Es noticia
Menú
La emisión de deuda 'high yield' se reactiva con una subida del 50% de su prima de riesgo
  1. Mercados
IMPACTO DEL GIRO DE LA POLÍTICA MONETARIA

La emisión de deuda 'high yield' se reactiva con una subida del 50% de su prima de riesgo

Empresas y Estados con peor calificación crediticia han vuelto a salir a los mercados, pero asumen aumentos del coste tras el giro en la política monetaria

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Los tipos de interés ya suben en todos los segmentos del mercado, y en especial en donde hay menos calidad crediticia. Después de dos meses de sequía, el mercado de ‘high yield’ se está reactivando. El papel disponible aún es menor que antes, mientras se normaliza el mercado con costes de financiación superiores en un 50% a los niveles previos a la guerra.

Este es el repunte que ha experimentado la prima de riesgo de los bonos ‘high yield’ o de alto rendimiento en los últimos tres meses. Coincide con la invasión de Ucrania por parte de Rusia, que provocó que se acelerara el aumento de la inflación, que ya estaba siendo histórico, y que los bancos centrales adelantaran sus planes de retirada de estímulos.

Foto: Christine Lagarde, presidenta del BCE. (EFE/Pool)

De hecho, la Reserva Federal (Fed) ya ha subido tipos, y se espera que el Banco Central Europeo (BCE), que ya ha recortado en un 50% la compra de deuda, deje de ampliar su balance y suba tipos a partir de julio. Esto se traslada a todos los bonos, con un aumento de los diferenciales. Las primas de riesgo periféricas aumentan, y la española ya está en 110 puntos, y estos ‘spreads’ se notan más cuando aumenta el perfil de riesgo.

Así, los emisores sin grado de inversión por parte de las grandes agencias de ‘rating’ son los que más sufren el cambio de tono de la política monetaria. Hasta el punto de que el mercado se secó en marzo y abril, y en mayo se han reactivado las emisiones, aunque aún hay menos papel de lo habitual. El índice Pan European High Yield de Bloomberg, que incluye los bonos corporativos sin grado de inversión, muestra cómo la prima de riesgo de este universo ha pasado de 330 puntos en enero a 530 puntos en mayo.

Entre medias, en febrero comenzó a subir y alcanzó un pico de 500 puntos el 7 de marzo, para recular después hasta los 400 puntos el 5 de abril. Después, ha iniciado otra tendencia al alza que continúa, con un repunte del 50% en un mes, pero muchos emisores ya no podían esperar más por necesidades de cubrir vencimientos o financiarse para lanzar papel al mercado, aunque sea bono basura y penalizado en la actualidad más que nunca.

Esta semana, Grecia emitió 7.000 millones a 10 años al 3,9%. En enero emitió 3.000 millones también a 10 años, pero con un cupón del 1,75%. Otro ejemplo del aumento de costes de financiación lo ha sufrido Carnival, el gigante estadounidense de cruceros, que ha colocado en mayo 1.000 millones en deuda subordinada con vencimiento en 2030 al 10,5%. Un año antes colocó 2.000 millones con vencimiento en 2029 al 6%.

Hay que tener en cuenta que “el ‘high yield’ tiene gran correlación con las acciones y ante las fuertes caídas estamos viendo una ampliación de primas de riesgo fortísimas, y todo sin que exista un incremento de 'defaults'/impagos que lo justifique, ni tan siquiera los resultados de las compañías”, comenta Rafael Valera, socio y gestor de renta fija en Buy&Hold. El experto en deuda opina que, “salvo que se cumplan los peores augurios de recesión, estamos ante una gran oportunidad de inversión”.

Hay que tener en cuenta que el BCE no compraba ‘high yield’, pero al mantener tipos reducidos, había más demanda de inversores institucionales por este tipo de papel, con lo que se reducían las primas de riesgo. Víctor Alvargonzález, socio y fundador de Nextep, cree que la deuda sin grado de inversión no es inmune a los cambios en la política monetaria.

Foto: Foto: iStock.

“Si los bancos centrales pasan de comprar bonos de forma masiva a venderlos, esto afecta a todo tipo de bonos, pero incluso más a los corporativos, puesto que el volumen de negociación de los corporativos, y muy especialmente de los ‘high yield’, es mucho menor que el de las grandes emisiones de deuda pública”, añade el experto.

El fundador de Nextep recuerda que cuando hay compras de deuda por parte de los bancos centrales y aumenta así la demanda privada en alto rendimiento, se nota más porque “es un mercado muy estrecho, y cuando se retiran también se nota”. Además, prosigue, “cuando los bancos centrales cambian su política monetaria y no solo dejan de comprar bonos, sino que además deciden subir los tipos de interés, producen como efecto secundario una disminución del crecimiento económico. En ese contexto, hay empresas que empiezan a vender menos o incluso que tienen problemas, cosa que se nota especialmente en las empresas que para financiarse tienen que emitir bonos con altos intereses, precisamente porque les resulta difícil financiarse a precios más bajos. En otras palabras, ante una posible recesión, son la parte más débil de la cadena del crédito”.

Los tipos de interés ya suben en todos los segmentos del mercado, y en especial en donde hay menos calidad crediticia. Después de dos meses de sequía, el mercado de ‘high yield’ se está reactivando. El papel disponible aún es menor que antes, mientras se normaliza el mercado con costes de financiación superiores en un 50% a los niveles previos a la guerra.

Política monetaria Prima de riesgo Banco Central Europeo (BCE) Bonos corporativos Tipos de interés
El redactor recomienda