Es noticia
Menú
El M&A se enreda con la inflación y se encomienda a la liquidez del capital riesgo
  1. Mercados
PRESIÓN EN LAS OPERACIONES

El M&A se enreda con la inflación y se encomienda a la liquidez del capital riesgo

Las operaciones se han reducido en 2022 con la incertidumbre y el encarecimiento de la financiación, pero los expertos creen que hay mucha liquidez esperando más M&A

Foto: iStock.
iStock.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El año está siendo negativo en muchos ámbitos profesionales, y entre ellos en los despachos de bancos de inversión y abogados especializados en M&A. El número de operaciones se ha reducido drásticamente en 2022 respecto a un 2021 a niveles récord, pero los expertos creen que hay demasiada liquidez para no esperar una recuperación.

"Todo parece indicar que la deceleración se ha iniciado ya antes del verano, sobre todo la inversión en activos industriales con gran exposición a las incertidumbres macro. Esta tónica se mantendrá los próximos meses, si bien no creo que podamos hablar de un frenazo por varios motivos: los inversores de capital privado han captado muchos fondos que deben invertir, hay sectores y activos que pueden actuar como refugio y se está abriendo el abanico a operaciones de minoría como alternativa a la financiación tradicional, sobre todo en activos segregados de grandes compañías", explica Íñigo del Val, socio de Allen & Overy, que espera que los sectores con más actividad sean los de infraestructuras, energía o salud, además de todo el componente ESG.

"El mercado de M&A se está viendo (y va a seguir viéndose) afectado por la inflación, el cambio en las condiciones de financiación y, en general, por el entorno de incertidumbre en el que nos encontramos", comenta José Luis Ortín, socio de Garrigues. "Estamos viendo cómo operaciones muy avanzadas en la negociación se detienen o se posponen porque las asunciones en las que se basaba la valoración acordada inicialmente han quedado totalmente obsoletas", añade. Ortín cree que "este entorno propiciará cierto descenso en la actividad de M&A respecto de los niveles de actividad vividos en los últimos meses, pero también creemos que va a seguir habiendo un volumen de actividad importante".

Foto: Parque eólico de Iberdrola. (EFE/Mauritz Antin)

El valor de las operaciones de M&A registradas entre enero y junio por Refinitiv cayó un 21% interanual en el acumulado de enero a junio, mientras que los ingresos por comisiones de los bancos de inversión se desplomaron un 48%. Si bien estos números se comparan con un ejercicio que fue muy activo, ya que en 2021 había liquidez, operaciones pendientes no ejecutadas en 2020, optimismo sobre la recuperación económica y costes financieros en mínimos.

Este contexto ha variado radicalmente con la inflación que se empezó a ver a finales del año pasado y se ha consolidado en 2022 con la guerra de Ucrania, provocando aumentos de costes para las empresas e incertidumbre sobre el futuro del negocio. Además, la política monetaria ha puesto el foco en combatir la inflación, lo que ha disparado los costes de financiación.

Aunque hay mucha liquidez en los fondos de capital riesgo, que se encarezca el coste de la financiación presiona las valoraciones al comprar empresas que, además, ven cómo se han oscurecido sus expectativas a medio plazo con el estrechamiento de márgenes por el aumento de costes y la incertidumbre que pesa sobre la demanda. Las proyecciones apuntan a que el aumento de tipos de interés entre inicios de año y el que viene será de 200 puntos básicos en el mercado. Si se aplica a la financiación, en una estructura con la que se levantan 1.000 millones, el impacto es de 20 millones anuales. Es menos beneficio cada año, con lo que, si se valora la compañía para el precio en 10 veces el beneficio, el impacto es de 200 millones en la valoración.

Foto: La presidenta del BCE, Christine Lagarde. (Reuters/Wolfgang Rattay)

Por eso, explican los expertos, ha habido menos operaciones este año, pero hay dudas sobre lo que esperar para lo que queda de 2022. Por un lado, pesa a la baja todo lo anterior. Pero, por otro, hay liquidez en los fondos de capital riesgo, para los que no hacer operaciones implica un coste de oportunidad de rentabilizar la inversión de los partícipes.

Lo que está claro es que los fondos serán más escrupulosos al disparar con su munición. "La actividad del 'private equity', que el año pasado aumentó exponencialmente su intervención en el mercado de fusiones y adquisiciones, este año se ha visto igualmente aminorada. Aunque mantengan el interés inversor y niveles de liquidez que permiten articular operaciones de entidad, muestran igualmente signos de escoger sus movimientos de forma más cauta, con especial atención a los segmentos del mercado en los que se internan", arguye Ignacio Aparicio, socio director de M&A en Andersen.

