Es noticia
BBVA compra el 50,15% de Garanti con un descuento del 68% sobre su inversión inicial
  1. Mercados
OPA POR EL 50,15% QUE NO CONTROLA

BBVA compra el 50,15% de Garanti con un descuento del 68% sobre su inversión inicial

El banco invertirá hasta 2.249 millones en su opa por el 50,15% del banco turco, en contraste con los 7.042 millones invertidos para tener el 49,85% actual

Foto: Carlos Torres, presidente de BBVA, y Onur Genç, consejero delegado. (EFE)
Carlos Torres, presidente de BBVA, y Onur Genç, consejero delegado. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

BBVA dobla su apuesta en Turquía. El banco empleará parte de su capital sobrante, después de la venta de su filial en Estados Unidos, para financiar una operación pública de adquisición (opa) sobre el 50,15% que no controla en Garanti, su filial turca. Gastará hasta 2.249 millones, en contraste con los 7.042 millones invertidos entre 2010 y 2017 para construir la participación actual del 49,85%. La diferencia es de 4.793 millones, aunque si se tiene en cuenta la cotización actual, sería de 5.644 millones. Supone un descuento del 68% respecto a la inversión en tres tandas para comprar la mitad inicial del banco turco.

El banco presidido por Carlos Torres opta por crecer en Turquía, mercado muy conocido por Onur Genç. El ejecutivo nació en el país otomano, donde fue responsable de McKinsey y vicepresidente de Garanti, antes de pasar en 2017 a ser CEO de BBVA USA durante un año, previamente a ser elegido por Torres por sorpresa consejero delegado del grupo.

Onur Genç puso en jaque las negociaciones de fusión con Sabadell y ha conseguido que, finalmente, parte del exceso de capital que los analistas han recomendado que gaste lo haga, a las puertas de su Investor Day, en Garanti. Lo hará con el valor de la filial en mínimos por la caída continuada de la lira, del 82,6% desde el 2 de noviembre de 2010, cuando entró en Garanti.

Foto: Sede corporativa del BBVA en Madrid. (EFE/Emilio Naranjo)

Los números ya dan pistas sobre las implicaciones contables de la operación. BBVA ha invertido 7.000 millones para comprar una mitad y, ahora, con una prima del 34% sobre la cotización actual, gastará un máximo de 2.249 millones de euros. Hace 11 años adquirió el 24,9%, para lo que pagó 4.195 millones a Dogus y GE Capital. La inversión respondió a una visión positiva de Francisco González que se ha ampliado con Carlos Torres y Onur Genç.

Cuando un banco adquiere otro por debajo del valor en libros, genera fondo de comercio negativo o ‘badwill’, que es un beneficio contable. La idea que subyace a esto es que hay una ganancia implícita en la operación, porque se supone que la contabilidad refleja el valor del negocio. Estos apuntes contables han engordado desde la gran crisis financiera los beneficios de los bancos más activos adquiriendo otras entidades. El año pasado, CaixaBank obtuvo un ‘badwill’ de 4.300 millones. Pero desde BBVA explican que ahora no se producirá debido a que ya consolidan Garanti, salvo en beneficios, habiendo así un tratamiento contable diferente.

Y eso que, pese a la prima del 34% que asume en la opa (la oferta es de 12,2 liras por acción), la inversión total será de 2.249 millones bajo el supuesto de una aceptación del 100% y, por lo tanto, la compra del 50,15%. Habría, aun así, un descuento del 33% respecto al valor en libros de esta participación, que es de 3.370 millones.

Foto: Carlos Torres, presidente de BBVA, y Onur Genç, CEO. (EFE)

Por otro lado, BBVA tiene contabilizada la participación del 49,85% por 3.800 millones en patrimonio. Esta cifra se ha ido reduciendo paulatinamente. En 2019, era de 4.200 millones. Aunque ya contrasta con los 7.042 millones, sigue lejos del valor de mercado de Garanti.

La opa lanzada por BBVA valora el banco turco en 4.484 millones, y su participación actual en 2.235 millones, en contraste con los 3.800 millones que figuran en los libros. Las actualizaciones de estos registros no van contra la cuenta de pérdidas y ganancias, sino contra el patrimonio, afectando al capital. El banco tiene intención de actualizar el valor en libros. Si lo hace con el precio de la opa, tendrá que asumir un deterioro de 1.623 millones en la participación que ya tiene, pero incrementaría la participación hasta el 100% y, por lo tanto, hasta 4.484 millones.

Más riesgo en emergentes

Turquía ha cambiado mucho desde 2011: con la primera compra de acciones luego llegaron más en 2015 y 2017. Ya no es una economía emergente con inflación controlada y crecimiento sostenido, cada vez más cercana a la Unión Europea. Con Recep Tayyip Erdogan al mando, y con un golpe de Estado fallido de por medio, ha aumentado la tensión política con Europa, la inflación subyacente (sin energía ni alimentos perecederos) oscila entre el 15% y el 20% y la inestabilidad de la política económica se traduce en la debilidad de la lira. De hecho, Erdogan ha sembrado más incertidumbre en el banco central con despidos e injerencias.

