División absoluta con la bolsa europea: entre un 'rally' histórico y una decepción total
  1. Mercados
No hay consenso

División absoluta con la bolsa europea: entre un 'rally' histórico y una decepción total

Algunos, como BoA, recortan previsiones, otros, como Goldman, las suben. Los analistas no tienen claro qué pasará con Europa, o la encumbran como la estrella de 2021 o auguran caídas

Foto: Bolsa de Madrid (EFE)
Bolsa de Madrid (EFE)

Pocas veces los analistas habían estado tan divididos, y el motivo tiene nombre propio: Europa. Los inversores, gestores e instituciones no tienen claro si el Viejo Continente aún tiene fuelle para seguir con su acelerada recuperación o si, por el contrario, comienza una tendencia a la baja. Las conclusiones están tan alejadas que mientras algunos defienden que ya se ha tocado techo y bajan sus recomendaciones, otros las suben aludiendo a que sus precios están baratos en comparación con un Wall Street que todos los días alcanza un nuevo máximo histórico.

En lo que llevamos de 2021, el principal índice de Europa, el Eurostoxx 50 acumula un alza del 17%. Se trata de una cifra cercana pero inferior por dos puntos a la del S&P 500, principal índice de Wall Street. Ambos superando ampliamente las cifras que se están dando en Asia, donde la Bolsa de Tokio apenas ha subido un 1,2% este año y el principal selectivo de China se deja cerca de un 6%.

Desde el principio de la crisis, el Viejo Continente lleva ya una revalorización bursátil de más del 60% y está en máximos históricos. Este 'rally' vio su culmen en los últimos resultados empresariales. En ellos, “superaron ampliamente las previsiones”, según comentan A&G y Renta4. Esto provocó que su beneficio por acción se disparase y ofreciese mejores datos que las empresas de EEUU, disparando el optimismo.

Ahora, la situación ha cambiado y hay argumentos para todos los gustos. Los analistas, principalmente, se refugian en tres posturas:

  1. Llega una época de contracción y estamos realmente frente a un cambio de ciclo a corto y medio plazo porque el crecimiento europeo está tocando techo.
  2. Llega un momento de fragilidad por el repunte del covid y el repliegue de las compras de los bancos centrales. Estas dos cosas se traducirán en un golpe inmediato, pero que, con el tiempo, solo será un paso atrás para dar dos adelante.
  3. Solo habrá retrocesos muy limitados vinculados a la toma de beneficios, pero Europa aún tiene mucho recorrido y se posiciona como la mejor región en renta variable de cara a los próximos años.

Vuelven las ‘vacas flacas’

La principal voz del pesimismo ha sido Bank of America. El fondo de inversión ha rebajado su recomendación de positiva a neutral en su último informe, publicado este 14 de agosto, donde deja claro que su punto de vista ha cambiado. En el propio escrito, los analistas dejan claro que mantienen ese neutral dándole un voto de confianza a Europa, pero la duda con la que abren es: “¿Ha llegado el momento de pasar a negativo la renta variable europea?”.

El motivo por el que no empeoran aún más sus perspectivas es que creen que las empresas seguirán marcando buenos beneficios en sus cuentas, aún con el recuerdo de la última temporada de resultados, que fue especialmente buena. Sin embargo, ven dos problemas: la desaceleración económica y la caída en las compras del Banco Central Europeo, proceso que la Fed ya debate empezar a poner en marcha este mismo año.

"Vemos un mercado plano a corto plazo, con un retroceso desde el cuarto trimestre en adelante”

Respecto a lo primero, BoA cree que “durante este tiempo los mercados europeos se han beneficiado de una recuperación económica muy acelerada”, pero “creemos que el macrociclo global ha alcanzado su punto máximo y vemos una caída para la zona del euro y los PMI”. Con estas previsiones, ven un “mercado plano a corto plazo, con un retroceso desde el cuarto trimestre en adelante”.

Sobre el fin de las compras del BCE, desde BoA apuestan por que los bonos mejoren ampliamente su rentabilidad a medida que los banqueros centrales vayan dejando de comprar deuda de sus países al ritmo que lo hacen actualmente. Este es su escenario base e implicaría que los inversores pueden encontrar un refugio más favorable comprando bonos que antes no tenían y, por lo tanto, una alternativa a los mercados de renta variable, desincentivando sus subidas.

Los gestores también echan un jarro de agua fría a los optimistas. En la última encuesta sobre confianza de los inversores europeos, tan solo el 44% de las gestoras e inversores europeos creía que va a aumentar más el crecimiento en los próximos 12 meses. Se trata de una cifra excepcionalmente baja comparada con la de julio, que era de más del 80%.

[Consulte aquí la cotización del Ibex y los principales índices europeos]

Este cambio tan brusco se debe, en buena medida, a la proliferación de nuevas variantes del covid y al hecho de que, a pesar de la campaña de vacunación, siga habiendo problemas con el virus.

