Dudas sobre PharmaMar: ¿qué se esconde tras la 'crisis' de su fármaco anticovid?
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Fuertes caídas en bolsa

Dudas sobre PharmaMar: ¿qué se esconde tras la 'crisis' de su fármaco anticovid?

El requerimiento de la CNMV de mayor información sobre los ensayos de la compañía reactiva los recurrentes recelos sobre las comunicaciones de la farmacéutica

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Han pasado más de cinco años desde que Zeltia adoptó el nombre de PharmaMar, en un movimiento que muchos entendieron entonces como un intento de desembarazarse del estigma de un grupo que había brindado demasiadas decepciones al mercado y había laminado la confianza de los inversores, pero aún hoy resulta difícil afirmar que el grupo farmacéutico haya conseguido del todo su objetivo.

Entre los expertos, impera la convicción de que el grupo que preside José María Fernández Sousa-Faro avanza hoy con actitudes más profesionales y transparentes que entonces y que la evolución de su negocio justifica, al menos en parte, el excelente rendimiento que acumulan sus acciones en el último año, en el que suma ganancias superiores al 350%. Pero estas ideas se acompañan de cierta sensación de que la compañía trata de revestir habitualmente sus anuncios de una capa de optimismo que con frecuencia no casa con la realidad.

Estos recelos han vuelto a manifestarse, al conocerse que la CNMV había requerido a PharmaMar una amplia lista de aclaraciones sobre los estudios que ha desarrollado para la aplicación de su antitumoral Aplidin para el tratamiento del coronavirus. En su profuso escrito de respuesta, la farmacéutica ha parecido dejar en el tintero algunos puntos clave, amparándose en la confidencialidad de cierta información para poder defender sus intereses, al tiempo que ha puesto en cuestión la labor del supervisor, al que achaca estar llevando a cabo preguntas "de naturaleza eminentemente médico-científica, más propias de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS)".

Desde Bankinter, sostienen que el revés de PharmaMar responde a las noticias de la vacuna de Pfizer y el temor a que reste potencial al Aplidin

A juzgar por la reacción del mercado, la actitud de la compañía no ha logrado convencer a los inversores, que la han castigado este miércoles con un batacazo del 9%, que contrasta de forma marcada con el repunte del 3,4% registrado por el índice.

Es posible, no obstante, encontrar razonadas las justificaciones de PharmaMar. Así lo cree, por ejemplo, Pedro Echeguren, analista de Bankinter, quien señala que "las comunicaciones de las empresas farmacéuticas sobre sus estudios suelen aportar poca información, para no desvelar datos clave a sus competidores. Y generalmente la CNMV no suele requerir una información tan profunda". Así, según su opinión, existen razones para seguir confiando en que el grupo pueda aportar próximamente detalles más concluyentes —en una nueva fase más avanzada de estudio— que corroboren la eficacia de su medicamento.

De hecho, Echeguren no achacaría tanto el tropiezo de este martes a las dudas generadas por el requerimiento de la CNMV como a la percepción de que la próxima aprobación de una vacuna supondría una limitación del potencial de negocio de la aplicación de Aplidin contra el coronavirus. A este factor podría sumarse, además, el movimiento de rotación que esta noticia ha desencadenado en los mercados, con los inversores deshaciéndose de algunas de las compañías que mejor se han defendido durante la pandemia (como sería el caso de PharmaMar) para tomar posiciones en sectores y valores muy penalizados y que tendrían un potencial mucho más evidente en un escenario de vuelta a la normalidad prepandémica.

En cualquier caso, esta visión también pone de manifiesto el peligro de invertir a golpe de titular, un riesgo magnificado en el caso de una compañía como PharmaMar, con un nivel de cobertura por parte de las casas de análisis preocupantemente limitado. PharmaMar ha hecho mucho ruido a lo largo del ejercicio a través de anuncios sobre sus posibilidades de convertirse en uno de los vencedores en la lucha contra el coronavirus. Pero lo cierto es que una vez puesto en números, y con la información disponible hasta la fecha, la capacidad del Aplidin para suponer un salto relevante en las cifras de negocio de la compañía parece limitada.

Los expertos subrayan que existen muchas grandes farmacéuticas trabajando en otros remedios contra el covid en fases mucho más avanzadas

Como observaban los analistas de Alantra, en un comentario fechado el pasado 26 de octubre, "el potencial de mercado de Aplidin es muy limitado, dado que a) todavía se encuentra en las primeras etapas de desarrollo (solo están disponibles los datos de un pequeño ensayo clínico de fase 2 no enmascarado), b) tiene un retraso de meses en términos de I+D frente a otros tratamientos (por ejemplo, el remdesivir fue aprobado para covid-19 por la FDA la semana pasada) y vacunas (potencialmente disponibles en 1S21). Por lo tanto, incluso si se aprueba, creemos que su potencial de mercado sería muy pequeño".

No puede descartarse que PharmaMar aún pueda presentar en los próximos meses noticias positivas sobre la posibilidad de utilizar el Aplidin en la lucha contra el coronavirus, lo cual sería, sin duda, un importante respaldo a su credibilidad tantas veces cuestionada. Lo que sigue envuelto en dudas es que cualquier avance en este sentido pueda interpretarse como un aliciente significativo para su cotización bursátil, que parece destinada a seguir dependiendo a corto y medio plazo de los desarrollos de su medicamento Zepzelca.

Desde este frente, no hay duda de que los desarrollos recientes han sido bastante positivos, aunque el gran debate está en cuánto de ello se encuentra recogido ya en su precio, un extremo en el que los pocos analistas que cubren el valor muestran visiones muy dispares.

Han pasado más de cinco años desde que Zeltia adoptó el nombre de PharmaMar, en un movimiento que muchos entendieron entonces como un intento de desembarazarse del estigma de un grupo que había brindado demasiadas decepciones al mercado y había laminado la confianza de los inversores, pero aún hoy resulta difícil afirmar que el grupo farmacéutico haya conseguido del todo su objetivo.

PharmaMar Inversores CNMV