Nueva financiación para Aena: un paso prudente en un entorno inestable
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Créditos por valor de 700 millones

Nueva financiación para Aena: un paso prudente en un entorno inestable

Su elevado 'rating' y el momento aún favorable para la financiación permiten a Aena asegurar dosis adicionales de liquidez para prevenir cualquier deterioro adicional de las perspectivas

placeholder Foto: EC.
EC.

Aena es una de esas compañías que pueden presumir de haber aprovechado los años de bonanza para hacer arreglar sus problemas. No hace tanto que para el gestor aeroportuario español el endeudamiento representaba uno de sus grandes lastres y hoy, a pesar del fuerte impacto de la crisis del coronavirus en su balance, sigue mostrando las condiciones suficientes para que las dos agencias de 'rating' que la califican (Moody's y Fitch) mantengan su nota en niveles de 'A', por encima de muchos de sus rivales europeos.

Fitch señalaba en una nota reciente que la ratio de apalancamiento del grupo español se situará por debajo de las cuatro veces ya en 2023, frente a los niveles por encima de 5,5 veces que augura para ADP hasta, al menos, 2025.

En este escenario, el movimiento realizado por el grupo que preside Maurici Lucena para asegurarse financiación bancaria por valor de hasta 700 millones de euros debe entenderse como un ejercicio de prudencia. En un momento en que los costes financieros parecen apuntar más al alza que a la baja (valgan como referencia los más de 30 puntos básicos que ha repuntado el coste del bono español a 10 años desde el inicio del ejercicio), el 'holding' aeroportuario aprovecha las facilidades aún existentes en el mercado para garantizarse una liquidez que podría llegar a ser necesaria si las circunstancias se tornaran más complejas.

Fitch augura que la ratio de apalancamiento del grupo baje de cuatro veces ya en 2023

Pero precisamente el hecho de plantearse unas circunstancias más complejas es indicativo de las crecientes dificultades que puede estar vislumbrando en su camino Aena. Al fin y al cabo, hace poco más de un mes que la compañía hizo públicos sus resultados de 2020, unas cuentas que venían acompañadas de unas cifras de liquidez disponible por encima de los 2.000 millones de euros que eran vistas como más que suficientes por parte de una gran mayoría de las firmas de análisis, que siempre han destacado las ventajas de la compañía en este aspecto frente a sus competidores.

Una ventaja reforzada por la consideración de que Aena será uno de los grupos aeroportuarios europeos que más rápidamente recuperarán los niveles de tráfico perdido a causa de la crisis. "Nos gusta el 'mix' de tráfico de Aena (cerca del 90% del volumen en vuelos de corta distancia), que parece encajar bien con la forma esperada de la recuperación de la aviación; probablemente inclinada hacia distancias cortas. A su vez, esto debería traducirse en la recuperación de volumen más rápida de la industria (es decir, pronosticamos volúmenes en el 96% de los niveles anteriores al covid en 2023 y una recuperación completa para 2024). La exposición al tráfico de negocios, con un 19% de los volúmenes de 2019, también es la más baja entre los pares del sector", señalaba un informe reciente de Bank of America.

Foto: Foto: EFE.

En esa nota, los expertos del banco estadounidense pronosticaban que Aena podría mostrar ya en 2021 unos flujos de caja positivos, y en esto no son ninguna excepción, pues la media de los analistas consultados en el consenso de Bloomberg espera una cifra positiva en esta partida al término del ejercicio, lo que contrasta con las salidas de caja esperadas para ADP o Fraport, de 390,7 y 1.003,7 millones de euros, respectivamente.

Sin embargo, si hace apenas cuatro semanas se estimaba que las entradas de caja superarían los 108 millones de euros, actualmente la estimación se ha minimizado apenas a 4,5 millones, reflejando el deterioro de las expectativas de una compañía que sufre, como el conjunto del sector turístico, un inicio de año peor de lo esperado en lo relativo al coronavirus y unas perspectivas de reapertura inciertas, que podrían dar al traste con la temporada turística de verano. No es de extrañar que, en otro ejercicio de prudencia, el gestor español haya retrasado sus perspectivas de recuperación a niveles prepandémicos hasta 2026, dos años después de lo que estima hoy en día el mercado.

Las expectativas de generación de caja se han reducido un 95% en cuatro semanas

Obviamente, esta situación conllevaría, al menos en el corto plazo, unas apreturas financieras a las que el grupo parece estar intentando adelantarse con la apertura de estas nuevas líneas de crédito, que pueden acabar siendo más necesarias de lo que el mercado parece descontar. Porque lo cierto es que las incertidumbres con las que brega Aena no se pueden limitar exclusivamente a la evolución del tráfico aéreo, sino que se complementan con un notable riesgo regulatorio y comercial que, según resaltan firmas como Alantra, podría dar lugar a sorpresas negativas, obligando a los expertos a rehacer sus números.

Entre otras cuestiones, los analistas entienden difícilmente aplicable la propuesta realizada por parte de Aena para los ingresos regulados a través del llamado DORA II, en un escenario en el que es probable que los esfuerzos por reactivar el turismo en España pasen por un recorte de tarifas que iría contra los intereses del gestor aeroportuario.

No puede pasarse por alto, por tanto, que cualquier número en torno a las perspectivas de Aena reposa aún hoy en unas bases muy endebles que pueden venirse abajo de forma rápida. Al fin y al cabo, desde el arranque del año, los analistas ya han recortado en más de un 20% las expectativas de ebitda para el presente ejercicio y en un 6,5% las de 2022. Con tal grado de inestabilidad, parece oportuno no confiarse en las expectativas y hacer los ajustes necesarios para el caso de enfrentar tiempos más difíciles. La apertura de nuevas líneas de financiación parece un paso en esta dirección.

Aena es una de esas compañías que pueden presumir de haber aprovechado los años de bonanza para hacer arreglar sus problemas. No hace tanto que para el gestor aeroportuario español el endeudamiento representaba uno de sus grandes lastres y hoy, a pesar del fuerte impacto de la crisis del coronavirus en su balance, sigue mostrando las condiciones suficientes para que las dos agencias de 'rating' que la califican (Moody's y Fitch) mantengan su nota en niveles de 'A', por encima de muchos de sus rivales europeos.

Maurici Lucena Noticias de AENA Turismo Ibex 35
El redactor recomienda