Es noticia
Menú
Familias y empresas realizan un ahorro récord en depósitos durante la ómicron
  1. Mercados
INCERTIDUMBRE Y MENOS CONSUMO

Familias y empresas realizan un ahorro récord en depósitos durante la ómicron

Los hogares y el sector empresarial elevaron en 32.262 millones su ahorro en cuentas corrientes y depósitos. En empresas, es el mayor aumento de la historia

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La variante ómicron ha obligado a las familias y las empresas españolas a realizar el mayor ahorro de su historia. Los hogares incrementaron el volumen ahorrado en cuentas corrientes y depósitos en 15.176 millones en diciembre, mientras que en las sociedades no financieras el aumento fue de 17.086 millones, coincidiendo con el aumento de casos por coronavirus, los confinamientos, la caída de las ventas minoristas y la suspensión de viajes y cenas de Navidad.

La campaña navideña fue un desastre a efectos económicos. Los continuos máximos históricos de contagios se tradujeron en menor actividad económica. En un mes en que suele haber más ingresos, por las pagas extra, por ejemplo, y también más gasto, falló la segunda parte de la ecuación. Tanto empresas como hogares incrementaron su ahorro en cuentas y depósitos.

Foto: Una mujer, en un supermercado de Madrid. (EFE/Chema Moya)

El volumen de depósitos de las familias españolas cerró el pasado año en 958.900 millones, según los datos publicados este lunes por el Banco de España. Se trata de un nuevo máximo histórico, como también ocurre con las empresas, que alcanzan los 322.700 millones. En el caso de las familias, hay un aumento del 12,6% o de 106.958 millones desde febrero de 2020, antes del confinamiento. En las sociedades no financieras, es del 28,1% o 70.915 millones.

Este crecimiento sin precedentes se produce por varios motivos, aunque la remuneración del ahorro no es uno de ellos. Al contrario. Las empresas, en gran medida, pagan por estos depósitos tipos de hasta el 0,5%, por los tipos negativos que marca el Banco Central Europeo (BCE) y que penalizan el exceso de liquidez de la banca.

Los bancos han trasladado este ‘impuesto’, que sirve para penalizar que el dinero esté parado y fomentar que se invierta o preste, a las empresas, administraciones públicas e inversores institucionales como los fondos. El grado en que cobran depende de la vinculación. A empresas que son buenos clientes por crédito o gestión de su operativa se cobra menos que a las que el único contacto con el banco es una cuenta corriente. Pero se cobra de forma generalizada.

Por ahora, la banca no ha dado el paso de cobrar a las familias, salvo excepciones y para grandes saldos. ING cobra 10 euros mensuales a clientes sin nómina u otros ingresos domiciliados y en cuya cuenta hay más de 30.000 euros. BBVA cobra un 0,3% anual en saldos por encima de los 200.000 euros, dejando exentos los primeros 100.000 euros. Bankia se sumó, pero finalmente se integró en CaixaBank.

En cualquier caso, los depósitos a los hogares tienen una remuneración ponderada del 0,04%. Lo que en términos reales supone perder poder adquisitivo. Tanto cuando la inflación era más baja como ahora que se ha disparado. Aproximadamente, la inflación se ha comido 70.000 millones de riqueza de los hogares.

Aun así, el volumen de depósitos sigue subiendo. Cuando empezó la pandemia se aceleró esta dinámica, que ya se estaba produciendo en hogares, y emergió en empresas. Es fácil explicar que la incertidumbre causada por el covid, el cierre del ocio y las restricciones a los viajes aplicaron negativamente sobre las decisiones de gasto, mientras que el esquema de protección pública y privada con ERTE, moratorias y créditos alivió el impacto en los ingresos. Para las empresas, hubo una petición masiva de liquidez con aval público a través del ICO para evitar cualquier crisis al respecto.

Foto: iStock.

Pero las restricciones se han aliviado y, con altibajos, ha habido una tendencia ascendente. Aunque no en todos los meses. Y casi coincide con la evolución del coronavirus. Entre mayo y noviembre, el ahorro en cuentas corrientes y depósitos permaneció casi constante en las familias, mientras que apenas hubo cambios en las empresas entre junio y noviembre.

En diciembre, sin embargo, se ha disparado el ahorro conservador. En las empresas, ha sido récord histórico. En las familias, es el octavo registro más alto. Normalmente, hay aumentos de los depósitos en junio y diciembre, coincidiendo con las pagas extraordinarias. En junio de 2018, junio de 2019 y diciembre de 2006, antes de la burbuja, hubo aumentos de más de 20.000 millones cada mes. En diciembre de 2020, en otra ola de contagios y antes de las vacunas, con nuevas restricciones, hubo un incremento de 16.677 millones.

En los meses de junio de 2007 y 2006, y en diciembre de 2018 y 2021, los aumentos han estado por encima de los 15.000 millones. En este último caso, es un incremento significativo sobre volúmenes que ya eran de máximos históricos. La variante ómicron elevó los contagios, confinamientos e incertidumbres, y esto se ha traducido en un nuevo repunte de la tasa de ahorro de las familias, amenazando la recuperación por una menor proporción marginal al consumo, con un desplome del 3,3% en las ventas minoristas.

La variante ómicron ha obligado a las familias y las empresas españolas a realizar el mayor ahorro de su historia. Los hogares incrementaron el volumen ahorrado en cuentas corrientes y depósitos en 15.176 millones en diciembre, mientras que en las sociedades no financieras el aumento fue de 17.086 millones, coincidiendo con el aumento de casos por coronavirus, los confinamientos, la caída de las ventas minoristas y la suspensión de viajes y cenas de Navidad.

Inflación Depósitos
El redactor recomienda