Es noticia
Menú
Diaphanum gana la demanda de Banca March por fuga de banqueros y clientes
  1. Mercados
MARCH RECLAMA 12 M POR COMPETENCIA DESLEAL

Diaphanum gana la demanda de Banca March por fuga de banqueros y clientes

El juez tumba la denuncia del banco mallorquín tras la salida de profesionales y banqueros con destino a Diaphanum, tras cuatro años de proceso. March ha recurrido

Foto: Sede de Banca March, en Palma de Mallorca.
Sede de Banca March, en Palma de Mallorca.

Uno de los pleitos más esperados en el sector financiero ya tiene fallo en primera instancia. Diaphanum ha ganado la primera batalla a Banca March en la demanda interpuesta por esta entidad en 2018, después de la salida de banqueros y clientes de la entidad balear a la ‘boutique’ que preside Rafael Gascó. March ha recurrido la sentencia.

El origen del conflicto está en una demanda por competencia desleal, acompañada por una querella por sustracción de datos, que interpuso Banca March en 2018 contra Diaphanum, pidiendo una indemnización de cinco millones y otros extras que disparaban la reclamación a 12 millones. La demanda se interpuso un año después de nacer Diaphanum como sociedad de valores de asesoramiento independiente.

Foto: Interior de la mansión de la finca Son Galceran, hasta hace poco de Manuel March. (EFE)

March inició este pleito, igual que en paralelo lanzó otro contra UBS, porque en medio de la salida de decenas de banqueros Diaphanum, liderado por dos exejecutivos de March como Gascó y Hugo Aramburu, fichó a un equipo de Consulnor, entidad vasca adquirida por el banco balear. March demandó a Diaphanum y a los ejecutivos citados, Gascó y Aramburu, además de a los exbanqueros de Consulnor: Aránzazu Mínguez, Diego Corral, Luis Guzmán, Jon Esteban Armentia y Florentino Lencada.

En una sentencia a la que ha tenido acceso El Confidencial, el juez Andrés Sánchez Magro, del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid, ha desestimado la demanda de March, que argumentó que los profesionales demandados orquestaron un plan para, desde dentro de March y Consulnor, en pleno proceso de integración, preparar su salida en bloque dejando la plaza vasca en el aire y llevándose clientes.

March argumentó en los inicios del proceso, en una petición para acceder a ordenadores y teléfonos de los demandados que fue rechazada, que Diaphanum se llevó a 121 clientes con un patrimonio de 62 millones. A cierre de 2021, según el 'ranking' de ‘Funds People’, March contaba con 19.600 millones bajo gestión y Diaphanum con 1.865 millones.

Foto: Edificio de BNP en París. (Reuters / Tessier)

El juez ha rechazado las pretensiones de March, absolviendo a los demandados, y ha condenado a la entidad presidida por Juan March de la Lastra a pagar las costas. El magistrado ha sido contundente, asegurando que “la dimisión sucesiva de personas trabajadoras no puede ser imputada a Aramburu sino a la propia Banca March, que fue incapaz de retener su propio talento”.

Fuentes de Diaphanum aplauden el fallo, pero afirman que, aunque es una “reparación moral”, el desgaste del proceso ha sido “largo y doloroso y deja muchos daños colaterales”. Por su parte, Banca March asegura que “la entidad ha recurrido la sentencia que desestima por competencia desleal y va a seguir jurídicamente hasta el final para defender lo que entendemos que ha sido un acto ilícito. Por la doble vía: penal, por la sustracción de información de nuestros clientes, y civil, porque estamos convencidos de que es un caso claro de competencia desleal. No se puede calificar de otra forma una salida en grupo, de golpe, de forma concertada, de todos los gestores que abandonaron Consulnor en 2017 para incorporarse a Diaphanum. En este movimiento estaba en primera persona el que había sido responsable del área de Banca Patrimonial de Banca March y de la adquisición de Consulnor, Hugo Aramburu”.

