Es noticia
Menú
El euríbor tensa aún más la renta de las familias: el mercado lo ve al 2% en 18 meses
  1. Mercados
A LA ESPERA DEL BCE

El euríbor tensa aún más la renta de las familias: el mercado lo ve al 2% en 18 meses

El BCE ha endurecido su discurso rápidamente, acelerando las expectativas de subidas de tipos. Los inversores trabajan con la previsión de que el euríbor siga subiendo

Foto: Foto: EFE/Luis Tejido.
Foto: EFE/Luis Tejido.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La inflación no es el único desafío para las finanzas de los hogares españoles, porque, precisamente como respuesta a este problema, el euríbor seguirá escalando durante los próximos meses ante el giro de política monetaria del Banco Central Europeo (BCE). Así lo espera el mercado, que anticipa que el euríbor alcance el 1% este año y el 2% el próximo.

El reto será doble para las familias, ya que el euríbor se está disparando sin que disminuya, por ahora, la inflación. Así, existe como riesgo el cóctel de inflación y subida de tipos de forma paralela, disminuyendo el poder adquisitivo de las familias. Precisamente, las alzas del ‘precio del dinero’ buscan mitigar el crecimiento de los precios, pero el impacto podría ser lento. Especialmente si el ‘shock’ energético continúa.

Foto: La escalada del euríbor ya golpea a las familias: la hipoteca sube 100 euros al mes. (iStock)

El BCE celebra este jueves una reunión que los inversores consideran clave, ya que aunque no se espera movimiento en el tipo de interés, sí que confirme el final de las compras netas y anticipe alzas para julio. El mercado ya da por hecho que serán 50 puntos básicos en el tipo de facilidad de depósito, vinculado al euríbor, algo impensable hace semanas. También se espera que pueda haber ya una subida de 25 puntos básicos, por primera vez en una década, en el tipo principal de financiación.

En gran parte, el mensaje estará condicionado por las previsiones económicas del banco central, que se actualizan este jueves. Las anteriores proceden de marzo, cuando apenas habían tenido margen para estimar el impacto de la invasión rusa de Ucrania y las consecuencias para el suministro energético, que ya estaba anteriormente impulsando la inflación. Por ahora, el euríbor a 12 meses sigue con su ‘rally’ particular y, tras entrar en positivo en abril, ya está en el 0,56%.

El futuro a tres meses del euríbor es la aproximación de los expertos para evaluar las expectativas de los inversores sobre el tipo de facilidad de depósito, que es el que se repercute a la liquidez de los bancos (ahora penaliza, al estar en el -0,5%). Las previsiones de mayores aumentos en el tipo interbancario aumentan cada día.

En concreto, para diciembre de 2022 el mercado ya ve el euríbor en el 1,075%, frente al 0,8% que proyectaba hace dos semanas o al 0,4% de hace un mes. En el inicio de año, los inversores anticipaban que cerraría 2022 en -0,2%. Para diciembre de 2023, las expectativas también siguen aumentando, y la previsión está ahora en el 2%.

Esto implica que habría varias subidas de tipos de interés en los próximos meses. Los bancos, de hecho, ya se están preparando para ello, manteniendo la deuda con el BCE (los TLTRO) a vencimiento para rentabilizar las subidas de tipos, cubriendo el crédito al consumo con derivados o basculando la oferta de hipotecas de variable a fija.

El mercado ya está también dando pasos en la misma dirección. El bono español a 10 años ya está en el 2,5%, con la prima de riesgo por encima de los 100 puntos básicos. Hasta el punto de que el Tesoro paga más ahora por emitir letras a 12 meses que lo que cuesta el bono a 10 años emitido en diciembre. La duda es si los inversores han descontado correctamente la hoja de ruta del BCE, si se han quedado cortos o se han pasado de frenada.

En cualquier caso, es una zancadilla importante para todos los agentes económicos endeudados. Es decir, Estado, con una deuda pública récord de 1,45 billones (millones de millones), empresas o familias. En los dos primeros casos, pueden compensar este efecto por el aumento de ingresos que provoca la inflación. Pero en los hogares, salvo algunos casos en que el propietario de una vivienda con una hipoteca sea casero al haber alquilado a un tercero o que se revise el salario acorde al IPC, el efecto neto es negativo.

Así, las familias se están enfrentando a una disminución del poder adquisitivo por dos vías. La inflación es la más inmediata y evidente. Pero la subida de tipos también afecta a los hipotecados a tipo variable, a los que vayan a pedir una hipoteca en los próximos meses o, también, puedan comprar con un préstamo cualquier bien, como un coche, electrodomésticos, o usar una tarjeta de crédito, ya que el crédito al consumo se está encareciendo.

Foto: Sede del BCE. (EFE)

Pese a que el ahorro más conservador pierde poder adquisitivo a marchas forzadas con la inflación, la incertidumbre pesa en las familias, que siguen engordando su saldo de depósitos y cuentas corrientes hasta un máximo histórico de 982.200 millones de euros en abril, según los últimos datos del Banco de España. Este registro ha crecido desde diciembre de 2019 en 129.000 millones.

Las instituciones están revisando a la baja las previsiones económicas. Este miércoles lo hizo la OCDE en 1,4 puntos porcentuales, hasta 4,1% para 2022, dos décimas menos que la proyección oficial del Gobierno. El Banco de España también ha advertido de que modificará la estimación empeorando varias décimas el pronóstico. Mientras, los organismos siguen proyectando que la inflación estará disparada en los próximos meses. La OCDE ha apuntado a una media del 8,1% en 2022 y del 4,8% en 2023.

Es decir, el crecimiento de los precios seguirá muy por encima del objetivo del BCE pese a los esfuerzos del banco central por llevar las expectativas del mercado a un aumento de tipos para frenarlo. Para las familias, esto implica que sufrirán un deterioro del poder adquisitivo de su renta, agravado si tienen o van a pedir créditos.

El consumo es clave para la fortaleza de la recuperación. De hecho, en la 'VIII Encuesta de sentimiento de mercado' de El Confidencial, la posibilidad de que haya un deterioro de la demanda por la inflación, las subidas de tipos y la incertidumbre económica es el gran riesgo a que aluden las entidades participantes en el sondeo. Y que la inflación siga disparada y suba el euríbor, no son factores que ayuden al consumo.

La inflación no es el único desafío para las finanzas de los hogares españoles, porque, precisamente como respuesta a este problema, el euríbor seguirá escalando durante los próximos meses ante el giro de política monetaria del Banco Central Europeo (BCE). Así lo espera el mercado, que anticipa que el euríbor alcance el 1% este año y el 2% el próximo.

Banco Central Europeo (BCE) Inflación Euríbor Tipos de interés
El redactor recomienda