La banca acelera la emisión de deuda ante el miedo a un repunte de tipos
  1. Mercados
CON EL RETORNO DE LA INFLACIÓN

La banca acelera la emisión de deuda ante el miedo a un repunte de tipos

Las entidades han completado más de la mitad de sus planes de financiación para 2021. Están adelantando las emisiones por el retorno de la inflación

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El retorno de la inflación se ha convertido en el tema central en los mercados financieros. Los emisores ya tienen miedo a un repunte en los tipos que tensione sus colocaciones en los próximos meses y eleve el coste de financiación. En el sector financiero, los grandes bancos esprintan para adelantar sus objetivos para el conjunto del año.

Con esta premisa trabajan los bancos colocadores. “Nuestra recomendación es aprovechar esta ventana de mercado al máximo hasta septiembre, ya que entonces podríamos ver más volatilidad en tipos por el posible mensaje de ‘tapering’ [retirada de estímulos] por parte de los bancos centrales”, arguye Jesús Garrido, director de Mercados de Deuda de ING Iberia.

Foto: Foto: iStock.

Este jueves, el Banco Central Europeo (BCE) celebra una nueva reunión de política monetaria y los inversores han puesto la cruz en el calendario, ya que habrá nuevas previsiones económicas. El mercado espera una revisión al alza en las expectativas de crecimiento y de inflación que, de hecho, alcanzó el 2% interanual que persigue la autoridad monetaria.

Si bien la comparativa interanual se compara con un entorno de economía paralizada y deflación, para los fondos la inflación ya es el principal riesgo a gestionar, como muestra la encuesta mensual de Bank of America Merrill Lynch. Mientras economistas, asesores financieros y gestores analizan si estas presiones inflacionistas son coyunturales o estructurales y si los bancos centrales modificarán el rumbo de estímulos ultraexpansivos, los bancos han acelerado con sus planes de emisiones.

El segmento financiero es el más activo dentro del sector privado, con colocaciones para diversificar su fuente para obtener liquidez con financiación mayorista y también por exigencias regulatorias para tener un colchón adicional de capital. En este sentido, las grandes entidades españolas ya han completado más de la mitad de sus objetivos para 2021.

placeholder Christine Lagarde, presidenta del BCE. (EFE)
Christine Lagarde, presidenta del BCE. (EFE)

En el caso de Banco Santander, que es el que más tiene que colocar, ya ha llegado al 75%. Entre enero y marzo, captó 8.400 millones, según la presentación del grupo cántabro a los analistas. En abril y mayo, Santander ha seguido acudiendo a los mercados de capitales, llegando a cubrir hasta tres cuartas partes de su objetivo, que estaba entre 18.500 y 25.500 millones, según la previsión que publicó en diciembre.

Por ahora, el miedo a un incremento de los tipos y al repunte de los bonos soberanos no se ha traducido en un coste relevante para los emisores financieros. El banco presidido por Ana Botín emitió en mayo CoCos (instrumentos AT1, los de más riesgo) por valor de 1.000 millones en dólares y de 750 millones en euros, con un 4,75% y un 4,125% respectivamente de cupón, coste más reducido que otras emisiones vivas de estas características. El banco también ha pedido prestados en los dos últimos meses 465 millones en francos suizos en deuda preferente, y 600 millones en libras en deuda sénior no preferente. Dentro del grupo, la división de Santander Consumer colocó 500 millones en euros y emitió más de 100 millones en coronas suecas.

Foto: Sede del Banco Sabadell

CaixaBank, por su parte, ha acudido este año a los mercados de capitales cinco veces, de ellas, tres entre mayo y junio. En total, ha captado 3.761 millones, con tres emisiones de 1.000 millones en euros y otras dos en divisa extranjera. El banco catalán con sede social en Valencia tanteó por primera vez otros mercados con emisiones en libras esterlinas y francos suizos.

BBVA tiene en 2021 menores necesidades de financiación que los otros dos bancos. La entidad colocó 1.000 millones en deuda sénior preferente en marzo, y tiene previsto realizar emisiones de hasta 2.000 millones en deuda sénior preferente y no preferente. No obstante, los analistas consideran que el banco podría optar por dejarlo en una única emisión adicional.

Foto: inversiones-banco-central-europeo-mercados-bra

La entidad, que ya ha integrado a Bankia, ha realizado cuatro de las cinco emisiones con formato de bono verde. Mientras que, por tipo de riesgo, cuatro son sénior no preferente y otra subordinada. En el primer trimestre, el banco presidido por José Ignacio Goirigolzarri había colocado 2.000 millones y tenía previstas emisiones de entre 2.500 y 3.000 millones para el resto del año, además de una cantidad adicional para refinanciar vencimientos (1.100 millones en el conjunto del año). Así, ha cubierto ya entre el 62% y el 67% de sus necesidades.

Banco Sabadell, por su parte, ha realizado dos emisiones relevantes este año, de 500 millones en cada caso. Una de deuda subordinada Tier 2 y otra de AT1, ambas para cumplir los requisitos del supervisor (MREL). Menos activo hasta ahora ha sido Bankinter, que tiene el foco puesto en la segunda mitad del año, cuando espera hacer una emisión de entre 500 y 750 millones.

“Los emisores financieros siguen teniendo acceso a fuentes de financiación en estupendas condiciones ligadas a las políticas monetarias expansivas que aún lleva a cabo el BCE, mientras no vivimos, al menos aún, un rebote económico que haga que, por el lado del activo, las entidades vean incrementar sus balances en respuesta al esperado mayor dinamismo de la economía, que llegará más pronto que tarde”, opina Jesús Sáez, responsable de mercado de capitales para sector público y financiero en España de Natixis.

Sector Financiero Inflación Banca Tipos de interés
El redactor recomienda