Air France y Lufthansa calientan las cuentas de IAG con ansias de capital y pesimismo
  1. Mercados
PRESENTA ESTE VIERNES

Air France y Lufthansa calientan las cuentas de IAG con ansias de capital y pesimismo

Tras llevar a cabo sus ampliaciones de capital esta primavera, las otras dos grandes aerolíneas europeas ya han presentado resultados. El caso de IAG es algo diferente

placeholder Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Las grandes aerolíneas europeas calientan la presentación de resultados de IAG. Después de que los accionistas de la alemana Lufthansa hayan aprobado el martes una ampliación de capital de 5.500 millones de euros, Air France - KLM ha especificado este jueves, tras ampliar pérdidas en su presentación de resultados, que también valora más propuestas de recaudación de fondos para aprobar en la próxima junta de accionistas. La franco holandesa también amplió capital esta primavera.

Una serie de movimientos que preceden la presentación de resultados de IAG este viernes, en un momento en el que el sector se prepara para una reapertura de los viajes internacionales plagada de incertidumbres. De todas formas, el caso de la británico española es diferente al de sus vecinas (por la ausencia de grandes rescates públicos), y las subidas en bolsa de sus acciones parecen apuntar a que el mercado descarte que IAG también tenga que tomar medidas drásticas en los próximos meses para blindar su balance, aunque algunos analistas lo sigan mencionando en sus informes.

Después de que Lufthansa confirmase sus intenciones de pedir al mercado más dinero en abril, los accionistas le respondieron con caídas del 3% en bolsa, aunque finalmente la propuesta ha sido aprobada en la junta de accionistas de este martes. De hecho, la compañía gana en bolsa un 7% este año. La medida tiene intención de reducir el peso del Gobierno en la aerolínea (un 20%) y así contribuir a devolver el rescate de 9.000 millones de euros del año pasado. En otro orden de cosas, la aerolínea recortó sus pronósticos de capacidad para 2021 la semana pasada, reduciendo de todas formas las pérdidas (con un EBIT negativo de 1.114 millones de euros) en el trimestre tras un recorte de la plantilla del 19%.

[IAG: el mercado confía en tener un billete a la recuperación]

Por otro lado, está el caso de Air France - KLM, que este jueves ha presentado resultados. La aerolínea ha registrado un aumento de las pérdidas que va desde los 815 millones del primer trimestre de 2020 hasta los 1.180 millones en el arranque de este año. La compañía llevó a cabo una ampliación de capital de 4.000 millones de euros en abril, propuesta que fue recibida con subidas en bolsa. El Gobierno francés participó en la operación, duplicando su participación hasta un 30%.

Asimismo, el grupo dice en el comunicado de los resultados que “se están considerando nuevas medidas de capital o cuasicapital” para fortalecer el balance. “Se presentarán resoluciones extraordinarias en la próxima junta de accionistas con la intención de dar al consejo más flexibilidad para restaurar el capital e iniciar la refinanciación gradual de las ayudas del Estado y restaurar los ratios de endeudamiento”, concreta la aerolínea en sus resultados.

El caso de IAG, que presenta las cuentas del primer trimestre antes de la apertura del mercado de este viernes, es diferente. Si bien es cierto que el Estado, a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), acudió a la última ampliación de capital, lo hizo de forma mucho más contenida, pasando de tener un 2,7% del capital a diluirse hasta un 2,5% tras desembolsarse casi 70 millones de euros. En este sentido, la aerolínea hispano británica se diferencia de sus vecinas por esa ausencia de inyecciones de capital ingentes por parte de las arcas públicas durante la crisis, aunque sí ha recibido préstamos en sus filiales, como en British Airways. Además, el Gobierno español acudió al rescate de Air Europa con 475 millones de euros para que, posteriormente, Iberia y esta aerolínea firmasen una compraventa de 500 millones.

De todas formas, IAG ya viene de orquestar una ampliación de capital de 2.742 millones de euros el pasado otoño ―operación que para algunos analistas sigue estando muy reciente como para pensar en nuevas solicitudes de dinero al mercado―. El mercado alaba el balance de la aerolínea respecto a otras competidoras del mercado, aunque también hay firmas que no descartan el riesgo de que la matriz de Iberia o Vueling tenga que volver a recurrir a este tipo de medidas en los próximos meses, sobre todo en un entorno que sigue siendo incierto para los operadores de viajes internacionales. De momento, con todo, IAG aguanta en unas ganancias del 42% en lo que va de 2021.

En España, el Gobierno ha asegurado que levantará a partir de la semana que viene el estado de alarma, liberando al país de una batería de normas de restricción a la movilidad (aunque abriendo también la puerta a una potencial situación de desorden en las medidas de contención del virus). Por otro lado, la Unión Europea trabaja en las condiciones en la que los viajeros podrán entrar y salir del país, abriéndose ya a la idea de que los tripulantes vacunados puedan moverse con facilidad. En este entorno, aerolíneas como IAG esperan con ansias la resolución sobre el semáforo de viajes del Gobierno de Reino Unido en los próximos días, sobre todo dado el peso de British Airways en la parrilla de marcas de la compañía.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Air France Lufthansa IAG Aerolíneas