Koplowitz, Ortega, Del Pino... Las grandes fortunas encaran 2021 con más liquidez
  1. Mercados
REGISTROS DE SUS SICAVS

Koplowitz, Ortega, Del Pino... Las grandes fortunas encaran 2021 con más liquidez

Las grandes sicavs empiezan 2021 con mayor peso de liquidez en las carteras, aunque muchas dan valoraciones positivas del año que entra en sus informes de cierre de ejercicio

placeholder Foto: iStock.
iStock.

Los grandes patrimonios han entrado en 2021 cargando la escopeta de efectivo. Gran parte de los gestores de las sicavs de las fortunas españolas de mayor tamaño han aprovechado la recta final de 2020 para recoger beneficios o bien inyectar más efectivo antes de entrar en el nuevo año, aumentando la cantidad de liquidez en cartera. Un movimiento que llega después de un ejercicio de relativa bonanza en los mercados —teniendo en cuenta la pandemia histórica que ha azotado el planeta— y que contrasta con la quema de liquidez que muchos de estos nombres hicieron a mediados de 2020. No obstante, este aumento de liquidez no tiene que ser visto en todos los casos como un mayor temor al riesgo, ya que la mayoría de los gestores da valoraciones positivas sobre el año que entra en 2021 y varios apuntan a mayor exposición a activos de riesgo, como la bolsa.

Como cada año nuevo, 2021 llegó con ánimos renovados. Sin embargo, el arranque de la tercera ola del covid-19, los problemas con la campaña de vacunación y el golpe económico de las restricciones y la incertidumbre han vuelto a desatar las alarmas en los mercados. Por ejemplo, el Ibex 35, índice bursátil en el que invierten algunas de las grandes sicavs del país, experimentó subidas a doble dígito con los primeros anuncios de la vacuna; sin embargo, el goteo de noticias negativas lo ha llevado a cerrar enero con una pérdida del 4%, ya en mínimos de noviembre. Lo que los inversores todavía tienen que aclarar es si estos son solo pequeños obstáculos a corto plazo o señales del ritmo que va a tomar 2021.

Varios de los nombres más célebres de las sicavs ajustaron cartera antes de las correcciones de este comienzo de año. Asimismo, muchas de ellas han deshecho posiciones tras las subidas de otoño y han recogido el beneficio antes de afrontar 2021, según los registros depositados a cierre del año en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), publicados este fin de semana. Y es que mientras la mayoría aumentó el efectivo en cartera durante el desplome de los mercados en el primer trimestre (para posteriormente quemarlo en inversiones de los meses posteriores), hay algunos que incluso redujeron el colchón en el trimestre del descalabro inversor, coincidiendo con un mercado a precio de saldo.

Foto: María Jesús Montero, ministra de Hacienda. (EFE)

Morinvest, el vehículo de la empresaria Alicia Koplowitz, es uno de los ejemplos más claros. La sicav, de 536 millones de euros, ha duplicado el peso de la liquidez desde un 10% de la cartera (51,3 millones) hasta un 20% (107,8 millones). Unos niveles elevados que, sin embargo, son habituales para la aristócrata, que a cierre de 2019 también rondaba estas cifras. A cierre del primer trimestre de este año, cuando los mercados se encontraban en pleno desplome, la sicav de Koplowitz decidió invertir la mitad de la liquidez y la dejó en cerca de un 10% por el resto del año.

Hasta ahora. Entre sus posiciones en España, Morinvest ha desinvertido en el último trimestre en Banco Santander y la hotelera Meliá, a la vez que refuerza su presencia en el sector de las telecos y sus infraestructuras (Telefónica y Cellnex). Además, en su informe, los gestores de la sicav de Koplowitz explican que han aumentado el riesgo de las inversiones en cartera. Apuntan a “un incremento gradual de la exposición a activos de riesgo (renta variable, crédito, 'high yield' y emergentes, tanto renta variable como renta fija) desde septiembre”. “Con carácter más estratégico, se mantiene la preferencia a activos de crédito en renta fija, y ligera sobreponderación en renta variable”, especifican, añadiendo que “este posicionamiento se justifica por una mayor visibilidad sobre el impacto de la pandemia, el desarrollo y despliegue de vacunas en un entorno de bajos tipos de interés y soporte de la política monetaria y fiscal, que debiera permitir una cierta normalización de la actividad, así como la menor incertidumbre que supone dejar atrás las elecciones presidenciales en EEUU y los acuerdos sobre el Brexit”. Sus estrategias le han valido a Koplowitz una rentabilidad del 3,10% este año.

