Alivio a la deuda bancaria de Aena: un voto de confianza más que justificado
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Dispensa de sus acreedores

Alivio a la deuda bancaria de Aena: un voto de confianza más que justificado

La buena gestión financiera de la compañía, que se ha traducido en limitadas salidas de caja a lo largo de la crisis, respalda la decisión de sus acreedores de ofrecerle mayor margen

placeholder Foto: EC.
EC.

Aena coge aire hasta mediados de 2022. El gestor de los aeropuertos españoles ha anunciado este jueves que el Banco Europeo de Inversiones (BCE), el ICO, el FMS Wertmanagement y Unicaja han acordado dispensarle durante el próximo año y medio del cumplimiento de los requisitos ('covenants') asociados a sus préstamos por valor de 5.980 millones de euros.

Aunque no puede descartarse que la noticia haya ayudado al repunte del 1,36% que ha firmado este jueves sobre el parqué el grupo que preside Maurici Lucena, lo cierto es que el movimiento tiene poco de sorprendente. Aena ya había comunicado la apertura de negociaciones en este sentido y las crecientes expectativas de que sus problemas actuales se diluyan en los próximos trimestres hacían muy previsible que los acreedores ofrecieran cierto margen a una compañía de probada solvencia como el grupo aeroportuario.

Precisamente, esas mejores expectativas a medio plazo han tenido un reflejo considerable en la cotización de Aena, aunque sus ganancias, de poco más del 20% desde el cierre de octubre, pueden parecer modestas si se ponen en el contexto de la fuerte remontada registrada por el mercado en las últimas semanas.

Pese a las esperanzas generadas por las vacunas, los analistas han seguido recortando las expectativas de negocio del grupo en 2020 y 2021

Lo cierto es que, pese a las esperanzas en torno a las vacunas, los analistas siguen sin ver clara esa mejora del negocio aéreo en los próximos años y, en cambio, sí han visto cómo el empeoramiento de la situación sanitaria en Europa sigue haciendo mella en sus pronósticos de más corto plazo. En el último mes, las estimaciones de ebitda del grupo para 2020 y 2021 han sufrido recortes superiores al 10%.

El gestor aeroportuario español ha sido recurrentemente señalado como uno de los grupos de su sector mejor preparados para aprovecharse de la recuperación del negocio, gracias a un perfil de actividad más vinculado a los vuelos de corto radio y con un peso relativamente superior de aerolíneas de bajo coste, que se espera que puedan experimentar un repunte de la actividad más acelerado.

Sin embargo, la reducida visibilidad sobre el punto de inflexión y las persistentes incertidumbres comerciales (el grupo sigue pendiente de cerrar un acuerdo con las principales concesionarias de su área comercial) y regulatorias siguen actuando como un freno para el repunte definitivo de una compañía que, en cualquier caso, ya registra desde el inicio de 2020 un rendimiento superior al de la mayoría de sus competidores europeos.

La falta de visibilidad, las incertidumbres sobre los acuerdos comerciales y las dudas regulatorias lastran las posibilidades de remontada en bolsa

En esas circunstancias, en lo que sí se ha destacado Aena es en una gestión de su posición financiera que ha merecido continuos elogios por parte de las firmas que cubren el valor. La flexibilidad demostrada en sus gastos operativos ha permitido a la compañía afrontar un largo periodo de tráfico de pasajeros deprimido con unos volúmenes de quema de caja ciertamente limitados. De este modo, el mercado confía en que el grupo retome en los próximos años una dinámica de reducción de deuda que debería permitirle llevar sus métricas crediticias a una posición mucho más cómoda.

Según las estimaciones manejadas por Fitch, "después de que el 'shock' de 2020 provoque un pico en la deuda neta ajustada a ebitda de alrededor de 6,2 veces, el apalancamiento regresa por debajo de cuatro veces en 2022 y permanece por debajo de cuatro veces durante el resto del periodo de pronóstico", señaló la agencia en un documento publicado el pasado agosto. Sin embargo, en la propia nota, en la que Fitch situaba el 'rating' de Aena en perspectiva negativa, los analistas de la firma advertían de que cualquier retraso en la recuperación podría dar al traste con estos cálculos.

Por eso, a Aena aún le queda mucho trabajo por delante hasta garantizarse una situación de negocio y financiera asumible. Pero las capacidades de gestión financiera demostradas a lo largo del presente ejercicio y las esperanzas abiertas por las noticias sobre las vacunas parecen suficiente razón para darle algo más de margen al equipo de Maurici Lucena. Sus acreedores así parecen haberlo entendido.

Aena coge aire hasta mediados de 2022. El gestor de los aeropuertos españoles ha anunciado este jueves que el Banco Europeo de Inversiones (BCE), el ICO, el FMS Wertmanagement y Unicaja han acordado dispensarle durante el próximo año y medio del cumplimiento de los requisitos ('covenants') asociados a sus préstamos por valor de 5.980 millones de euros.

Maurici Lucena Noticias de AENA Deuda Aerolíneas
El redactor recomienda