El resurgir de Red Eléctrica: motivos para vigilar de cerca a la Fed
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Sube un 26,5% en bolsa desde febrero

El resurgir de Red Eléctrica: motivos para vigilar de cerca a la Fed

Tras la decepción que supuso su plan estratégico, las acciones del grupo han experimentado un viraje que las ha situado entre las mejores del Ibex en los últimos cuatro meses

placeholder Foto: EC.
EC.

Un recorte cercano al 6% fue la contundente manera en que el mercado expresó el pasado 24 de febrero su desazón por la hoja de ruta que Red Eléctrica dibujó en su plan estratégico hasta 2025. “Poco inspiradora” o “decepcionante” fueron algunos de los calificativos con que los analistas acogieron una presentación que venía a apuntalar las perspectivas de un lustro de beneficios a la baja, 'capex' contenido y dividendos difícilmente sostenibles para la compañía de Beatriz Corredor. Un día después, una caída adicional del 1,4% conducía la cotización del grupo a su nivel más bajo desde marzo del año anterior, en pleno azote de la crisis del coronavirus, plasmando con crudeza cómo se había esfumado por completo la recuperación que los mercados habían firmado desde entonces.

Hoy, casi cuatro meses después de aquello, la imagen que transmite Red Eléctrica sobre el parqué es muy diferente. El grupo acumula una revalorización cercana al 26,5%, que no solo le sirve para situarse como el quinto mejor valor del Ibex en este periodo, sino que sitúa ya a su alcance los niveles previos a la crisis del coronavirus. Una evolución que obliga a plantearse qué ha cambiado en el panorama de negocio de Red Eléctrica, pero ante la que los analistas suelen ofrecer una respuesta tajante: absolutamente nada.

Por su carácter casi plenamente regulado, el operador de la red eléctrica española suele tener sus ganancias muy tasadas, lo que lo mantiene al margen de las variaciones sobre las perspectivas económicas o de los vaivenes en los precios de la energía que recientemente han agitado el mercado eléctrico español. Es por eso fácilmente comprensible que la escalada que han experimentado en los últimos meses las acciones de Red Eléctrica no ha ido acompañada de una mejora sustancial de sus perspectivas de beneficio.

El precio objetivo del grupo se sitúa en torno a sus niveles más bajos desde 2014

Tampoco los analistas han ofrecido al mercado razones para retomar la confianza en Red Eléctrica. Al contrario: el precio objetivo medio que le otorgan permanece anclado desde finales de febrero en torno a sus niveles más bajos desde 2014 y las recomendaciones de venta se han ido incrementando hasta registrar sus niveles más elevados desde el inicio de la crisis.

Entonces ¿cuál podría ser el detonante del brusco viraje registrado por las acciones de la compañía que dirige Roberto García Merino? Para Ángel Pérez, analista de Renta 4, la explicación hay que buscarla en la evolución del mercado de deuda. Por su condición de compañía regulada, Red Eléctrica es uno de los nombres del mercado español que ofrecen mayor visibilidad y estabilidad en sus retornos, y la solidez de sus flujos de caja le ofrecen el margen suficiente para mantenerse tradicionalmente como uno de los grupos con una remuneración al accionista más atractiva (su rentabilidad por dividendo actual ronda el 6%).

Esas características han hecho de Red Eléctrica una de las opciones predilectas de los inversores a la hora de buscar en la bolsa alternativas a los bonos, dadas las bajas rentabilidades de estos. Pero precisamente esa dependencia ha sido uno de los factores que jugaron en su contra durante los primeros meses de 2021, cuando las expectativas de una rápida recuperación de la economía y de un repunte de la inflación impulsaron de forma considerable las rentabilidades de la deuda: el interés del bono español a 10 años escaló cerca de 50 puntos básicos entre diciembre y finales de febrero.

Foto: Foto: EFE.

Desde entonces, sin embargo, la renovada confianza del mercado en que los bancos centrales seguirían trabajando para mantener contenidas las ‘tires’ de la deuda logró contener el repunte, permitiendo que los inversores volvieran la mirada hacia las compañías consideradas ‘bond proxies’, en un momento en que sus valoraciones habían quedado muy rezagadas. La recuperación experimentada desde entonces por Enagás sería otra evidencia de ese movimiento.

