Opa sobre Biosearch: cuando el mercado ignora el valor que esconden sus empresas
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Prima del 44%

Opa sobre Biosearch: cuando el mercado ignora el valor que esconden sus empresas

La oferta de la compañía irlandesa Kerry Group obliga a preguntarse si las condiciones del mercado español están impidiendo aflorar el valor oculto en las pequeñas firmas del parqué

placeholder Foto: Foto: EC.
Foto: EC.

La opa de la firma irlandesa Kerry Group ha ofrecido a Biosearch un protagonismo que habitualmente el mercado le niega. De repente, la escalada de sus acciones en un 39,74% y un volumen de negociación más de 20 veces superior a su media han elevado a la compañía que preside Ignacio Elola a los titulares informativos como pocas veces a lo largo de sus casi dos décadas de cotización.

La propuesta del grupo irlandés puede haber tomado por sorpresa a una gran proporción de los inversores, ya que la prima del 46% ofrecida para sacar adelante la transacción supone llevar la valoración del grupo a niveles no vistos desde hace más de 12 años y supone la enésima evidencia del valor oculto que existe entre las pequeñas compañías del Ibex y que con frecuencia queda oculto a buena parte de los inversores por las evidentes deficiencias que afectan al mercado bursátil español.

Según los registros de Infobolsa, la media de negociación de Biosearch en los últimos meses se sitúa por debajo de los 400.000 títulos diarios, lo que en términos monetarios representaría poco más de medio millón de euros al día, unas cifras que, sin ser de las más bajas del mercado, quedan lejos de registros que podrían considerarse deseables para un grupo que al cierre del viernes capitalizaba 82 millones de euros, con un 60% de su capital cotizando libremente en el mercado.

La media de negociación de Biosearch apenas supera los 500.000 euros al día

No es de sorprender, en cualquier caso, el desinterés del mercado hacia una compañía situada lejos del radar de las grandes casas de análisis y que solo ha encontrado en el proyecto Lighthouse (la iniciativa lanzada por IEAF en colaboración con BME para dar visibilidad a los pequeños valores del mercado a través de una serie de informes independientes) una ventana para darse a conocer a un público mayor.

Puede resultar frustrante, sin embargo, que los esfuerzos realizados desde principios de 2019 por la analista Ana Isabel González García para poner en valor el potencial de crecimiento del grupo con sede en Granada apenas hayan surtido efecto. Biosearch partía este lunes prácticamente de los mismos niveles en que se encontraba cuando Lighthouse inició su cobertura, recalcando su potencial de crecimiento, respaldado por una triple apuesta en mercados con muy interesantes perspectivas como el de los probióticos, el omega-3 y los extractos.

Es justo señalar que 2019 no fue un buen año y que el negocio del grupo no ha sido inmune a las turbulencias de la crisis del coronavirus. Si a inicios de 2019 era posible augurar unos ingresos de 34,7 millones de euros y un ebitda recurrente de 7,8 millones para finales de 2020, el último informe, fechado el pasado noviembre, rebaja de forma ostensible esos pronósticos, de modo que la cifra de ingresos no se alcanzaría hasta 2022 y el ebitda seguiría para entonces un 19% por debajo de los niveles que debía haber alcanzado este año.

Foto: Laboratorio de la compañía. (Biosearch)

Pero con todo, el crecimiento sostenido de las cifras, en un negocio con tendencias estructurales a su favor (los productos de Biosearch están dirigidos en esencia al mercado nutricional y de salud), y su sólida posición financiera suponen unas fortalezas que el mercado ha quedado lejos de apreciar. Resulta significativo que, frente a la ausencia de retornos sobre el parqué del grupo granadino en los dos últimos años, rivales como DSM, Croda o Probi han obtenido rendimientos claramente por encima del 20%.

"Biosearch ha mantenido un crecimiento de doble dígito en las principales líneas de la cuenta de resultados (+15,2% en ingresos, + 73,5% en ebitda recurrente) frente el estancamiento en ventas de algunos competidores de referencia, reforzando su balance (1,3 millones de caja neta), mientras avanza en su 'pipeline' (I+D) y en la búsqueda de nuevos acuerdos comerciales", observaba González García hace apenas tres meses.

Son estas cuestiones las que parecen haber animado a Kerry Group a lanzar una oferta que valora a Biosearch muy por encima de lo que ha estado dispuesto a ofrecer hasta ahora el mercado. Se puede discutir si el precio ofrecido por la firma irlandesa es apropiado; no en vano, no sería la primera vez que la compañía es acusada de hacer sus compras a valoraciones excesivamente caras.

Pero genera cierta desazón la sensación de que gran parte del valor oculto en esta compañía —como en otras muchos pequeños valores del mercado nacional— esté siendo desperdiciado por los inversores españoles por las propias ineficiencias de un mercado que ha sido incapaz, durante las últimas décadas, de fomentar el crecimiento de las empresas presentes en él —a día de hoy la media de capitalización de las cotizadas españolas es claramente inferior a la que existía en 2007, pese a las múltiples fusiones y exclusiones de pequeñas empresas— y que tampoco logra mostrarse —penalizado, ciertamente, por la regulación— como una plataforma eficaz a la hora de poner a las empresas en el radar de los inversores internacionales.

La bolsa española ha fallado en impulsar el valor medio de sus cotizadas

Son muchas las tareas pendientes para hacer el mercado más atractivo y eficiente en sus tareas y abarcan a muy distintas instituciones. Un estudio reciente de Susana Álvarez Otero, profesora titular de Economía Financiera de la Universidad de Oviedo, titulado 'Cómo hacer las bolsas más atractivas para las empresas', señalaba entre sus múltiples propuestas la conveniencia de promover la participación de los inversores minoristas, una asignatura pendiente en España y contra la que se siguen poniendo barreras, con medidas como la recientemente aprobada tasa Tobin.

El mercado bursátil es, con todas sus fallas, el canal más asequible para que los ciudadanos particulares puedan beneficiarse de los éxitos de las grandes empresas del país. Pero cada vez son más las evidencias de que gran parte de este potencial se está dirigiendo hacia las manos de otras empresas —generalmente internacionales— mientras los pequeños inversores acaban ignorando las oportunidades existentes por la ausencia de los mecanismos que den una correcta visibilidad a las mismas.

Solo el tiempo dirá si Kerry Group está haciendo una buena operación con la compra de Biosearch y la primera reacción del mercado no parece transmitir demasiada confianza. Pero lo cierto es que, con una elevada prima incluida, la compañía irlandesa estaría pagando tanto como se valoraba la antigua Puleva Biotech a finales de 2007, cuando su ebitda era muy similar al que se espera que haya registrado en 2020 y sus ingresos de apenas un tercio. Por qué el mercado estaba dispuesto a pagar entonces esos precios y hasta hoy valoraba a Biosearch casi un 50% admite varias lecturas. Y muchas de ellas no son nada alentadoras para el mercado nacional.

La opa de la firma irlandesa Kerry Group ha ofrecido a Biosearch un protagonismo que habitualmente el mercado le niega. De repente, la escalada de sus acciones en un 39,74% y un volumen de negociación más de 20 veces superior a su media han elevado a la compañía que preside Ignacio Elola a los titulares informativos como pocas veces a lo largo de sus casi dos décadas de cotización.

Bolsas y Mercados Españoles (BME) Biotecnología Bolsas
El redactor recomienda