Es noticia
Menú
Oleada de pseudogarantizados de la banca ante la inminente subida de tipos
  1. Mercados
Repunte de rentabilidades en bonos

Oleada de pseudogarantizados de la banca ante la inminente subida de tipos

Fondos como el Kutxabank RF Horizonte 16 y el Santander Horizonte 2025 han visto la luz esta semana y se unen a otros autorizados por la CNMV en las últimas semanas

Foto: iStock.
iStock.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Los bancos han reactivado un producto que les será muy lucrativo, vía comisiones, ante las inminentes subidas de tipos: los fondos pseudogarantizados o con objetivo concreto de rentabilidad no garantizado. Sin ir más lejos, esta semana veían la luz el Kutxabank RF Horizonte 16 y el Santander Horizonte 2025; una antes, era el turno para el Abanca Rentas Crecientes 2026, y en las dos anteriores, el del Ibercaja RF Horizonte 2024 y el Ibercaja España Italia 2026.

Por tanto, en el último mes las gestoras de bancos españoles han lanzado al mercado cinco fondos con objetivo concreto de rentabilidad no garantizado y el goteo irá a más. Sobre todo, ahora que el Banco Central Europeo (BCE) se encamina a la tan ansiada subida de tipos para combatir la inflación que podría llegar este jueves, puesto que se prevé una subida de 25 puntos básicos en el precio del dinero.

Estos productos, pese a las muy bajas rentabilidades, pueden ser un motivo de refugio para los inversores conservadores, sobre todo en un momento en que las acciones y los bonos están sucumbiendo presos de la volatilidad que impera en los mercados. Así, invertirían en estos pseudogarantizados sin asumir un riesgo excesivo y con la posibilidad, no garantizada, de sacarle un rendimiento a dicho dinero. ¿El hándicap? Tener que asumir la permanencia hasta su vencimiento, puesto que se trata de productos no adecuados para inversores que quieran retirar su dinero en un plazo inferior a su fecha de vencimiento, que es en 2025 para los dos lanzados esta semana.

Foto: Foto: iStock.

Así, el Santander Horizonte 2025 invertirá principalmente en renta fija privada de emisores y mercados OCDE (no emergentes) y también en deuda pública, con una duración similar al vencimiento de la estrategia. "La rentabilidad bruta estimada de la cartera de renta fija y liquidez será para todo el periodo de referencia de 5,38%. Todo ello permitirá, de no materializarse otros riesgos, alcanzar el objetivo de rentabilidad no garantizado descrito, y cubrir las comisiones de gestión, depósito y gastos del fondo, estimados para todo el periodo en 1,79%", según señala la entidad en el folleto del fondo. Por tanto, la TAE no garantizada se sitúa sobre el 1,11%.

Por su parte, el Kutxabank RF Horizonte 16 es muy similar al de la gestora de la entidad presidida por Ana Botín. Su objetivo de rentabilidad estimado no garantizado es que el valor liquidativo a 15 de mayo de 2025 sea el 102,93% del valor liquidativo a 19 de agosto de 2022, por lo que ofrecerá una TAE no garantizada del 1,06%. Todo ello, invirtiendo en renta fija pública y privada (sin titulizaciones) de emisores y mercados OCDE (principalmente deuda pública italiana) y hasta un 10% en instituciones de inversión colectiva (IIC) de renta fija.

Este mismo lunes, la gestora de Santander comunicaba, tres días después del lanzamiento del Santander Horizonte 2025, que mejoraba su rentabilidad no garantizada, "dadas las condiciones de mercado actuales", según reconocía a la CNMV. Modificaba su objetivo de gestión, quedando en "recuperar a vencimiento el 100% de la inversión inicial más tres reembolsos anuales obligatorios por importe bruto del 1,3% sobre la inversión inicial/mantenida, el 1 de agosto de 2023, 2024 y 2025, a cuenta del saldo de participaciones existentes (TAE no garantizada 1,2%). Incluso hoy mismo era CaixaBank la que optaba por aumentar el tamaño de otro fondo similar, como el CaixaBank Deuda Pública España Italia 2025, al notificar que "ha acordado ampliar el volumen máximo de patrimonio aplicable al mismo desde 1.500 millones de euros hasta un límite de 1.800 millones de euros", es decir, 300 millones más.

Con la inminente subida de tipos, las rentabilidades de la deuda pública han experimentado fuertes subidas durante 2022. Así, la del bono español a 10 años ha pasado del 0,595% hasta el 2,466%, máximos de 2014. Por su parte, la de su homólogo italiano, que acapara también la atención de los fondos pseudogarantizados, se ha disparado hasta el 3,406%, frente al 1,185% en que arrancó este curso.

Los bancos han reactivado un producto que les será muy lucrativo, vía comisiones, ante las inminentes subidas de tipos: los fondos pseudogarantizados o con objetivo concreto de rentabilidad no garantizado. Sin ir más lejos, esta semana veían la luz el Kutxabank RF Horizonte 16 y el Santander Horizonte 2025; una antes, era el turno para el Abanca Rentas Crecientes 2026, y en las dos anteriores, el del Ibercaja RF Horizonte 2024 y el Ibercaja España Italia 2026.

Kutxabank Rentabilidad Santander CNMV
El redactor recomienda