España, a tiro de opa: la mitad de las grandes cotizadas vale menos de 1.000 M y con descuento
  1. Mercados
FONDOS CON LIQUIDEZ EN MÁXIMOS

España, a tiro de opa: la mitad de las grandes cotizadas vale menos de 1.000 M y con descuento

Las empresas españolas se han convertido en un apetitoso bocado para todo el capital que hay fuera con ganas de encontrar oportunidades buenas, bonitas y baratas

placeholder Foto: Bolsa de Madrid. (EFE/Ana Bornay)
Bolsa de Madrid. (EFE/Ana Bornay)

No se han cumplido ni dos meses de 2021 y el mercado español ya ha asistido a dos opas por parte de inversores extranjeros. Las ofertas de Naturgy y Biosearch no han hecho sino poner sobre la mesa una realidad que viene gestándose a golpe de corrección desde hace tiempo, y no es otra que las empresas españolas se han convertido en un apetitoso bocado para todo el capital que hay fuera con ganas de encontrar oportunidades buenas, bonitas y baratas.

En el Mercado Continuo hay 59 empresas, la mitad del índice, que capitalizan menos de 1.000 millones. Pero no solo eso, en 2020, la Bolsa de Madrid registró una caída del 15% de la que solo ha recuperado un 1,5%, a pesar de que otros mercados europeos, como el alemán, acabaron remontando el año pasado para terminar con un saldo positivo del 2,96%, mientras que en el año acumula más de un 3%.

Pero el acercamiento al parqué patrio no es uniforme, y aunque son muchas las empresas españolas que se encuentran en situación de ser opables, hay que diferenciar los motivos que hay detrás. Es verdad que el fuerte castigo deja numerosas compañías a precio de ganga, pero también lo es que otros sectores se han beneficiado de la pandemia o del cambio de modelo energético y han subido mucho. Así pues, se pueden hacer dos grandes grupos en los que encajar las candidatas a ser compradas: empresas cíclicas con fuertes caídas y gran potencial de revalorización y aquellas que, aunque relativamente caras, pertenecen a sectores bien posicionados para el mundo pospandemia y que ofrecen la entrada en mercados muy específicos para grandes compañías.

Foto: Ilustración: EC.

Sectores muy castigados

De esta manera, en el primer grupo, destacan empresas del sector turístico, inmobiliario e, incluso, financiero. Es el caso de Colonial y Merlin Properties. "Es un sector afectado por la pandemia y posibles cambios de hábitos de compras y trabajo (teletrabajo, compra 'online'), pero cotizan con un gran descuento sobre su NAV que podría atraer interés de inversores ante un eventual control de la pandemia", explica a Cotizalia Nicolás López Medina, director de Análisis de Renta Variable de Singular Bank.

De hecho, ya el pasado mes de agosto, el fondo canadiense Brookfield mostró su interés sobre Merlin, que en 2020 acumuló un desplome del 38%, del que solo ha recuperado un 7,9% en lo que va de año. Con un potencial de retorno del 10%, el 65% del consenso de los analistas de Bloomberg recomienda comprar. Y es que la compañía cotiza a PER 10, cuando el PER medio del sector del 'real estate' en Europa se encuentra en 58,45 veces, con competidores como la francesa Gecina en 52 veces.

En el punto de mira también está Sabadell, que, según asegura el experto, es "una de las empresas más factibles de ser opada y, de hecho, están presionando a la cúpula del banco a fusionarse para evitar ser opada", asegura.

