El mercado agudiza la pataleta tras la Reserva Federal en plena cuádruple hora bruja
  1. Mercados
VENCIMIENTOS DE CONTRATOS Y OPCIONES

El mercado agudiza la pataleta tras la Reserva Federal en plena cuádruple hora bruja

Mientras las bolsas caen con fuerza, los inversores se deshacen de sus bonos a corto plazo para refugiarse en los de vencimientos a largo. El debate sobre la política monetaria se intensifica

placeholder Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Jornada de volatilidad en el mercado tras una semana intensa. Las bolsas tanto de Europa como EEUU caen con fuerza este viernes, a la vez que los inversores se deshacen de sus bonos a largo plazo para comprar en cambio deuda a corto. Una serie de desarrollos que se dan en el mercado en pleno debate sobre la posición de los bancos centrales y la recuperación económica tras la crisis económica. Para más agravante, este viernes se produce la cuádruple hora bruja que marca una serie de vencimientos que suelen causar volatilidad en los mercados.

En Wall Street, el S&P 500, índice bursátil de referencia y con gran peso de las empresas tecnológicas se deja en torno a un 0,9% al cierre de la sesión. En Europa, el Eurostoxx 50 cae un 1,88%, mientras que el Ibex 35 pierde casi un 2%. En el mercado de bonos, el ‘treasury’ a largo plazo (10 años) reduce la rentabilidad hasta cotizar en un tipo del 1,5%. En cambio, el bono a corto plazo (dos años) sube a su vez con fuerza hasta una rentabilidad del 0,25%. En Europa, el bono alemán cae en tipo en todos los vencimientos, pero con pérdidas más acuciantes en las duraciones largas. Una tendencia que achata las curvas de la deuda: los inversores venden bonos a corto plazo para refugiarse en los bonos a largo.

Foto: EC.

El entorno ‘macro’ es complejo. Los datos de inflación empiezan a presionar la narrativa de los bancos centrales, cuyo objetivo principal es la estabilidad de los precios (es decir, controlar la inflación o deflación), pero que insisten en que, en el actual contexto de recuperación económica, es demasiado pronto para ni siquiera hablar reducir estímulos. Sin embargo, una restricción de la política monetaria, como la subida de tipos, sería a su vez la medida habitual para combatir la inflación. Parte del debate se forma en torno a si este repunte de los precios es una cuestión puntual o si, en cambio, tiene recorrido a medio plazo.

Mientras que el Banco Central Europeo (BCE) evita hablar de subidas de los tipos de interés o de reducción en la inyección de estímulos, la Reserva Federal apuntó el miércoles en su diagrama de puntos a dos subidas de tipos de interés en 2023 (si bien también reiteró que no está en sus planes restringir su política monetaria a corto plazo).

Los datos macroeconómicos apuntan a un buen ritmo en la recuperación de las economías de Occidente, con las campañas de vacunación acompañando estas perspectivas. Sin embargo, la crisis todavía no ha terminado. Por ejemplo, este viernes, el propio BCE ha anunciado que ampliaba hasta 2022 la relajación de ciertas exposiciones del cálculo de su ratio de apalancamiento, justificando que las circunstancias siguen siendo “extraordinarias”. En un contexto de recuperación que sigue abierto, el debate de cuándo y cómo comenzar a retirar las redes de seguridad económica se vuelve delicado.

Mientras, las distintas partes siguen echando leña al fuego. Por ejemplo, el presidente del Banco de la Reserva Federal de San Luis, James Bullard, que el próximo año votará en la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), ha reconocido que el repunte de la inflación ha sido más fuerte de lo esperado y que el debate acerca de la retirada de estímulos está abierto con la posibilidad de subir tipos incluso en 2022.

Todo este entorno se da, además, en la segunda cuádruple hora bruja, que se produce en el tercer viernes de cada trimestre. En esta jornada, coinciden los vencimientos de futuros y opciones sobre índices bursátiles y acciones. Un fenómeno que, por tanto, suele causar una elevada volatilidad en los mercados.

Reserva Federal Inflación Crisis Inversores Bancos centrales Banco Central Europeo (BCE) Ibex 35