Es por eso que la posibilidad de un viraje en el rumbo de la política monetaria que el mercado ha empezado a considerar tras el mensaje lanzado este miércoles por la Reserva Federal de EEUU (Fed) debe mantener en guardia a los inversores de Red Eléctrica. El horizonte de una subida de los tipos ya en 2023 que ofrecieron los miembros del banco central estadounidense provocó ayer un repunte del interés del bono español por encima del 0,4%. Y este movimiento podría extenderse fácilmente si el mercado asume que el BCE seguirá los pasos de la Fed tras el verano.

Este escenario dejaría a Red Eléctrica sin el que se entiende ha sido el principal motor de su reciente escalada y le obligaría a tratar de retener el interés de los inversores con una historia de negocio que hoy por hoy genera más dudas que confianza. Como observaban los analistas de JP Morgan en uno de sus últimos informes sobre el grupo, “la historia de inversión a largo plazo de Red Eléctrica es muy atractiva en ausencia de amenazas políticas”. Los planes de electrificación del Gobierno español implican la necesidad de un ingente despliegue de redes en las próximas décadas, con el consiguiente incremento de los activos regulados remunerados y, por ende, de las cifras de negocio de la compañía.

Pero el reducido plan de inversiones dibujado por Red Eléctrica en su plan estratégico parece atrasar cualquier avance en este sentido a, al menos, durante el próximo lustro. Esto, unido a la escasa visibilidad en el crecimiento de sus negocios alternativos (satélites y telecomunicaciones), deja al grupo escaso de argumentos.

El mercado ve margen para que el grupo acelere sus inversiones en los próximos años

Sin embargo, a Red Eléctrica aún podría quedarle una palanca (que tal vez explique su mejor rendimiento respecto a Enagás, que desde el 25 de febrero ha ganado un 13,5%, prácticamente la mitad que la compañía de Beatriz Corredor) y que pasaría por una aceleración de las inversiones por encima de lo planteado en su plan.

La pasada semana, la CNMC dio, 'grosso modo', el visto bueno al plan de inversiones por valor de 6.600 millones de euros que Enagás había planteado casi un año antes. Pero después de que la compañía rebajara la cifra de inversión en redes en España apenas a 3.300 millones, esa aprobación perdía toda relevancia. Con todo, los analistas de Alantra consideran que el grupo aún tendría margen para incrementar sus niveles de 'capex' durante el actual periodo. No obstante, señalan, “esto dependería de que REE adopte un enfoque más dinámico, especialmente en lo que se refiere a presionar al Gobierno para acelerar el proceso de aprobación/autorización de las inversiones”.

Esta cuestión no es baladí, pues como la propia firma de análisis señala, cada aumento de 1.000 millones de euros en 'capex' supondría una aportación de en torno al 5% en la valoración que otorgan al grupo. Sería, qué duda cabe, una buena compensación para los vientos en contra que pudiera desatar la Fed. Pero sin evidencias por el momento de que algo así pueda suceder, los inversores de Red Eléctrica parecen condenados a seguir vigilando de cerca la evolución del mercado de bonos.

Un recorte cercano al 6% fue la contundente manera en que el mercado expresó el pasado 24 de febrero su desazón por la hoja de ruta que Red Eléctrica dibujó en su plan estratégico hasta 2025. “Poco inspiradora” o “decepcionante” fueron algunos de los calificativos con que los analistas acogieron una presentación que venía a apuntalar las perspectivas de un lustro de beneficios a la baja, 'capex' contenido y dividendos difícilmente sostenibles para la compañía de Beatriz Corredor. Un día después, una caída adicional del 1,4% conducía la cotización del grupo a su nivel más bajo desde marzo del año anterior, en pleno azote de la crisis del coronavirus, plasmando con crudeza cómo se había esfumado por completo la recuperación que los mercados habían firmado desde entonces.

Red Eléctrica de España (REE) Beatriz Corredor Reserva Federal
El redactor recomienda