En la misma encuesta, ya alcanza el 56% la idea de que “el ciclo económico de crecimiento alcanzará su pico este año”, y más del 40% cree que el 'rally' en bolsa terminará esta recta final de 2021.

Europa seguirá a velocidad de crucero

Al otro lado del Atlántico, tanto Moody’s como Goldman Sachs piensan bastante diferente. Creen que 2021 va a ser para los inversores un año recordado por el buen desarrollo de Europa. De hecho, Goldman ha revisado al alza sus expectativas y, si antes afirmaba un retorno del 10% en los próximos 12 meses si invertías a día de hoy, ahora espera entre un 13 y un 14%. Pero es que también ha aumentado drásticamente las cifras de beneficio por acción (BPA), aumentándolas un 60%, lo que implicaría que superaría las cifras de 2019 por un 15%.

Moody’s, por su parte, añade otro factor por el que los inversores llegarían en masa ahora en detrimento de EEUU: el precio más bajo. “Con los inversores globales infraponderados estructuralmente en Europa, existe un amplio margen para que la reciente racha de entradas persista durante mucho más tiempo si la narrativa de inversión sigue siendo atractiva”. Habla también de que, por primera vez en 20 años, la renta variable europea podría superar a la de Estados Unidos.

El analista en jefe para la bolsa europea prosigue diciendo que “creemos que el impulso económico positivo de la región podría continuar en 2022”, ya que “el sector privado está ansioso por gastar, los bancos emergen de la crisis en buena forma y la postura fiscal es firmemente a favor del crecimiento”.

Foto: EC Diseño.

Juan José Fernández-Figares, Link Securities, a pesar de que cree que sí veremos un “pequeño” correctivo muy breve, lo enmarca en un contexto de toma de beneficios, pero “a medio plazo creemos que el buen fondo que muestran los mercados permitirá a la renta variable de la región seguir subiendo”. Y se remite a los resultados y a las buenas cifras de vacunación para mantener el criterio de que Europa tendrá un 2021 muy bueno.

Respecto a los contagios y su influencia en la bolsa, Magdalena Bassi, miembro del equipo de Gestión de Patrimonios de A&G Banca Privada, explica que “el aumento en el índice de contagios por la variante delta no ha generado gran preocupación en las economías desarrolladas, dados el alto índice de vacunación y las escasas restricciones”. Donde sí es un problema es en “los países emergentes y especialmente en Asia”, pero “no vemos un efecto contagio de China hacia los mercados desarrollados”.

Bassi prosigue: “Vemos probable que los resultados de la segunda mitad del año continúen siendo positivos, aunque el ritmo de revisiones se desacelerará, dadas las altas expectativas que hay actualmente. Este movimiento da soporte a las valoraciones de la bolsa”. Y remarca que “en caso de darse correcciones concretas”, las entenderán como oportunidades y “las aprovecharemos para reforzar posiciones” en un mercado que tenderá al alza.

Viene un golpe, pero se superará

Hay algunos analistas que bajan el optimismo por las cifras, pero mantienen una perspectiva positiva. Asumen que viene un golpe, pero que solo será un alto en el camino ante una tendencia a medio-largo plazo positiva. Así lo piensa Allianz Global Investors: Ann-Kathrin Petersen, economista para la UE, admite que viene “una base débil debido a una batalla prolongada y desafiante entre las infecciones por coronavirus”. Sin embargo, la campaña de vacunación europea se ha acelerado considerablemente (más del 70% de la población adulta vacunada). En este espíritu, "los mejores indicadores económicos en la eurozona (y el Reino Unido) contrastaron con las cifras más débiles en los EEUU, Japón y China".

Prosigue diciendo que “la fuerte aceleración del crecimiento (que ha sucedido hasta ahora) debería ofrecer un apoyo cíclico decente para mantener los beneficios empresariales”. Las ganancias “están a la cabeza en lo que respecta a la rentabilidad de las acciones en 2021”. “Viene un golpe, pero se superará”.

Desde Pimco, comparten este optimismo, aunque sea menor del que tenían hace no tanto. Explican que su principal escenario cuenta con “que continúe la recuperación económica (y, consecuentemente, la buena evolución bursátil)” pero a un ritmo "más moderado". Sin embargo, destacan que esperan que la mayor volatilidad que puede llegar se vea reflejada en los mercados y esperan movimientos más bruscos en los próximos meses.

Pocas veces los analistas habían estado tan divididos, y el motivo tiene nombre propio: Europa. Los inversores, gestores e instituciones no tienen claro si el Viejo Continente aún tiene fuelle para seguir con su acelerada recuperación o si, por el contrario, comienza una tendencia a la baja. Las conclusiones están tan alejadas que mientras algunos defienden que ya se ha tocado techo y bajan sus recomendaciones, otros las suben aludiendo a que sus precios están baratos en comparación con un Wall Street que todos los días alcanza un nuevo máximo histórico.

Inversores Wall Street Bancos centrales Recuperación económica Bank Of America
El redactor recomienda