Luego está el caso de las sicavs de Joaquín del Pino, hijo millonario del fundador de Ferrovial. Su caso es menos drástico: la liquidez de Chart Inversiones, por ejemplo, ha pasado de suponer un 3,68% de los 379 millones de euros que tiene de patrimonio, a pesar un 4,41%. La diferencia parece pequeña, pero supone una subida de casi cuatro millones de euros, hasta los 17 millones en efectivo. Son unos niveles parecidos a los del cierre de 2019, cuando el covid todavía era un evento lejano para los europeos, pero que suponen un cambio de tendencia tras la quema del acopio de liquidez que el vehículo hizo tras los desplomes de marzo, cuando el efectivo pasó de los 51,2 millones a los 24,5 millones en el segundo trimestre. A partir de ahí, la liquidez bajó partida a partida hasta el cierre de 2020, cuando ha vuelto a subir.

Foto: Un hombre, junto a las mesas vacías de una terraza. (EFE)

Del Pino ha conseguido con su sicav una rentabilidad del 4,58% este año. Pese a aumentar la liquidez, la sociedad no es menos adversa al riesgo, ya que ha subido su exposición a la renta variable hasta un 45% de la cartera. No obstante, ha vendido su posición en varias empresas: UBS, Glencore, Unilever… En la última recta de 2020, ha liquidado posiciones en algunos bonos a corto plazo y en los bonos de Pemex. A lo largo del segundo semestre, el vehículo incrementó la exposición a renta variable mediante la compra de futuros, tanto del mercado americano como del europeo, así como mediante la compra de ETF y fondos sectoriales y regionales. Por otro lado, en el apartado de renta fija, la reducción en el nivel de exposición se debe principalmente a un menor peso relativo respecto a la renta variable y a la amortización de emisiones de corto plazo. Además, se vendieron posiciones en bonos en directo y se ha incrementado el peso en vehículos con exposición a mercados emergentes.

¿Y sobre el año que viene? Los gestores hacen la siguiente valoración: “Aun manteniendo una estructura de cartera con sesgo conservador, se monitorizará de cerca el nivel de actividad económica con el objetivo de ajustar el nivel de exposición en renta variable, teniendo en cuenta factores como la evolución del plan fiscal en EEUU, las expectativas de inflación, la eficacia de la vacuna contra el covid-19 y los avances científicos para hacer frente a la tercera ola de la pandemia”. En el informe, también se añade que, “en el apartado de renta fija, se mantendrá también un sesgo conservador con preferencia hacia vehículos con grado de inversión y se monitorizará la evolución del mercado para ajustar el riesgo de duración de la cartera”.

En su otra sicav, Allocation, también ha seguido una estrategia parecida en cuanto a liquidez. Aunque el porcentaje sobre el patrimonio (427 millones de euros) se ha mantenido en cerca de un 3%, la cantidad de efectivo sí ha aumentado en más de un millón y medio de euros, hasta los 14,6 millones de euros. En los desplomes de marzo, la liquidez llegó alcanzar los 58,5 millones, dinero que el vehículo de Del Pino ha ido quemando trimestre a trimestre hasta quedar en los niveles de cierre de 2019 (12,4 millones). Con una cartera muy parecida a la de Chart, los movimientos de Allocation también han dado sus frutos en 2020, con alzas del 4,28% en rentabilidad.

Foto: Foto: iStock.

La elección de las sicavs como vehículo de inversión es compartida en el clan de Del Pino. Su hermano Leopoldo también tiene una sicav millonaria, Swift Inversiones, con 346 millones de euros en patrimonio a cierre de 2020. El vehículo ha entrado en 2021 con una liquidez del 11% de la cartera, es decir, 39 millones de euros, en torno a los mismos niveles a los que estaba a cierre de 2019. No obstante, Leopoldo del Pino ya lleva aumentando liquidez desde el verano, cuando incrementó su posición hasta un 6% antes de entrar en el otoño, periodo en el que las vacunas volvieron a animar el mercado. Fue durante el primer semestre de 2020 cuando, en medio de las caídas del mercado, redujo liquidez hasta un 3% de la cartera (12 millones de euros).

