El BCE abre la puerta a diseñar nuevos estímulos monetarios
  1. Mercados
ELEVA EL OBJETIVO DE INFLACIÓN AL 2%

El BCE abre la puerta a diseñar nuevos estímulos monetarios

El banco central ha revisado su estrategia para blindarse con más flexibilidad y mantener el apoyo monetario a la economía más tiempo

placeholder Foto: La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, plasma su firma sobre el nuevo billete de 20 euros. (EFE)
La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, plasma su firma sobre el nuevo billete de 20 euros. (EFE)

Cambio histórico del Banco Central Europeo (BCE). Aunque esperado, y más suave que en la Reserva Federal (Fed), la revisión estratégica de la autoridad monetaria supone un giro sin precedentes en que los miembros más proclives a la política de estímulos (palomas) han ganado la partida a los ortodoxos (halcones).

El BCE decidió por unanimidad, según explicó su presidenta, Christine Lagarde, modificar el objetivo de inflación, que seguirá midiendo con el IPC, aunque ampliando la vigilancia del mercado de la vivienda. Pasa de que se sitúe cerca, pero por debajo, del 2% en el medio plazo, a una meta sintética del 2%. Es decir, se perseguirá esta ratio y se permitirán desviaciones temporales al alza o a la baja, como está ocurriendo este año con el repunte de los precios por el efecto comparativo con el año pasado y por las materias primas. El BCE prevé, de hecho, que toque el 3% interanual a finales de 2021.

Foto: Christine Lagarde, presidenta del BCE. (EFE)

El banco central señaló que el instrumento principal de política monetaria sigue siendo la fijación de tipos de interés, aunque también utilizará indicaciones sobre la orientación futura de la política monetaria (‘forward guidance’), compras de activos y operaciones de financiación a más largo plazo (LTRO para la banca).

No obstante, el Consejo de Gobierno también “seguirá respondiendo con flexibilidad a los nuevos retos a medida que se presenten y considerará, conforme sea necesario, nuevos instrumentos de política para lograr su objetivo de estabilidad de precios”. Esto es, el BCE abre la puerta al diseño de nuevos estímulos monetarios.

Foto: Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo. (EFE) Opinión

“Lagarde está dejando la puerta abierta a nuevas acciones contundentes, en caso de que la inflación a medio plazo no mejore en los próximos trimestres. El programa especial de compras contra la pandemia (PEPP) se ha definido como ‘contundente’. Como tal, no nos sorprendería si el BCE mantiene una herramienta similar (o ajusta el programa de compras APP en consecuencia) hasta que la inflación se mueva consistentemente al 2% en el medio plazo. Las palomas dentro del BCE (es decir, Panetta y Lane) lograron claramente lo que a menudo han señalado”, resume Annalisa Piazza, analista de MFS Investment Management.

La nueva orientación de política monetaria se traducirá en un periodo más amplio de estímulos, según vaticinan los análisis de los bancos de inversión y gestoras realizados tras este cambio. “El cambio más trascendental de la revisión —la nueva meta de inflación— imprime un sesgo netamente ‘dovish’ a la guía de política del BCE”, opina Olivia Álvarez, analista de Monex Europe.

Foto: Christine Lagarde. (EFE)

“La implicación directa en términos de política monetaria apunta hacia una mayor acomodación en el contexto de inflación persistentemente baja en la eurozona. Al subir la barra para la normalización de la política monetaria y dado el amplio volumen de acomodación actual, este cambio de meta probablemente se traduce en una expansión monetaria más prolongada en el tiempo. Aunque el cambio no es una sorpresa para los mercados, la modificación de la meta sienta las bases para un rol más activo de la política monetaria en el panorama actual”, agrega Álvarez.

El cambio, no obstante, es más “una evolución que una revolución”, apuntan en Oxford Economics. “Los ajustes son, en general, sensatos, aunque cautelosos, y podrían generar una respuesta política más rápida, contundente y más persistente a los futuros choques económicos”, agregan.

El BCE también ha incorporado los riesgos climáticos en la estrategia monetaria, incluyendo el análisis de compras de bonos corporativos. “En lo relativo al mercado de bonos, el anuncio en sí mismo podría tener un efecto de señalización y, en consecuencia, afectar a los precios”, advierte Ulrike Kastens, economista de DWS.

Banco Central Europeo (BCE) Política monetaria Inflación Tipos de interés Christine Lagarde
El redactor recomienda