Los inversores aparcan el temor a la inflación y llevan el interés de los bonos a mínimos
  1. Mercados

Los inversores aparcan el temor a la inflación y llevan el interés de los bonos a mínimos

Los inversores se han lanzado por la deuda pública en lo que parece reflejar los nuevos temores en la eurozona ante la influencia de las nuevas variantes sobre la recuperación

Foto: iStock
iStock

En pleno proceso de recuperación pospandemia, los estímulos económicos lanzados por los diferentes bancos centrales del mundo han permitido una progresiva remontada. Sin embargo, el fantasma de la inflación sobrevuela el mercado. Los bancos centrales aseguran que la inflación es transitoria, pese a un repunte más alto de lo esperado debido a los cuellos de botella en las cadenas de suministro y el alza de los precios de la energía y las materias primas.

A pesar de este contexto, los inversores se han lanzado por la deuda pública en un movimiento que parece reflejar los nuevos temores económicos en la eurozona, ante la influencia de las nuevas variantes sobre la recuperación. Este jueves, el interés del ‘bund’, el bono alemán a diez años, de referencia en la eurozona, caía por primera vez en cinco meses por debajo del -0,5%. Y aunque este viernes repuntaba hasta el entorno del -0,46%, se mantiene muy lejos del -0,1% que llegó a superar a mediados de mayo.

Del mismo modo, la rentabilidad del bono soberano español descendía el jueves hasta su nivel más bajo desde febrero: un 0,197%, antes de repuntar este viernes a niveles cercanos al 0,24%, impulsada por el buen dato de empleo de Estados Unidos. Con todo, desde mediados de mayo, ha recortado más de 35 puntos básicos, lo que refleja una creciente demanda, que hace caer las rentabilidades, una situación contraria a la que se vivió en los primeros meses de 2021, cuando las preocupaciones inflacionistas impulsaron las rentabilidades de los bonos.

Foto: Christine Lagarde. (EFE)

Esta situación se enmarca no solo en un contexto de incertidumbres económicas, a causa del persistente impacto del coronavirus, sino también de mayor confianza en que los bancos centrales mantendrán una política de estímulos monetarios y tipos de interés bajos -que favorece unas rentabilidades bajas- por un tiempo prolongado, pese a las presiones inflacionistas actuales. El mes pasado, sin ir más lejos, se conocía el cambio de estrategia del BCE al fijar su objetivo de inflación en un 2%, pero con cierta tolerancia a la posibilidad de superar esos niveles, lo que significa un mayor margen para los estímulos.

“Seguramente la inflación va a seguir sorprendiendo a los diferentes agentes económicos, puesto que aún están siendo trasladados aumentos de precio desde la empresa hacia el consumidor final”, estima Thor Vega, gestor de renta fija de A&G. Bert Flossbach, cofundador y gestor de Flossbach von Storch se muestra cauto y estima que es pronto para saber si la inflación es temporal o “señal del inicio de una nueva era de inflación” y que habrá que esperar hasta que “desaparezcan las alteraciones ocasionadas por la pandemia”.

Por su parte, Erik Weissman, jefe de Economía de la gestora MFS, sostiene que la inflación bajará “casi seguro” más de lo que estamos viendo ahora. “Sospecho que dentro de seis o doce meses se verá una cifra bastante inferior al 5,4%”, prevé.

La Fed seguirá la misma estela: mantener los tipos de interés (0-0,25%) y reiterar que la inflación no ha venido para quedarse

En ese entorno, Vega considera que los bancos centrales “controlarán e intervendrán la curva de rentabilidades para dar la sensación al mercado de que la normalización de tipos se está llevando a cabo”. Eso sí, a un ritmo ordenado, “un eufemismo para decir que no permitirán rápidas subidas de los tipos”, matiza.

Mientras, la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) seguirá la misma estela: mantener los tipos de interés (0-0,25%) y reiterar que la inflación no ha venido para quedarse. A esta política de tipos cero, la Fed ha sumado un plan de compra de bonos por valor de 120.000 millones de dólares al mes. Con este paquete de estímulos masivos y una rápida campaña de vacunación, las previsiones auguran, en algunos casos, un crecimiento interanual del PIB de hasta el 6%

Para Stefan Hofrichter, responsable global de Economía de Allianz, lo importante para el inversor es preservar el poder adquisitivo con fuentes de rentabilidad adicionales, de cara a enfrentarse a ese posible aumento de la inflación en lo que queda de año (y a que no sea transitorio). Hofrichter señaló también en el encuentro de ‘perspectivas del segundo trimestre’ la conveniencia de recordar que los recortes de estímulos de la Reserva Federal (Fed) podrían aumentar la volatilidad de los mercados. Un recorte que el mercado prevé para 2022, siguiendo un enfoque más ‘dovish’, y al que seguiría, más adelante, una bajada de los tipos. Aunque habrá que esperar a Jackson Hole a finales de agosto para ver si se da algún cambio significativo en sus políticas y los inversores reaccionan en consecuencia.

Foto: Istock Opinión

Ante esa posibilidad y dado el interés que muestran en las últimas semanas los inversores por la deuda, desde Flossbach advierten de que quienes apuestan por los bonos ‘seguros’ de los estados soberanos “pagarán el precio”. La firma añade que, debido a la ausencia de intereses, ya no se puede calcular cuánto dinero apartar para poder vivir de esos intereses seguros y que los bonos corporativos tampoco proporcionan ya unos rendimientos altos. Además, opina que “en lugar de asumir la realidad, muchos inversores esperan que vuelvan los buenos tiempos” y que, con el aumento de la inflación, quizás “despierten de su letargo”.

“Los inversores están considerando cada vez más la posibilidad de mantener activos que mitiguen el impacto de la volatilidad del mercado en sus carteras”, explica el director asociado de Wisdom Tree, Mobeen Tahir. Esto equivale a apostar por la calidad de la renta variable, por ejemplo, y así protegerse contra los altos niveles de inflación.

Inflación Reserva Federal Bancos centrales Tipos de interés Bonos corporativos Banco Central Europeo (BCE) Inversores Eurozona