En cuanto al turismo, destacan Amadeus, NH Hoteles y Meliá, aunque sus posibilidades son bajas, por distintos motivos. En el caso de Amadeus, se trata de un gigante de más de 25.000 millones de capitalización que es más tecnológico que otra cosa. Según aseguran fuentes del sector, solo podría despertar el interés de otro gigante tecnológico, como pueda ser Google, que quiera meterse en el sector de viajes, lo que es algo poco probable.

placeholder Meliá Salinas. (Meliá)
Meliá Salinas. (Meliá)

En cuanto a las dos cadenas de hoteles, es verdad que cotizan a precio de saldo tras la fuerte sacudida sufrida por la pandemia del coronavirus. El principal escollo es que cuentan con accionistas de referencia que es muy complicado que quieran vender. Así, en NH Hoteles, es difícil que Minor Internacional se desprenda de la cadena española porque compró a un precio mucho más elevado, 6,3 euros por acción, que los niveles actuales, en torno a los 3,7 euros. No obstante, el grupo también afronta problemas financieros y podría necesitar acometer desinversiones, aseguran esas mismas fuentes.

Meliá, por su parte, es la eterna fija en las quinielas. No obstante, de las dos cadenas españolas, es la más interesante de comprar, porque sus activos se encuentran en zonas de costa mientras que NH cuenta con más hoteles urbanos y, por lo tanto, menos ligados a la recuperación del turismo. Sin embargo, los Escarrer no quieren vender y lo más probable es que vendan algunos activos para reducir su deuda, que el año pasado alcanzó los 600 millones de euros y que este año podría sumar en torno a otros 200 millones más.

Otro de los sectores en el punto de mira es el industrial, aunque tampoco es probable que atraiga opas por el mismo motivo que Meliá: las compañías se encuentran en manos de grupos familiares, largoplacistas y enamorados de su negocio que confían en su potencial. Y es que en España se pueden encontrar buenas compañías, empresas globales ligadas a sectores específicos que han sufrido mucho por la crisis, como Cie Automotive, Gestamp o Lingotes Especiales. En este sentido, fuentes de mercado apuntan más hacia Applus, que cayó un 20% en 2020 y cotiza por debajo de sus competidores.

Empresas bien posicionadas

El otro grupo lo conforman compañías a las que la pandemia les ha servido para posicionarse con fuerza de cara al mundo poscovid. Son, fundamentalmente, empresas pertenecientes al sector biotecnológico y al farmacéutico por un lado, y al relacionado con las energías renovables por el otro.

Así, aunque la farma y la bio tienen menos recorrido, ya que han sido las protagonistas de 2020 con fuertes subidas, son empresas pequeñas a muy pequeñas que podrían encajar en un grupo más grande que quiera entrar en un nicho específico de mercado. El mejor ejemplo de ello es la reciente oferta de Biosearch por un fondo irlandés, por la que ofrece una prima del 45% a pesar de estar cotizando a un PER de 82 veces.

Foto: Laboratorio de la compañía. (Biosearch)

Otra que puede estar en el disparadero es PharmaMar. Y es que, según explica Nicolás López, de Singular Bank, "es una compañía pequeña que tiene ya algunos productos en un área de interés como la oncología que podría en algún momento ser interesante para alguna farmacéutica de mayor tamaño".

En cuanto al sector de las renovables, lo cierto es que se beneficia por un lado del interés del inversor institucional en todo lo relacionado con los criterios ESG (medioambiental, social y gobierno corporativo, por sus siglas en inglés) y, por otro, de los fondos para la recuperación por la pandemia, que vendrán muy ligados a proyectos de transformación y sostenibilidad.

Pese a ello, es el sector donde hay menos valor en bolsa en comparación con compañías no cotizadas, especialmente en lo que a empresas puramente de renovables se refiere. Algunos nombres que podrían estar sobre la mesa son Solaria y Audax, pero cotizan a PER de 81 y 57 veces.

Finalmente, cabe destacar que algunas compañías del sector energético, como Red Eléctrica o Enagás, están muy baratas por la ausencia de expectativas de crecimiento en nuestro país. Podrían interesar a una gran compañía internacional con proyecto expansivo, aunque la acción de oro del Gobierno hace muy poco probable que pueda haber operaciones que vayan más allá de una participación minoritaria, como el caso de Naturgy.

Naturgy Inversores Oferta Pública de Adquisición (OPA)
El redactor recomienda