Fondos indexados para empezar a invertir: preguntas y respuestas para principiantes
  1. Mercados
FINECT

Fondos indexados para empezar a invertir: preguntas y respuestas para principiantes

Se trata de fondos que replican la evolución de un índice concreto. Es decir, si uno compra un fondo indexado del S&P 500, el producto tendrá prácticamente la misma evolución

placeholder Foto: (iStock)
(iStock)

¿Por qué en España hay tantos millones de euros aparcados en depósitos y cuentas corrientes cuando ya no ofrecen rentabilidad? Cuando preguntas a los ahorradores, se repiten dos respuestas: por un lado, el miedo a equivocarse y perder dinero; por otro, no saber ni por dónde empezar por la tremenda cantidad de opciones que hay y lo complicadas que parecen a priori.

Sólo en fondos de inversión, en España se comercializan más de 33.000 productos distintos si se tienen en cuentas las distintas participaciones. Imagine una estantería con 33.000 libros… ¿Cómo elegir uno interesante? Sobre todo, cuando las temáticas resultan abstractas y poco familiares. La buena noticia es que cada vez hay opciones más sencillas para iniciarse de modo fácil.

Una de ellas, los fondos indexados, que cada vez están llegando a un mayor público. Pude vivirlo en primera persona esta semana, durante un directo en el que participé en el canal en Instagram de Natalia de Santiago, autora del libro Invierte en Ti. Hubo una enorme cantidad de preguntas sobre estos productos, que en EEUU han sido los grandes dinamizadores de la inversión popular en los últimos años.

He recogido algunas de ellas, para dar respuesta en este artículo y así solucionar dudas básicas a la hora de iniciarse en estos productos.

Foto: (Pixabay)
  • ¿Cómo funcionan los fondos indexados? ¿Qué tipos hay?

Se trata de fondos que replican la evolución de un índice concreto. Es decir, si uno compra un fondo indexado del S&P 500, la referencia de la bolsa estadounidense, el producto tendrá prácticamente la misma evolución que este mercado. Si se elige uno de bolsa mundial, como el MSCI World, obtendrá la misma ganancia o pérdida que una cesta con las mayores empresas del planeta. Los hay de tantos tipos casi como activos.

  • ¿Cuáles son las ventajas frente a los normales?

Simplicidad y precio. Mucha gente se bloquea a la hora de elegir un fondo tradicional por la amplia variedad de opciones. Por ejemplo, para invertir en bolsa europea, tendría que decidir entre centenares de productos distintos de decenas de entidades, cada una con su estilo de gestión y sus particularidades. Con los fondos indexados, casi daría igual el que elija, mientras replique el comportamiento de los principales índices europeos. La ventaja del menor coste también es tentadora: se puede contratar un fondo de bolsa europea desde sólo un 0,15%, frente a las cifras entre el 1% y el 2% que cobran muchos de gestión activa. Cuanto menor coste, más dinero invertido y más rentabilidad potencial...

  • ¿Y las desventajas?

Lógicamente, estos productos nunca lo harán mejor que el mercado. Siempre lo harán igual o unas décimas peor por los costes. Si un inversor consigue seleccionar un buen gestor activo, que supere de modo recurrente al mercado, podría obtener una mayor rentabilidad a largo plazo, que compensaría esa mayor comisión de gestión que se paga.

Es verdad que la mayoría de gestores no superan al mercado. A cinco años, sólo 1 de cada 4 gestores lo consigue en renta variable europea, según SPIVA. Pero si se encuentra a esos gestores, por complicado que sea, el inversor obtendrá más rentabilidad que el índice.

Otra desventaja es que se fía todo al consenso del mercado. El inversor está comprando siempre las acciones que están en el índice, sin reparar si están caras o baratas, porque cuando compramos un fondo indexado estamos comprando de facto todas las empresas que lo componen, sin distinciones. Si hay una burbuja en ese mercado, se están comprando todos los valores del índice a precios altos.

Foto: Foto: Pixabay.
  • ¿Pero qué ocurriría si un gran volumen de nuevos inversores nos acogemos a los índices? ¿Podría ser perjudicial para los beneficios a largo plazo?