Derechos constitucionales

El juez Sánchez Magro concluye que estimar la demanda de March “sería atentar contra los derechos constitucionales de libre elección de profesión u oficio”, además del reconocimiento de “libertad de empresa en el marco de la economía de mercado” o “el principio de libre competencia”.

La sentencia dice que la movilidad de trabajadores es habitual en el sector financiero, “y no por ello ilícito”, incluyendo que cuando un directivo se va de una compañía a otra de la competencia quiera seguir con el mismo equipo de confianza. En este sentido, argumenta que la movilidad de profesionales desde March a Diaphanum “se ha producido durante varias etapas en un periodo de dos años”.

Por otro lado, el fallo también comenta que “la voluminosa documentación existente”, aportada por March en los autos, no muestra “referencia alguna a la existencia de engaño con el objeto de menoscabar la reputación” del banco balear. Este aspecto sería clave para establecer que hay competencia desleal, según la jurisprudencia del Supremo.

Otro aspecto que argumentaba March es que los profesionales usaron su posición para acceder a datos de clientes y llevárselos después. No obstante, el juez tira de una sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona de 2019 que señala que el listado de clientes no es secreto empresarial. “Distinto sería si el acceso a la lista de clientes se hubiera conseguido de forma ilícita”, añade el juez, pero no ha encontrado pruebas para considerarlo así.

Resulta inverosímil que una compañía como Diaphanum pueda eliminar del mercado a Banca March

El texto también menciona la opción de considerar competencia desleal la captación de clientela si se hace con vistas a eliminar a un competidor. Pero como ambas partes han coincidido al mencionar la diferencia de tamaño, “resulta inverosímil que una compañía como Diaphanum pueda eliminar del mercado a Banca March con unos fondos propios y un capital social que apenas representan un 2% comparados con los de esta última entidad”.

El conflicto sigue

March quiere alargar el proceso judicial con Diaphanum, mientras que en paralelo mantiene otro con UBS. En este sentido, fuentes del banco balear señalan que hay una querella por la “presunta comisión de un delito continuado de sustracción y revelación de secretos de empresas”. Dicha querella ha sido sobreseída provisionalmente, pero March ha recurrido el sobreseimiento. Igualmente, ha recurrido la sentencia mencionada por competencia desleal.

En este sentido, fuentes de March indican que Diaphanum se enfrenta a “largos años de procesos judiciales” por reclamaciones económicas que podrían llegar a 12 millones de euros. La entidad acusa a Aramburu, que fue director del área de Banca Patrimonial hasta mayo de 2016, de idear e impulsar la incorporación de empleados de March.

Foto: La sede de Banca March, en Palma de Mallorca.

Las mismas fuentes del banco balear también añaden que Aramburu propuso a accionistas de March crear una firma de asesoramiento en la que él sería socio, propuesta que fuentes de March dicen que fue rechazada, y que a partir de ahí concertó con otros empleados que dependían de él y que él había contratado incorporarse a Diaphanum llevándose listas de clientes, posiciones en carteras y datos económicos. Argumento que aparecía en la demanda por competencia desleal que ha sido desestimada en primera instancia.

March entró en el accionariado de Consulnor en 2012 con la toma del 47,22% y en 2015 adquirió un 1,2% adicional. En 2017 se compró el resto, llegando al 100%, con un precio de 12 veces el beneficio de 2016. Aramburu, según fuentes de Banca March, fue la persona que coordinó el proceso de adquisición de Consulnor. Dichas fuentes aseguran que aprovechó su posición para preparar la salida de gestores.

Uno de los pleitos más esperados en el sector financiero ya tiene fallo en primera instancia. Diaphanum ha ganado la primera batalla a Banca March en la demanda interpuesta por esta entidad en 2018, después de la salida de banqueros y clientes de la entidad balear a la ‘boutique’ que preside Rafael Gascó. March ha recurrido la sentencia.

Banca patrimonial Banca privada
El redactor recomienda