En la parte positiva, Torres y Genç defienden el liderazgo de Garanti en Turquía, el potencial de crecimiento de la economía con su situación geográfica, los lazos comerciales o la pirámide demográfica. Asimismo, recuerdan que es una economía poco bancarizada, lo que aporta potencial a largo plazo para la entidad.

Pero el perfil de riesgo de la entidad ha aumentado con esta operación, y es lo que ha interpretado el mercado con el castigo bursátil. El coste del capital es la rentabilidad exigida por los inversores, y se mueve en la banca española entre el 8% y el 10%. BBVA ya tenía un coste del capital superior a la media por su exposición a las economías emergentes, lo que provocó antes del covid que, pese a tener una rentabilidad sobre fondos propios (ROE) mayor que Santander o CaixaBank, no los superara en la misma magnitud en la cotización, según la métrica de precio de la acción respecto al valor en libros.

Foto: Carlos Torres, presidente de BBVA. (EFE/Fernando Villar)

Así, BBVA se ha desprendido de Estados Unidos y, pese a que negoció con Sabadell una fusión y ha lanzado una estrategia digital en Italia, se vuelve hacia los emergentes. Y lo hace hacia uno de los países que despiertan mayor incertidumbre para el mercado. El peso de Turquía en el beneficio entre enero y septiembre fue del 16%. Con los mismos resultados y una participación del 100%, habría sido del 27%. El principal mercado sigue siendo otra economía emergente, como es México, con el 48,6% este año.

De hecho, si BBVA pasa a controlar el 100% de Garanti, el peso de los negocios no emergentes, principalmente España y una partida de otros negocios (también habría exposición a emergentes, pero no se contabiliza en este cálculo), no llegaría al 15% si se tiene en cuenta el beneficio de los nueve primeros meses de 2021.

Genç aseguró este lunes ante los analistas que el perfil de riesgo del banco no cambia, en el sentido de que las métricas que usa BBVA son como si tuviera el 100%. En este sentido, hay un incentivo regulatorio para la operación, ya que se contabiliza el 100% de los activos ponderados por riesgo (APR), pero solo un 70% del capital de los minoritarios, por lo que el impacto de la operación en capital sería de 1.400 millones en vez de 2.249 millones. Y, hasta ahora, solo se tiene en cuenta el beneficio que corresponde de la participación, el 49,85%. La propia regulación, por lo tanto, incentiva este tipo de operaciones.

Foto: Carlos Torres (i) y Onur Genç (d), presidente y CEO de BBVA, respectivamente. (EFE)

Con más exposición a Turquía, hay mayor capacidad de generar ingresos en un país con tipos de interés más elevados, lo que se traduce en más beneficios si la lira lo permite, aunque los analistas ponen el foco en que también más coste del capital. El aumento de la participación en Garanti “genera más preguntas y podría aumentar el coste del capital de todo el grupo”, advierten los analistas de Morgan Stanley.

En el banco de inversión norteamericano, calculan que BBVA tiene un exceso de capital de 5.000 millones para 2022, o 190 puntos básicos de capital de máxima calidad (CET1 ‘fully loaded’), y ya ha desplegado 1.500 millones con la recompra de acciones, a lo que se sumarían ahora hasta 2.249 millones.

En Alantra, destacan la destrucción de valor que ha provocado la inversión de BBVA en Garanti durante la última década. “La acumulación de más beneficios por acción se compensará con un mayor coste de capital”, aseguran los analistas de la entidad española. Bestinver también incide en un perfil de riesgo más elevado.

Garanti tiene una cuota de mercado del 20% entre los bancos privados en Turquía, con una plantilla de 21.651 empleados en septiembre (en España, el banco cuenta con 27.387 en septiembre, a falta de la salida de 2.935 personas en el ERE acordado este año). Asimismo, tiene 5.535 cajeros automáticos y 1.007 oficinas.

BBVA dobla su apuesta en Turquía. El banco empleará parte de su capital sobrante, después de la venta de su filial en Estados Unidos, para financiar una operación pública de adquisición (opa) sobre el 50,15% que no controla en Garanti, su filial turca. Gastará hasta 2.249 millones, en contraste con los 7.042 millones invertidos entre 2010 y 2017 para construir la participación actual del 49,85%. La diferencia es de 4.793 millones, aunque si se tiene en cuenta la cotización actual, sería de 5.644 millones. Supone un descuento del 68% respecto a la inversión en tres tandas para comprar la mitad inicial del banco turco.

Francisco González Venta
El redactor recomienda