Foto: Antonio Moreno, experto en inflación de la Universidad de Navarra. (Imagen cedida por la UNAV)

En este sentido, el experto apunta a que aunque la actividad se va a enredar, ya que costará más cerrar operaciones, habrá menos volumen, pero no un frenazo en seco. "Prevemos un escenario donde, de forma un poco más ralentizada, continúen realizándose un gran número de operaciones de M&A, si bien con cierta prudencia, donde cobrarán especial relevancia y aumentará el detalle con que se realicen los procesos de revisión y análisis previos a cada transacción", añade Aparicio.

Otros expertos recuerdan que ha habido actividad, aunque haya menguado. Por ejemplo, en telecomunicaciones, que "ha estado extraordinariamente activo con operaciones de consolidación de gran tamaño, y también en el segmento rural y de alto crecimiento, donde estamos viendo y continuaremos viendo muchas transacciones", comenta Manuel Echenique, codirector de M&A de Uría Menéndez.

Foto: Foto: Getty/Thomas Lohnes.

Para la segunda mitad del año, Echenique coincide en que hay "algunas incertidumbres con la subida de tipos, problemas de suministro, inflación creciente y la invasión de Ucrania". Sin embargo, prosigue, "existe todavía mucha liquidez, especialmente de fondos levantados antes de la pandemia. Los sectores que vemos como potencialmente activos son, de nuevo, el de telecomunicaciones, que continuará con su consolidación, el de 'digital tech', educación y 'agro business'. En energías renovables también vemos actividad, pero en menor medida que los anteriores".

"La liquidez todavía es alta y el interés en España no se ha visto mermado, por lo que, aun cuando sería previsible una cierta ralentización de las operaciones en el último trimestre del año, no esperamos que se produzca una paralización radical", coincide Ignacio Zarzalejos, socio de Corporate M&A en CMS Albiñana & Suárez de Lezo.

Por sectores, apunta al energético y a infraestructuras. "Debido a la situación geopolítica actual, las operaciones vinculadas a las energías renovables son recurrentes y observamos un interés por las energías alternativas como el hidrógeno. Por su parte, en el ámbito de las infraestructuras, actualmente hay varias operaciones relacionadas con el desarrollo de las redes de fibra óptica y, en particular, con su despliegue en zonas rurales. Además, estamos observando un proceso de concentración en este sector que podría continuar en los próximos meses", matiza Zarzalejos, que cree que primordialmente habrá compras de empresas por parte de fondos de capital riesgo o internacionales, aunque tras el fin de la moratoria concursal y eventuales problemas de liquidez en las empresas, podrían aparecer transacciones de compañías al borde de la insolvencia o de activos en procesos concursales (operaciones 'distressed'). También, añade, hay interés por comprar pequeñas empresas nacionales desde grandes grupos industriales extranjeros que quieren posicionarse en España.

Foto: Lagarde, presidenta del BCE, y Luis de Guindos. (Reuters/Rattay)

"El final del mes de julio ha sido más animado de lo que hubiera sido previsible en el inicio de nuevos procesos. Por ello, cabe ser algo más optimista respecto de la evolución de la actividad de M&A para el último cuatrimestre del año. En todo caso, la tendencia de desaceleración de la actividad que venimos presenciando desde los meses de abril y mayo continuará", resume José Luis Rodríguez Jiménez, socio de Cuatrecasas.

También este experto cree que el capital riesgo será el animador, aunque con menos actividad que en los 18 meses anteriores. El sector que destaca Jiménez es el de renovables, mientras que en el tecnológico confía en que las operaciones crezcan en número, en importe y en relevancia. "Encontraremos también operaciones de concentración protagonizadas por compañías industriales que vengan motivadas por la búsqueda de sinergias de costes ante un escenario como el actual", agrega, mientras que prevé un aumento de las operaciones ‘distressed’, pero tras una fase inicial de refinanciaciones.

Álvaro Reig Gurrea, experto en M&A y socio director de Laffer Abogados, indica también que "hay mucha liquidez en el mercado y eso se nota", ya que sí que hay operaciones pese al deterioro del contexto económico. "Creemos que, pese a las noticias que se están percibiendo, los fondos europeos y la liquidez existente harán que la inercia de otoño siga siendo activa, y quizá sí que se produzca cierta ralentización en el cuarto trimestre", apostilla Reig, que apunta en su caso al 'real estate' como un sector muy activo, ya que, "pese a la escalada de precios, se sigue viendo como un activo refugio".

El año está siendo negativo en muchos ámbitos profesionales, y entre ellos en los despachos de bancos de inversión y abogados especializados en M&A. El número de operaciones se ha reducido drásticamente en 2022 respecto a un 2021 a niveles récord, pero los expertos creen que hay demasiada liquidez para no esperar una recuperación.

Capital riesgo Inflación Fusiones y adquisiciones
El redactor recomienda