Fluidra y las ventas de Rhone Capital: ¿el trampolín esperado hacia el Ibex?
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Capitaliza cerca de 4.000 millones

Fluidra y las ventas de Rhone Capital: ¿el trampolín esperado hacia el Ibex?

El aumento del 'free float', tras las desinversiones de su máximo accionista, refuerza las opciones del grupo de equipamiento de piscinas de dar el salto al principal índice español

placeholder Foto: EC.
EC.

Entre los analistas que cubren las acciones de Fluidra, no es infrecuente que algunos aún se refieran a la compañía con sede en Sabadell como una 'small-cap', a pesar de que su valoración actual ronda los 4.000 millones de euros, muy por encima de lo que capitalizan clásicos del Ibex como Acerinox, Banco Sabadell o Indra. "Es como cuando te refieres al hijo pequeño de la familia, al que has visto crecer tan rápido que te cuesta asumirlo", bromea Manuel Lorente, analista de Mirabaud Securities.

Los números que plasman el crecimiento del fabricante español de equipamiento para piscinas y 'wellness' son, sin duda, deslumbrantes. Hace apenas cinco años, el negocio de la compañía se valoraba en el parqué en torno a los 350 millones de euros. A finales de 2017, cuando anunció su fusión con la empresa estadounidense Zodiac, apenas superaba los 1.000 millones de capitalización, y a inicios de 2020 mostraba valoraciones algo por debajo de los 2.400 millones de euros.

El salto hasta los históricos niveles actuales ha venido favorecido por una crisis del coronavirus que, frente al temor inicial, se ha acabado convirtiendo en un acicate extraordinario para el grupo, que hasta el cierre de la sesión de este martes acumulaba ganancias próximas al 170% en menos de 11 meses. El confinamiento forzoso de millones de personas a nivel global se ha convertido en un aliciente para la instalación y mejora de piscinas particulares, de lo que el grupo, como el conjunto del sector, ha sacado un importante rédito.

El limitado descuento de la venta evidencia el interés del mercado en Fluidra

Esta escalada ha experimentado este miércoles, no obstante, un brusco frenazo tras la decisión de su máximo accionista, Rhone Capital, de desprenderse de un 10,7% del capital del grupo. La venta, cerrada en unos 424,2 millones de euros, ha sido acogida en bolsa con recortes que, por momentos han llegado a superar el 11%, a pesar de que el movimiento no ha sido ni mucho menos inesperado —al fin y al cabo, es la tercera desinversión que realiza el fondo en el último año y medio— y que el descuento al que se ha cerrado, de apenas un 4,26%, ha sido asumido por la mayor parte de los expertos como una buena noticia. "Esta fue otra satisfactoria colocación por parte de Rhone, realizada a un descuento relativamente bajo y revelando una fuerte demanda por parte de los inversores", subrayan en CaixaBank-BPI.

La venta de un gran inversor es vista, habitualmente, como una señal poco alentadora para las perspectivas de una compañía. A primera vista, es lógico pensar que si Rhone Capital, que llegó a acumular un 42,5% del capital de Fluidra tras la fusión con Zodiac —de la que era máximo accionista—, ha reducido su participación al 21,5%, es porque sus expectativas de seguir exprimiendo el valor a unas acciones asentadas en niveles históricos son hoy limitadas.

Una visión que estaría respaldada por la que mantienen la mayor parte de las casas de análisis que cubren el valor. Según los datos recopilados por Bloomberg, las recomendaciones de venta sobre sus acciones se sitúan actualmente en sus niveles más elevados desde hace casi dos años y ningún analista le otorga un precio objetivo superior al que registraba el martes.

Foto: Fluidra se encarga de equipamientos para piscinas. (Pixabay)

"Nos gustan los fundamentos de Fluidra (crecimiento de la industria, liderazgo, barreras de entrada, segmento de posventa sólido, presencia geográfica, ejecución sólida, etcétera), mientras que esperamos que las nuevas tendencias de 'quedarse en casa' impulsen la dinámica del sector", explica Manuel Lorente, quien, sin embargo, sugiere que estas buenas perspectivas ya estarían en gran medida recogidas en el precio de una compañía que cotiza a más de 24 veces sus beneficios esperados para 2021. "El mercado está descontando un escenario de máximos", apunta.

Frente a estas advertencias, la dirección de Fluidra, encabezada por Eloi Planes, contrapone otra realidad: la de que, actualmente, varios de sus principales competidores, como los norteamericanos Pentair y Pool Corp, cotizan con ratios de valoración mucho más exigentes (frente a un EV/ebitda estimado para 2021 por encima de las 13 veces en el caso de Fluidra, sus rivales muestran múltiplos superiores a las 17 y a las 27 veces, respectivamente), a pesar de su condición de líder del mercado.

Se pueden aducir razones fundamentales para explicar la mayor prima de sus rivales, entre las que Lorente resalta su total exposición al que es el mejor mercado del sector, el estadounidense. Pero también pueden señalarse algunas debilidades técnicas de Fluidra a la hora de atraer el interés de los inversores, como serían sus bajos niveles de liquidez (negocia una media diaria de 112.658 títulos, poco más de dos millones de euros), producto de su limitado 'free-float', de apenas el 20%, y también su escaso conocimiento en el mercado internacional.

La compañía alega que sus competidores cotizan con valoraciones más exigentes

Pero, precisamente, las ventas de Rhone Capital, que muchos expertos prevén que irán a más en los próximos meses, pueden suponer un alivio de ambas vulnerabilidades, al incrementar el número de acciones que se negocian libremente en el mercado y, de este modo, reforzar las expectativas de que Fluidra dé próximamente el salto al Ibex, una plataforma que, indudablemente, contribuiría a reforzar su marca entre los inversores.

"A nivel estratégico, vemos de manera positiva la reducción del paquete de Rhone Capital, que por otro lado permitirá aumentar el capital flotante de la compañía y asimismo su liquidez, y que nos lleva a pronosticar su futura incorporación al Ibex 35, lo que, sin duda, seguirá aumentando la demanda de sus títulos entre inversores institucionales y, principalmente, aquellos de gestión pasiva", observa, al respecto, Álvaro Arístegui, analista de Renta 4.

Una entrada en el Ibex 35 sería la prueba irrefutable de que Fluidra ya no es más un valor pequeño del mercado español. Que sea el trampolín para seguir creciendo, en cambio, dependerá de su capacidad para convencer al mercado de que el empuje ofrecido por el coronavirus no será un efecto pasajero sino el impulsor de una tendencia que permitirá a la compañía mantener unas sólidas perspectivas de crecimiento a medio plazo.

Entre los analistas que cubren las acciones de Fluidra, no es infrecuente que algunos aún se refieran a la compañía con sede en Sabadell como una 'small-cap', a pesar de que su valoración actual ronda los 4.000 millones de euros, muy por encima de lo que capitalizan clásicos del Ibex como Acerinox, Banco Sabadell o Indra. "Es como cuando te refieres al hijo pequeño de la familia, al que has visto crecer tan rápido que te cuesta asumirlo", bromea Manuel Lorente, analista de Mirabaud Securities.

Eloi Planes Fluidra Ibex 35
El redactor recomienda