Christine Lagarde dice que el BCE vigila "de cerca" los bonos a largo plazo
  1. Mercados
CONDICIONES DE FINANCIACIÓN

Christine Lagarde dice que el BCE vigila "de cerca" los bonos a largo plazo

Este lunes, el rendimiento del bono español a 10 años se ha situado en la apertura en torno al 0,377%, su nivel más elevado desde septiembre del año pasado

placeholder Foto: (Reuters)
(Reuters)

La autoridad monetaria reitera el foco sobre la deuda. La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, ha asegurado este lunes que la institución que dirige está vigilado "de cerca" la evolución de los intereses de los bonos soberanos a largo plazo como parte de su política para evaluar si las condiciones de financiación de la economía siguen siendo "favorables".

Vigilar los rendimientos de activos clave del mercado es el trabajo del BCE, por lo que la francesa se limita a reiterar lo ya sabido por los inversores. Con todo, el hecho de que Lagarde haya tenido que abordar el tema en público es señal del foco que tiene actualmente el mercado en los movimientos de la deuda, especialmente tras la racha de ventas reciente. Hace unos meses, por ejemplo, a los inversores les preocupaba la fortaleza del euro, y la institución reiteró en comparecencias y comunicados rutinarios que también seguía de cerca el tipo de cambio.

Durante su intervención en una conferencia sobre la recuperación económica en el Parlamento Europeo, la presidenta de la autoridad monetaria ha asegurado que el BCE "seguirá apoyando a todos los sectores de la economía" manteniendo unas condiciones "favorables" de financiación durante lo que quede de pandemia, "como ha hecho desde el inicio de la crisis".

En este sentido, ha explicado que "entre el amplio abanico de indicadores" que el BCE para supervisar si las condiciones de financiación son "todavía favorables", los rendimientos de los bonos soberanos a largo plazo y de los swaps indexados a un día (OIS, por sus siglas en inglés) son "particularmente importantes".

Foto: Supermercado. (EFE)

"Son buenos indicadores de lo que pasa en las fases sucesivas de la transmisión de la política monetaria, puesto que los bancos utilizan estos rendimientos como referencia al fijar el precio de sus préstamos a hogares y empresas. Por eso, el BCE vigila de cerca la evolución de los rendimientos nominales a largo plazo", ha señalado.

Pese al respiro de este lunes, la deuda lleva semanas sumida en una racha de ventas, con el rendimiento del bono español a 10 años cotizando en cerca del 0,377%, su nivel más elevado desde septiembre del año pasado. De forma similar, la prima de riesgo también ha repuntado en los últimos días, hasta situarse este lunes en los 67,1 puntos básicos, por debajo de los más de 80 enteros que observó a finales de 2020.

De su lado, el interés alcanzado en el mercado secundario por los bonos griegos con vencimiento a una década ha llegado al 0,928%, una cifra que no registraba desde principios de noviembre. En cambio, el rendimiento de los bonos italianos se ha mantenido estable, al registrar un rendimiento del 0,665%, por debajo de los datos de la semana pasada. Sin embargo, la cifra se encuentra por encima del mínimo histórico del 0,422% registrado hace diez días tras aceptar Mario Draghi el encargo de ser primer ministro del Italia.

A su vez, el bono alemán cotiza ya a un -0,347%, en máximos de junio de 2020. El activo del país germano es el indicador de referencia de las expectativas de tipos de interés en un momento en el que los inversores tienen los ojos puestos sobre los movimientos del BCE ante los picos de inflación que se esperan en la (esperada) recuperación de la pandemia.

Foto: Foto: EC

Lagarde ha enmarcado esta tarea de vigilancia por parte del BCE dentro del objetivo general de toda la UE para "proteger" la economía de las consecuencias de la pandemia de coronavirus hasta que se haya alcanzado un nivel de inmunidad elevado gracias a las campañas de vacunación.

El segundo "desafío" llegará a medida que la economía se abra "gradualmente" y será "bastante diferente al primero". "No se tratará de volver a la situación anterior a la pandemia", ha advertido, sino de "usar el empuje de la recuperación para transformar nuestras economías".

El objetivo de esta fase será entonces "reducir el daño causado", por ejemplo, en términos de pérdida de empleo y "aprovechar el potencial que ofrece la crisis en términos de avances digitales y el nuevo foco en la sostenibilidad. "Las tecnologías digitales y verdes presentan posibilidades enormes par aun crecimiento más vibrante, inclusivo y sostenible", ha argumentado.

Banco Central Europeo (BCE) Economía Pandemia Finanzas Parlamento Europeo
El redactor recomienda