¿Es irracional que haya un billón de euros parados si puede subir la inflación?
  1. Mercados
FINECT

¿Es irracional que haya un billón de euros parados si puede subir la inflación?

Esta pérdida de poder adquisitivo millonaria para los hogares españoles nos lleva a pensar que no se están comportando de manera muy racional con su dinero

Foto: (Pixabay)
(Pixabay)

Los hogares españoles ya tienen casi un billón de euros en depósitos y cuentas. En concreto, 942.580 millones de euros, según los datos del Banco de España, con un tipo de interés medio ponderado del 0,06%. La nada. Si además lo ponemos en relación con el aumento de la inflación, ya pasa a ser el drama.

Esta pérdida de poder adquisitivo millonaria para los hogares españoles nos lleva a pensar que no se están comportando de manera muy racional con su dinero. ¿Cómo puede haber aumentado en 100.000 euros el dinero en depósitos en un año, cuando supone perder poder adquisitivo? ¿Cómo es posible que la gente no invierta mucho más para intentar mantener la capacidad de compra de su dinero? ¿Se trata de un comportamiento irracional?

Cualquiera de los que tenemos relación con el mundo de la inversión, ya seamos periodistas, gestores, economistas o analistas, estaríamos tentados de responder que sí, que se trata de un comportamiento que solo se explica porque la gente no piensa, no tiene en cuenta el coste de oportunidad de ese dinero apolillado. O porque no tiene cultura financiera. ¿Pero es irracional su comportamiento?

Foto: Foto: iStock.

Depende de lo que entendamos como irracional, claro. Por ejemplo, para Nassim Nicholas Taleb, probablemente, no lo sería. En su libro 'Jugarse la Piel', el autor de 'El Cisne Negro', defiende que “la racionalidad de una acción solo puede juzgarse en términos evolutivos”. Es decir, si nos sirve para mantenernos vivos y evitar la ruina, ya sea física o de la billetera. Y, para defender esta visión, utiliza en parte una frase de Warren Buffett, el mejor inversor de todos los tiempos, “para ganar dinero, primero tienes que sobrevivir”.

Colchones cada vez más mullidos...

Y quizá esto es lo que persiguen los ahorradores y las familias que están acumulando reservas en sus cuentas corrientes, depósitos o debajo de la cama. A la angustia consustancial humana de quedarte sin parné para alimentar a la tribu, se ha unido el tremendo shock del confinamiento.

Muchos ciudadanos han experimentado en carne propia que un suceso altamente inesperado, como una epidemia global, puede provocar que durante tres o cuatro meses no puedan abrir sus tiendas o perder una buena parte de sus nóminas e ingresos. Han experimentado que necesitan colchones de liquidez mucho mayores de lo que antes pensaban. Que conviene prepararse mejor para evitar la ruina si llega otro suceso grave, parezca improbable o no.

Según la tesis de Nassim Taleb, por lo tanto, estaríamos ante un comportamiento absolutamente racional. Incluso, se podría pensar, aceptando que se puede perder un poco de poder de compra cada año por estas decisiones. Esto ya supondría en sí mismo una acción racional. En el fondo, es lo mismo que hacemos cuando pagamos un seguro. ¿Es irracional contratar seguros?

Otra cosa es el precio que nos cueste para el riesgo que supone la amenaza a cubrir. Y aquí es donde en los hogares sí convendría hacer el ejercicio de cuánto es suficiente para garantizar esa estabilidad, cuánto tendríamos que tener totalmente apartado, sin tocar, por lo que pueda pasar.

Porque si no lo hacemos, si simplemente se acumula dinero sin pensar cuánto sería realmente suficiente para evitar la ruina, entonces estaremos pagando un precio muy alto para protegernos frente a un riesgo que quizá no valga tanto dinero.

…Pero también cada vez más caros, puede que demasiado

Tener como colchón de emergencia 6 meses de gastos fijos a unos le puede sonar a suficiente y a otros poco. Quizá para personas con trabajos poco estables o para un autónomo, sería más apropiado pensar en 12 meses al menos. O incluso 18. Pero probablemente, si se pasa de esas cifras o de los 24 meses, ya sería pagar demasiado. Es decir, demasiado dinero por el ‘por si acaso’ con el que estamos perdiendo la oportunidad de sacarle partido.

Para los que hagan el cálculo y ya estén contentos con su colchón, ¿qué alternativas hay para intentar sacar rentabilidad sin asumir demasiado riesgo? Muy pocas. “En el entorno de tipos de interés actual, no vemos opciones de que vuelvan cuentas remuneradas o depósitos con rentabilidades atractivas, para ello la única opción que tenemos es invertir y ello conlleva más riesgos”, explica Borja Nieto, fundador de Micappital.

Cuidado con el dinero por el ‘por si acaso’ con el que estamos perdiendo la oportunidad de sacarle partido

¿Están preparados para ello los ahorradores que tienen puesto su foco en la supervivencia? “El problema es que mucha gente se está animando a invertir por no ver un 0% de interés en su cuenta corriente e invierten en productos que en el pasado han dado mucha rentabilidad, olvidándose de que también hay momentos de caídas”, añade.

Por eso, Nieto aconseja pensar muy claro antes de invertir, valorar el plazo para esa inversión, su perfil de riesgo y, lo más importante, si son capaces de aguantar una caída pronunciada en los mercados. “Es mejor dormir tranquilo con tus inversiones que estar todo el día preocupado por ello”, concluye.

Las opciones, de menos a más…

¿Queda algo sin riesgo? Por un lado, hay entidades españolas con ofertas puntuales en cuentas remuneradas, como la cuenta al 1% de MyInvestor o la cuenta nómina de Bankinter. Y otras, que se van lanzando periódicamente, como en los últimos meses Deutsche Bank y Renault Bank, entre otras.

En el mundo de los depósitos, el inversor también puede acceder ahora a productos de entidades financieras europeas, más o menos especializadas, que ofrecen un rendimiento por encima de la liquidez. Todas ellas, cubiertas hasta 100.000 euros por los fondos de garantía de depósitos de sus respectivos países.

Más allá, ya solo queda la inversión, asumiendo más o menos riesgo. Pero que, tal como están los mercados, implicaría destinar un peso de al menos el 20% de la cartera a renta variable, para optar a poder superar la inflación.

Si no se quiere asumir riesgos, la decisión seguirá siendo igual de racional, el cliente preferirá la tranquilidad de ver su dinero estable en el banco. Pero, eso sí, debe ser consciente de que puede estar pagando un precio extraordinariamente alto por ese seguro. Y en la parte que exceda el colchón de emergencias, destinarlo a inversión, según su perfil de riesgo.

¿Cuánto ganaría invirtiendo mis ahorros en un depósito?

Inflación Hogares Tipos de interés Banco de España Warren Buffett Cuentas remuneradas Cuentas nómina