El BCE revisa al alza sus previsiones de PIB e inflación, pero mantiene sus estímulos
  1. Mercados
ESPERA UNA ACELERACIÓN DEL CRECIMIENTO

El BCE revisa al alza sus previsiones de PIB e inflación, pero mantiene sus estímulos

La autoridad monetaria ha repetido el mensaje sobre el ritmo de compras de deuda que incluye una aceleración en el próximo trimestre

placeholder Foto: Christine Lagarde, presidenta del BCE. (EFE)
Christine Lagarde, presidenta del BCE. (EFE)

El Banco Central Europeo (BCE) ha mantenido el ritmo de compras actuales pese a la mejora de las expectativas macroeconómicas. La autoridad monetaria consolida el perímetro de las compras en 1,85 billones (millones de millones) y seguirá realizándolas hasta finales de marzo de 2022 y, "en todo caso, hasta que considere que la crisis del coronavirus ha terminado". Sin embargo, el BCE ha revisado sus proyecciones sobre crecimiento e inflación al alza.

De esta forma, no hay un paso atrás en la proyección de seguir engordando su balance, que supera los siete billones. El Consejo de Gobierno espera, además, que las compras netas en el marco del programa especial de compras contra la pandemia (PEPP, por sus siglas en inglés) continúen durante el próximo trimestre "a un ritmo significativamente más elevado que en los primeros meses de este año".

En la rueda de prensa posterior, Christine Lagarde, presidenta del BCE, ha señalado que esperan que la economía se acelere en la segunda mitad del año con un aumento de las expectativas de la inflación subyacente, aunque seguirán siendo de un incremento moderado. Pero para el inicio de 2022 el BCE proyecta una moderación según se disipen "factores temporales" que presionan el crecimiento de los precios al alza. De hecho, Lagarde ha querido recordar que Estados Unidos y la eurozona son "historias diferentes", tras el dato de inflación del 5% en Estados Unidos que es el más alto desde 2009.

Foto: Sede del BCE

Lagarde indicó que el análisis económico del BCE incluye un retroceso del PIB del 0,3% en el primer trimestre que sitúa la producción en un 5,1% por debajo respecto al cuarto trimestre de 2019, antes de la pandemia. "Las encuestas a empresas y consumidores y los indicadores de alta frecuencia apuntan a una importante mejora de la actividad en el segundo trimestre", expuso la presidenta.

El banco central ha revisado sus proyecciones al alza. Ahora, prevé una expansión del PIB real del 4,6% en 2021, del 4,7% en 2022 y del 2,1% en 2023, respecto al 4%, al 4,1% y al 2,1% respectivamente que esperaba en marzo. "Esperamos que la actividad económica se acelere en la segunda mitad de este año a medida que se levanten restricciones", explicó Lagarde. Asimismo, pidió a los estados usar "de forma productiva" los fondos Next Generation acompañados de "políticas estructurales que mejoren la productividad".

Con la inflación, que es lo que más preocupa al mercado, también hay revisiones al alza. La autoridad monetaria prevé una inflación del 1,9% en 2021, del 1,5% en 2022 y del 1,4% en 2023. Así, eleva la estimación para 2021 y 2022 respecto a la que tenía en marzo, en el 1,5% y 1,2% respectivamente, manteniendo la de 2023. "Las perspectivas de inflación se han revisado al alza en gran parte debido a factores temporales y una mayor inflación en los precios de energía", ha expuesto Lagarde. Si se descuentan la energía y los alimentos perecederos, la inflación subyacente se espera que se sitúe en 1,1% en 2021, en el 1,3% en 2022 y en el 1,4% en el año siguiente, también con revisiones al alza.

Tipos al 0%

El BCE también ha señalado en su comunicado que los tipos de interés se mantienen sin cambios en el 0% en operaciones principales de financiación, en el 0,25% en facilidad marginal de crédito y en el -0,5% en facilidad de depósito. Los tipos seguirán en estos niveles, o en inferiores, hasta que "se observe una convergencia sólida de las perspectivas de inflación hacia un nivel suficientemente próximo, aunque inferior, al 2%".

Foto: Empleados de una fábrica en China. (EFE)

El banco central insiste en que realizará las compras "con flexibilidad", lo que facilitará la "transmisión fluida de la política monetaria". No obstante, si las condiciones de financiación favorables pueden mantenerse con unos flujos de compras de activos que no agoten la dotación del PEPP durante el horizonte previsto de las compras, no será necesario agotarlo. Dicha dotación "puede recalibrarse si es necesario". Al PEPP se suman las compras netas en el marco del programa de compras de activos (APP) que seguirán con 20.000 millones mensuales. El BCE también seguirá proporcionando liquidez con operaciones de financiación a más largo plazo a la banca (TLTRO III).

La reunión de este jueves es importante para los inversores ante las expectativas de inflación, que han aumentado en los últimos meses. El crecimiento de los precios alcanzó el 2% interanual en la eurozona en mayo por primera vez desde 2018, lo que supone llegar al objetivo que tiene la autoridad monetaria para el medio plazo. No obstante, se compara con un periodo deflacionario en el que la economía estuvo paralizada. La duda, así, es si es una cuestión coyuntural o estructural. El mercado había especulado con un posible cambio o mensaje acerca del plan de compras de activos.

Hasta ahora, el BCE ha adquirido 1,115 billones (millones de millones) de euros con su plan de compras de emergencia contra la pandemia (PEPP, por sus siglas en inglés). El perímetro de compras proyectado por el BCE hasta 2023 alcanza los 1,85 billones. "Cualquier discusión sobre el programa sería prematura", indicó Lagarde.

Banco Central Europeo (BCE) Inflación Tipos de interés
El redactor recomienda