S&P rebaja el 'rating' de ACS al borde del grado de especulación tras la venta de Thiess
  1. Mercados
PERSPECTIVA 'ESTABLE'

S&P rebaja el 'rating' de ACS al borde del grado de especulación tras la venta de Thiess

La firma argumenta que la cotizada del Ibex 35 ha aumentado su deuda y ve con malos ojos la venta del 50% de Thiess

Foto: (Reuters)
(Reuters)

La agencia de calificación crediticia S&P Global ha rebajado a la constructora ACS a una nota del BBB-, es decir, a un escalón del grado de especulación. La firma argumenta que la cotizada del Ibex 35 ha aumentado su deuda y ve con malos ojos la venta del 50% de Thiess. La perspectiva a futuro es 'estable'. La acción, sin embargo, ha subido un 2,23%.

"A nuestro parecer, la venta de Thiess reduce la escala del negocio de ACS y la diversidad y añade más complejidad a la estructura del grupo", explica S&P en su informe. Thiess es una de las principales mineras del mundo, con operaciones en Australia, Asia, África y el continente americano. "Creemos que las actividades de minerían han apoyado la diversificación del negocio de ACS y su margen de rentabilidad, y que complementan su negocio de construccion civil".

Como adelantó El Confidencial en octubre, ACS alcanzó un acuerdo con Elliott para venderle el 50% de la firma de minas por 1.000 millones de euros. "En nuestra opinión, el control compartido de Thiess da pie a preguntas sobre la relevancia estratégica de las actividades de minería en el grupo de ACS", matizan desde S&P. "No tenemos 'track record' al respecto de la efectividad de la gobernanza en la 'joint venture' y no vemos los intereses de Elliott y ACS alineados porque aquí Elliott es un impulsor financiero y no un socio estratégico".

Cerca de dos tercios del resultado bruto de explotación (Ebitda) de la filial australiana procedían del negocio de Thiess, en torno a 793 millones de euros en 2019 y a 755 millones en 2020, e incluso un tercio del Ebitda de ACS.

Foto: Foto: Reuters.

Por otro lado, S&P defiende que "los ingresos y flujo de caja en el cuarto trimestre de 2020 fueron más débiles de lo esperado, reflejando los contratiempos en los proyectos y una evolución pobre en lo que se refiere al capital circulante, aunque creemos que se recuperarán en 2021".

"Sin embargo, los parámetros ajustados de crédito probablemente no vuelvan a los niveles de 2019 debido a una deuda ajustada mayor e inversiones corporativas sostenidas, así como la remuneración al accionista", apuntan desde S&P. Los analistas de la agencia esperan que el ratio entre los los fondos de operaciones (FFO, por sus siglas en inglés) y la deuda sea de entre el 26% y el 29% entre 2021 y 2022, en comparación con el 11% en 2020 y el 32,4% de 2019.

La compañía disparó su deuda neta el año pasado hasta los 1.766 millones de euros, frente a los 54 millones en los que cerró el año anterior, por las inversiones acometidas en energía renovable y el aumento de la participación en la alemana Hochtief y la australiana Cimic.

Eso sí, S&P celebra los dividendos de Abertis como una fuente clave de caja en apoyo de los parámetros de crédito, a la vez que subraya la diversidad geográfica, exposición amplia por sectores y las reservas de pedidos.

Pese a todo, S&P sigue manteniendo a ACS en el grado de inversión, aunque a solo un escalón de caer al de especulación, y le otorga una perspectiva 'estable', confiando en que la compañía mantenga su ratio de deuda en niveles razonables.

En caso contrario, la agencia advierte de que seguirá rebajando su nivel crediticio. También lo hará si recibe menores dividendos de su participada Abertis o la venta de su negocio industrial a la francesa Vinci por 5.200 millones de euros redunda en una mayor debilidad para su negocio.

Sin embargo, "un compromiso claro de ACS con una política financiera más conservadora relacionada con las inversiones y la remuneración de los accionistas, así como unas métricas crediticias consistentemente más sólidas", favorecerían un alza de la calificación.

Rating