Los movimientos de su cartera han tenido recompensa, y Del Pino ha cerrado 2020 con una rentabilidad del 5,86%. En el último trimestre, ha vendido posiciones en algunas acciones españolas, como Logista o Amadeus, así como de compañías internacionales (Reckitt, Diageo, Aryzta…). Pese al aumento de liquidez, la valoración de los gestores de cara a 2021 también es positiva: “Probablemente, la economía global seguirá experimentando dificultades en el primer trimestre de 2021, ya que los datos económicos deberían deteriorarse por la continuación de las restricciones impuestas a causa de la pandemia”, explican. “Sin embargo, el mercado se ha mostrado dispuesto a mirar más allá de la debilidad a corto plazo gracias a las medidas de apoyo fiscal y monetario y los anuncios de las vacunas. Precisamente estos motivos hacen que nuestra visión para los mercados de crédito y de renta variable en 2021 sea positiva, sin ignorar las incertidumbres aún existentes que pueden provocar correcciones puntuales”, zanjan.

Otra heredera que tiene sus ahorros vehiculados en una sicav es Sandra Ortega, hija de los fundadores de Inditex, Amancio Ortega y Rosalía Mera. La hija mayor del dueño del imperio textil español tiene parte de su patrimonio invertido en la sicav Soandres de Activos (322 millones de euros). El primer vehículo ha entrado en 2021 con una posición de liquidez del 5% (17 millones), que ha aumentado desde los 8,9 millones de euros en que había terminado el verano la sicav de Ortega. Tras estallar en los mercados la crisis del covid-19, Soandres llegó a alcanzar una liquidez del 20% a cierre de marzo, para posteriormente reducir el colchón durante el ejercicio.

Foto: Paneles de cotización en el interior del Palacio de la Bolsa de Madrid. (EFE)

Con una cartera compuesta principalmente por fondos extranjeros e índices de bonos y de bolsa, los gestores de la sicav de Ortega se fijan en el mayor optimismo de los mercados en la recta final del año, pero no pierden de vista los riesgos. “La pandemia empeoró durante el trimestre, las nuevas tasas de infección aumentaron significativamente en Europa y EEUU, superando los máximos anteriores”, explican. “En Europa y Reino Unido, los servicios están bajo presión debido a las restricciones. En EEUU, la ola otoñal del virus comenzó más tarde que en Europa y las restricciones aplicadas fueron menos estrictas. Por lo tanto, es probable que los efectos negativos sobre el crecimiento del PIB de EEUU no se vean hasta el primer trimestre de 2021”, añaden. La rentabilidad acumulada en el año ha sido del 5%.

No obstante, no todas las sicavs han cambiado de año con más liquidez. La mayor sociedad de este tipo en España, Torrenova, vinculada a la familia March, ha reducido el efectivo desde un 6,8% hasta un 2,44% de un patrimonio de 909 millones de euros. “2021 debería ser testigo de una estabilización de algunas de las dislocaciones que observamos el año que termina”, opinan sus gestores en el informe. “Los activos de riesgo, fundamentalmente los mercados de acciones, deberían comportarse de forma positiva apoyándose en un fuerte rebote de los beneficios superior al del movimiento en los precios, lo cual llevaría también a una contracción de múltiplos”, añaden. “La política monetaria debería seguir sirviendo de apoyo y las dudas sobre el comercio mundial y el flujo de mercancías disminuir, todo lo cual constituye 'a priori' un entorno más benigno”. La rentabilidad a cierre de 2020 fue negativa, un -0,36%.

También la sicav Gesprisa, del empresario de Pronovias, Alberto Palatachi, ha reducido el efectivo, pasando de un 4% a un 2% de los 412 millones de euros que tiene en patrimonio. “De cara a los próximos meses, nuestro escenario central es que la economía global consolide, según avance 2021, el proceso de recuperación que inició en el tercer trimestre de 2020”, explican los gestores de su vehículo. “El mantenimiento de la provisión incremental de estímulos monetarios y fiscales, la precaución en las medidas de distanciamiento social y, sobre todo, la vacunación masiva de la población son premisas críticas para que se produzca esta recuperación”, matizan. “Hay que recordar que contamos con una red de seguridad de estímulos fiscales y monetarios cada vez más tupida (que podría incluso reforzarse si fuese necesario) y con varias vacunas efectivas que tarde o temprano permitirán alcanzar la inmunidad global”. La rentabilidad de esta sicav fue del 6% a cierre del año.

Inversiones
El redactor recomienda