El gas sube hasta un 16%: Putin cierra el grifo a Europa y Noruega sale al rescate
  1. Mercados
DE CARA AL INVIERNO

El gas sube hasta un 16%: Putin cierra el grifo a Europa y Noruega sale al rescate

Gazprom no aumentará los suministros a la UE, pese a que las reservas de gas están en mínimos de la última década. El estado nórdico, en cambio, aumentará sus exportaciones

Foto: Una planta de almacenamiento de gas cerca de Mánchester (Reino Unido). (Reuters)
Una planta de almacenamiento de gas cerca de Mánchester (Reino Unido). (Reuters)

El juego de la energía siempre ha sido geopolítico, pero aún más cuando la situación resulta desesperada. Y la de Europa, que ha visto un incremento histórico de los precios del gas en los últimos meses, empieza a serlo. El presidente ruso, Vladimir Putin, está dispuesto a jugar todas sus cartas para dejar claro de quién dependen las calefacciones del Viejo Continente. Este lunes se ha sabido que Gazprom no suministrará gas adicional a la Unión Europea a través de Ucrania, una posibilidad que se contemplaba a partir de octubre. La noticia ha disparado los precios de la materia prima hasta un 16%, aunque ha venido acompañada de una buena nueva: Noruega sale el rescate y aumentará las exportaciones a su socio comunitario.

Según recoge Bloomberg, la empresa estatal rusa ha descartado esta opción tras los resultados de la última subasta. Todo indica que las entregas a través del gaseoducto Yamal-Europa también permanecerán estables, añade la agencia, ya que los operadores solo han reservado la capacidad ofrecida actualmente. Este lunes, los flujos a través de Mallnow (Alemania), donde termina el gaseoducto, se desplomaron, en otra señal de que Rusia está centrada en llenar sus propias instalaciones de almacenamiento.

Foto: Foto: iStock.

La situación empieza a ser preocupante, no solo por el encarecimiento de la materia prima, que está teniendo consecuencias nefastas para la economía —desde el encarecimiento de la luz en España hasta el desabastecimiento de carne en el Reino Unido—, sino por la situación de escasez que aventura un invierno con problemas de suministro. De momento, las reservas que se suelen acumular para hacer frente a la mayor demanda durante esta estación no están lo suficientemente llenas: solo al 72%, su dato más bajo para esta época del año en más de una década.

Ole Hansen, jefe de estrategia de materias primas de Saxo Bank A/S, advierte de que la situación no tiene visos de mejorar, "especialmente después de que Rusia no reservara ninguna capacidad adicional para a través de sus gasoductos hacia Europa". Por su parte, James Waddell, director de gas europeo de Energy Aspects en Londres, confirma la estrategia de Putin: "Probablemente forzará una importante caída interanual del suministro ruso este invierno".

Los mercados han reaccionado con nuevas alzas: Los precios del gas europeo de referencia negociados en los Países Bajos han subido hasta un 16%, batiendo la barrera de 75 euros el megavatio hora. Hace solo tres semanas, no llegaban a 50.

Noruega se ofrece a la UE

La estrategia rusa pasa por aumentar las reservas nacionales para ahogar a la Unión Europea, pero la tensión que se está viviendo en el ámbito internacional tiene otros factores. Entre ellos, el aumento de las exportaciones de gas natural licuado a Asia, con un intenso tráfico de buques con destino China debido al incremento de la demanda, o la menor producción en Estados Unidos por culpa de algunos fenómenos meteorológicos recientes, como la tormenta Nicholas.

Foto: Ilustración del gas. (Reuters)

En ese contexto tan complicado, Bruselas ha encontrado un aliado. El grupo energético Equinor ha anunciado este lunes que ha recibido permiso del Estado noruego, su principal accionista, para aumentar las exportaciones de gas en dos de sus yacimientos con vistas al suministro al mercado europeo.

Los campos de gas de Oseberg y Troll, ambos situados en la plataforma continental noruega, podrán producir cada uno 1.000 millones de metros cúbicos más a partir del 1 de octubre. Ese incremento conjunto representa un 1,8% del total de las exportaciones noruegas de gas en 2020, según datos oficiales.

El segundo mayor proveedor de gas en Europa después de Gazprom ha explicado en un comunicado que, en el caso del yacimiento de Oseberg, la producción se incrementará de 5.000 a 6.000 millones de metros cúbicos, y en el de Troll, de 36.000 a 37.000.

Foto: Planta de gas natural licuado. (Reuters)

"Creemos que esta medida es muy apropiada, ya que Europa afronta un mercado inusualmente reducido para el gas natural. En Equinor trabajamos para aumentar las exportaciones de nuestros campos en la plataforma continental noruega", ha declarado Helge Haugane, vicepresidente de la división de gas de la firma.

Noruega es el tercer mayor exportador de gas del mundo, tras la propia Rusia y Catar. Putin tiene la sartén por el mango, pero la UE también tiene alternativas: el suministro desde el país nórdico cubrió en 2020 entre el 20 y el 25% de la demanda comunitaria, y reportó al Estado unos ingresos de 11.346 millones de euros.

Noruega Vladimir Putin Exportaciones Gas natural Unión Europea Gas natural licuado (GNL) Energía
El redactor recomienda