Aunque la popularidad de la inversión indiciada no deja de subir, en mercado hay muchos tipos de actores. Desde los fondos tradicionales, hasta los más sofisticados (como los hedge funds), pasando por los propios dueños de las empresas, los grandes inversores institucionales, la inversion algorítimica… Siempre hay ineficiencias que alguien intenta encontrar y rentabilizar. El riesgo de que todo el mercado se vaya a inversión indexada, que efectivamente sería un problema si sucediera, es mínimo.

  • ¿Cómo escoger uno?

Como decíamos, aquí la tarea se simplifica de modo extremo en comparación con los fondos tradicionales. Lo único que se debe saber es en qué tipo de mercado se quiere invertir. Por ejemplo, si queremos invertir o no en bolsa americana, porque luego da prácticamente igual elegir el producto sobre el S&P 500 de Vanguard, Amundi, Blackrock, Fidelity u otros. Todos replicarán la evolución de ese índice.

  • ¿Y si no sé en qué mercados y qué cantidades de dinero invertir?

Aquí hay tres opciones. La primera sería la autodidacta, que implicaría formarse para ver el mejor reparto de la cartera por activos según el perfil de riesgo de cada persona; la segunda, buscar un asesor financiero, que tras analizar nuestras necesidades y nuestros objetivos, nos sugiera una composición de la cartera y los fondos a elegir; la tercera, elegir un “menú” ya creado, que básicamente es lo que hacen los gestores automatizados (conocidos como roboadvisors en el mercado anglosajón).

  • ¿Compensa invertir en fondos indexados a través de carteras de gestión automatizada?

Para los que buscan comodidad extrema, sí. Simplemente tienen que rellenar un cuestionario y se les sugiere una cartera según su perfil de riesgo. Una vez la elige, ya no tiene que preocuparse de decidir los mercados en los que invertir, vigilar la diversificación, reequilibrar periódicamente las carteras… A cambio, lógicamente, tendrá una menor personalización y un coste superior porque tendrá que pagar por esos servicios. ¿Cuánto? El gestor automatizado más barato en España, MyInvestor, tiene un coste total del 0,42% (incluyendo las comisiones de los fondos en los que invierte), seguido de cerca por Indexa, Popcoin, Finizens o Inbestme, que rondan el 0,6%-0,7%.

Foto: Foto: Pixabay.
  • ¿Es más seguro invertir en los fondos de los bancos que en los indexados o en los gestores automatizados?

No. Igual. En todos los casos nuestro dinero está en fondos de inversión, que no están dentro del balance de las entidades financieras. En el caso de que el banco o la gestora quebrase, el dinero seguiría invertido en activos financieros. Sea cual sea la gestora, todos deben estar registrados para la venta en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

  • ¿Desde cuánto se puede invertir?

Directamente en fondos indexados, cada vez hay más entidades en España que ofrecen la opción de contratar estos productos sin mínimos, desde toda una variedad de entidades. Si se hace indirectamente, a través de un roboadvisor, se puede contratar carteras gestionadas a partir de 500 euros.

  • ¿Y es lo mismo fondos indexados que ETFs?

No, aunque son hermanos. Los dos tienen como única misión replicar los índices. Pero el ETF se compra y vende en bolsa como si fuera una acción, a diferencia del fondo de inversión. En España, además, la fiscalidad es mucho más ventajosa para los indexados, porque se puede traspasar el dinero de uno a otro sin tributar, mientras que en los ETF hay que pagar impuestos cada vez que se vende con plusvalías. Pero también hay carteras de ETFs organizadas para esquivar esa peor fiscalidad, como fondos que a su vez invierten en ETFs, como el servicio Smart Money de Caixabank o el Inversión Naranja Plus de ING Direct. Eso sí, con costes algo superiores.

  • ¿Cuánto dinero se puede ganar?

La rentabilidad dependerá de los fondos indexados que seleccionemos y, por lo tanto, de los activos, los mercados que elegimos y cómo los componemos (si lo hacemos nosotros). No es distinto en este sentido a la inversión en cualquier activo tradicional. En los últimos 120 años, con datos de JPMorgan AM, la renta variable estadounidense ha ofrecido una rentabilidad anualizada real del 6,7%; la renta fija de 2,2% y la liquidez del 0,6%. Pero por países las cifras habrían sido muy distintas y además, ya sabe, rentabilidades pasadas puede que no tengan nada que ver con rentabilidades futuras.

¿Cuánto puedo ganar invirtiendo a largo plazo?

Gestoras de fondos Fondos de Inversión
El redactor recomienda