¿Qué hay mejor que una cuenta corriente para el dinero que hará falta a corto plazo?
  1. Mercados
FINECT

¿Qué hay mejor que una cuenta corriente para el dinero que hará falta a corto plazo?

El entorno de tipos negativos dificulta conseguir rentabilidad sin asumir cierto riesgo

placeholder Foto: (iStock)
(iStock)

Las continuas medidas de estímulo aplicadas por los bancos centrales para intentar frenar y paliar la crisis sanitaria por el covid-19 dificultan cada vez más encontrar rentabilidad en las inversiones de bajo riesgo. Solo hace falta fijarse en la cotización del euríbor –situada en el -0,50%- para darse cuenta de ello. A la par, las entidades financieras han empezado a cobrar a los ahorradores por tener el dinero parado en el banco. Ya lo hicieron tiempo atrás con sus clientes de banca privada, pero ahora han traslado esta medida a todos sus clientes. En lo últimos meses, diferentes entidades han anunciado nuevas exigencias en sus cuentas corrientes a cambio de eliminar sus comisiones por mantenimiento de cuenta. Es el caso de BBVA, Caixabank, Bankia, Bankinter, Ibercaja o Banco Santander. Por lo tanto, ahora, menos que nunca, tener el dinero parado en la cuenta corriente no es una elección.

La realidad, es que para poder escapar de las rentabilidades negativas, “en primer lugar hay que tener en cuenta que necesariamente se debe asumir parte de riesgo”, afirma Francesc Domínguez Masdeu, asesor financiero en Ginvest Asset Management. Y en segundo lugar, “debemos conocer la santa trinidad en el mundo de las finanzas, rentabilidad, tiempo y riesgo siempre van de la mano. La variación de una de las tres variable modifica automáticamente las otras dos”, puntualiza Domínguez en Finect.

Foto: (iStock)

Fondos

Teniendo estas dos variables en cuenta, la asesora financiera, Araceli de Frutos, aconseja depositar el dinero que podamos necesitar en el corto plazo en fondos de renta fija de deuda gubernamental a corto plazo. Es el caso del ING Direct fondo Naranja Renta Fija, que en 2020 obtuvo una rentabilidad del 1,13%, y en 2019 un 1,97%. “En un fondo de estas características podemos tener la liquidez acumulada mientras esperamos a ver cómo evoluciona el mercado para invertirlo, pero en ningún caso lo trataría como opción para diversificar una cartera”, advierte de Futos, que también apuesta por los Pagaré a tres meses como opción para tener invertida la liquidez. Desde AXA, el consejero patrimonial, Pablo Martínez Benito, opta por Gestión Delegada Tranquila, “una selección de fondos propuesta por nuestros especialistas que desde su lanzamiento el 24 de julio de 2017 lleva una rentabilidad acumulada del 8,65 % llevando al cierre del 2020 un 2,80%”.

Por su parte, Domínguez Masdeu también se muestra partidario por los fondos de retorno absoluto, “reembolsables en cualquier momento”. Dentro de esta clasificación hay opciones como el BNY Mellon Global Real Return, que en 2020 obtuvo una rentabilidad del 6,93% y en 2019 del 11,23%. A tres años su rentabilidad anualizada es del 5,78%. Hace unos meses BNY Mellon lanzó la versión sostenible de este fondo, el BNY MELLON Sustainable Global Real Return, que de marzo a cierre de año logró una rentabilidad del 7,51%. Lo cierto, es que para lograr estas rentabilidades en este segmento, los inversores deben ser particularmente cautelosos y selectivos.

Conoce tu perfil inversor

Seguros de ahorro

Otra alternativa para invertir con poco riesgo son los seguros de ahorro. Su rentabilidad suele ser superior a la que ofrecen actualmente los depósitos bancarios, aunque inferior al de muchos fondos de inversión de bajo riesgo. Una de sus ventajas reside en que permiten realizar aportaciones periódicas que al final del plazo reportan un capital garantizado. Algunos de los seguros de ahorro más interesantes que ofrece el mercado en este momento son los PIAS o Unit Linked. Algunas entidades además aportan una rentabilidad extra si se contratan seguros de vida o de salud con la misma entidad. En concreto AXA bonifica un 0,20 % , si se tiene una opción contratada y un 0,40% si se tienen ambas para un máximo de 20.000 euros.

Inversiones Ahorro e inversión
El redactor recomienda