocupaciones económicas han vuelto a agitar el mercado. La expansión de la variante delta por Europa empieza a cuestionar los escenarios optimistas hacia los que creían dirigirse los inversores, ante el avance de las campañas de vacunación, obligándoles a rehacer sus apuestas. La presencia de los sectores de turismo, automoción, banca y consumo minorista entre los más penalizados de la región en el último mes, en contraste con el tono mucho más sólido de las compañías industriales, sanitarias o tecnológicas, refleja el retorno a un entorno de menor optimismo económico que, lógicamente, hace especial mella sobre los negocios más sensibles al ciclo.

Para los accionistas de Coca-Cola Europacific Partners, este escenario presenta características suficientes para azuzar los nervios. La cotización del grupo desde el estallido de la pandemia deja poco lugar a las dudas: a la embotelladora de Coca-Cola en Europa occidental el escenario de crisis la sumió en un periodo de escepticismo (entre mediados de febrero de 2020 y principios de noviembre del mismo año, perdió más de un 43% de su valor), del que solo logró escapar cuando las primeras noticias sobre el éxito de las vacunas permitieron al mercado atisbar un retorno más o menos próximo a la normalidad (o algo semejante) prepandémica.

Un rápido vistazo a las cuentas que presentó la compañía que preside Sol Daurella el año pasado ofrece suficientes razones para entender tan negativa reacción por parte del mercado. La que por entonces respondía al nombre de Coca-Cola European Partners firmó una caída de las ventas del 11,5% y un descalabro del beneficio operativo del 29%, con un hundimiento especialmente relevante de sus ingresos en el mercado ibérico. A pesar de la resistencia de sus ventas en casa, el hundimiento de su negocio fuera del hogar (del 28%) la condenó a un año rotundamente negativo.

Con un valor superior a los 23.700 millones, supera a grupos como Endesa o Telefónica

Desde entonces, sin embargo, la suerte del grupo sobre el parqué ha cambiado de forma notable, hasta el punto de que hoy ronda niveles récord, con una capitalización total que supera los 23.700 millones de euros, cifras por encima de las de Endesa, Naturgy o Telefónica, y que afianzan al grupo entre las 10 mayores cotizadas de la bolsa española. Desde el inicio de 2021, sus acciones acumulan una revalorización del 31,69%, estirando así por encima del 81% la remontada iniciada el pasado 6 de noviembre, que apenas ha dado muestras de flaqueza en medio de las recientes tensiones.

Es obvio que este giro es el reflejo de la confianza de los inversores en que Coca-Cola Europacific Partners se beneficie con creces de la reapertura económica facilitada por las vacunas. Los analistas calculan que el grupo registrará este año un incremento de las ventas cercano al 28%, que le permitiría rebasar las cifras de 2019, y que alcanzará en 2022 unos niveles de ingresos en torno al 50% superiores a los del año pasado.

Pero es evidente que esta confianza reposa en gran medida en la idea de que Europa experimentará en la segunda mitad de año una sólida expansión económica, dejando atrás definitivamente la mayor parte de las restricciones asociadas al coronavirus. "Tenemos cada vez más confianza en la recuperación de OOH [el negocio fuera de casa] durante el segundo semestre, siguiendo el impulso en el Reino Unido tras la vacunación y la reapertura. En caso de que la reapertura europea sea más fuerte de lo anticipado (incluida una fuerte demanda turística en Iberia), podría haber más potencial en las estimaciones de ganancias a corto plazo", apuntaban los analistas de JP Morgan en un informe fechado a inicios de junio, en el que mejoraron su recomendación sobre la compañía a niveles de sobreponderar.

Las noticias desde entonces no han sido especialmente propicias para esta visión, con crecientes limitaciones a los viajes entre países europeos, pero las acciones de la embotelladora de Coca-Cola, pese a algunos deslices puntuales, se han mantenido llamativamente sólidas. Y no es que falten razones para que los inversores miren hoy con mayor confianza la capacidad de la compañía de sobreponerse a un deterioro de las condiciones económicas.

Si en 2020 sus cifras sufrieron de forma mucho más reseñable que la media del sector, la reciente adquisición de Coca-Cola Amatil (que motivó el cambio de nombre de European Partners a Europacific Partners), un grupo con fuerte presencia en la región de Asia-Pacífico, le otorga ahora un 'mix' de productos y una exposición geográfica aparentemente más atractiva, que refuerza sus perspectivas de crecimiento a largo plazo.

Y esto se ve aderezado por los ajustes de costes ya ejecutados durante la pandemia y las sinergias esperadas de la fusión, que podrían llegar a rondar los 400 millones de euros según algunas estimaciones. Con todo esto, los analistas de JP Morgan auguran un crecimiento anual del 3% entre 2022 y 2024 y una generación de efectivo constante a partir de 2024 (con un flujo de caja libre que podría alcanzar los 1.500 millones), que favorecerá el desapalancamiento del negocio y daría margen para que el grupo abordara una recompra de acciones o se planteara nuevas adquisiciones para apuntalar sus perspectivas.

La compañía cotiza con un descuento sobre sus competidores que excede la media histórica

Si estos planteamientos pueden parecer prometedores, lo son aún más si se considera el descuento con que el grupo cotiza respecto a sus competidores, con un PER estimado para 2022 de 16,7 veces que contrasta con las más de 23 veces a que cotiza el sector de alimentación y bebidas del Stoxx 600 o las 19,6 veces de Coca-Cola HBC, la embotelladora enfocada en los mercados de Europa oriental. "Seguimos creyendo que Coca-Cola Europacific Partners merece un descuento, dado su posicionamiento de mercado menos atractivo y su menor potencial de crecimiento de ingresos a largo plazo. Sin embargo, nos resulta difícil justificar que las acciones coticen tan por debajo de su descuento a largo plazo con respecto al sector de consumo básico", indicaban recientemente los analistas de Deutsche Bank.

Visiones similares justifican que la opinión de los expertos sobre la compañía haya mejorado de forma rotunda en los últimos meses, con más de un 75% de ellos aconsejando comprar sus acciones, a las que dan un potencial de revalorización cercano al 10% (firmas como Credit Suisse o Barclays elevan ese potencial a entre el 20 y el 25%).

Todo esto, sin embargo, puede resultar insuficiente para compensar un brusco deterioro en las perspectivas de lo que sigue siendo una parte fundamental de su negocio: las ventas fuera del hogar en Europa. El relato del 'boom' reciente de Coca-Cola Europacific Partners en bolsa parece bien construido en un escenario de retorno a la normalidad. Si esto vuelve a tambalearse a causa del coronavirus, se hará muy difícil para la compañía de Sol Daurella evitar un resurgir de las dudas.

Las preocupaciones económicas han vuelto a agitar el mercado. La expansión de la variante delta por Europa empieza a cuestionar los escenarios optimistas hacia los que creían dirigirse los inversores, ante el avance de las campañas de vacunación, obligándoles a rehacer sus apuestas. La presencia de los sectores de turismo, automoción, banca y consumo minorista entre los más penalizados de la región en el último mes, en contraste con el tono mucho más sólido de las compañías industriales, sanitarias o tecnológicas, refleja el retorno a un entorno de menor optimismo económico que, lógicamente, hace especial mella sobre los negocios más sensibles al ciclo.

Coca Cola Sol Daurella Bebidas Bolsas
El redactor recomienda