La banca usa el hachazo fiscal a los planes de pensiones para su ofensiva comercial
  1. Mercados
REBAJA DEL LÍMITE A 2.000€

La banca usa el hachazo fiscal a los planes de pensiones para su ofensiva comercial

Hacienda ha rebajado de 8.000 a 2.000 euros el límite deducible con las aportaciones, pero entrará en vigor en 2021

Foto: Sede del Banco de España, en Madrid. (iStock)
Sede del Banco de España, en Madrid. (iStock)

El recorte de Hacienda a los planes de pensiones ha despertado al ‘lobby’ financiero en favor de los incentivos fiscales al ahorro. Pero los bancos, principales gestores y distribuidores de estos productos, protestan por un lado y lo aprovechan por otro para una última ofensiva comercial. Fuentes financieras admiten que en las redes de sucursales se usa el argumento de la última oportunidad de deducirse hasta 8.000 euros para vender planes de pensiones.

Las entidades financieras buscan incrementar sus ingresos por comisiones, ante el deterioro de su margen de intereses por los tipos negativos. Y una vía de hacerlo es la venta de productos financieros, principalmente seguros, fondos de inversión y planes de pensiones. Pero este último producto ha sufrido una importante pérdida de su atractivo con los Presupuestos Generales del Estado de 2021.

En esencia, los planes de pensiones y los fondos de inversión se administran igual, una cesta de inversiones para un conjunto de inversores. Pero los planes de pensiones son ilíquidos, ya que solo se puede retirar el dinero a los 10 años de la aportación —la primera ventana será en 2025—, al estar enfocados hacia la jubilación. La ventaja de que goza es fiscal. Las aportaciones se pueden deducir de la base imponible de la renta, con un máximo del 30% de la misma o de 8.000 euros, cifra que se reducirá el año que viene a 2.000 euros.

Foto: iStock.

Diferentes asociaciones de empresas han mostrado su disconformidad con esta medida. Las más afectadas son las gestoras de fondos de pensiones, las aseguradoras y los propios bancos. A la espera de conocer los detalles del fondo de pensiones público para fomentar el ahorro vía empresa, 18 asociaciones recordaron que hay 7,5 millones de partícipes en planes de pensiones individuales y un millón de asegurados en planes de previsión asegurados (PPA) que se verán afectados negativamente. La medida “afectará negativamente al conjunto de la ciudadanía y, en especial, a los trabajadores autónomos”.

Entre las patronales firmantes, estaban las bancarias AEB y CECA. Los bancos se han mostrado críticos, pero a corto plazo lo están utilizando como arma comercial. "Es tu última oportunidad para dar un impulso a tu plan de pensiones con hasta 8.000 euros y aprovechar para reducir la factura fiscal de 2021 tras un año complicado por el coronavirus". Este es el mensaje que se escucha en oficinas de varios bancos, acompañado por las habituales ofertas de bonificación de hasta el 5% (a cambio de estar varios años) por traspaso o inicio de aportación periódica.

Históricamente, el grueso de las aportaciones se produce en el último trimestre y, más especialmente, en diciembre. Esto sucede, precisamente, por la acción comercial de los bancos con sus ofertas para atraer clientes hacia sus planes de pensiones, ayudándose de que es la última oportunidad en el año para mejorar la posición en la declaración de la renta a partir de abril. Esta vez, además, no solo es la última oportunidad del año.

Foto: Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en la presentación de los PGE. (EFE)

El año pasado, según los datos de la patronal de gestoras Inverco, los planes de pensiones recibieron aportaciones de 5.321 millones en el conjunto del ejercicio, de los que 2.524 millones llegaron entre octubre y diciembre. En los nueve primeros meses de 2020, los planes de pensiones captaron 2.865 millones, pero sufrieron prestaciones (rescate del dinero) de 2.718 millones, lo que deja un saldo neto positivo de 147 milloness.

Este año, como excepción, el Gobierno aprobó una ventana de liquidez para los afectados laboralmente por el covid. Un regalo envenenado, ya que no modificó la fiscalidad. Este punto es relevante, ya que más allá de la ventaja en la aportación, los planes de pensiones tienen peor fiscalidad que cualquier otra inversión al recuperar el dinero. Todo el ahorro, sean aportaciones o beneficio generado, se suma a la base imponible del IRPF, mientras que en el resto de productos se tributa solo por las plusvalías y como rentas del capital.

Los planes de pensiones individuales gestionan 77.462 millones. Su crecimiento ha estado por debajo del experimentado por los fondos de inversión, que ha sido el producto que más ha crecido en el ahorro financiero de las familias españolas. Cuando el ministro José Luis Escrivá aún era presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), el ‘sheriff fiscal’ publicó un análisis en el que aseguró que los planes de pensiones son regresivos, beneficiando en mayor medida a las rentas más altas.

La AIReF recuerda que, según datos de Hacienda, el ahorro medio en planes de pensiones privados en personas de 64 años es de 11.000 euros, lo que apenas sirve para complementar la pensión pública. Y, en contra de lo que suele defender el sector, explica que "la evaluación demuestra el escaso atractivo del beneficio fiscal una vez se tienen en cuenta los tipos marginales y las comisiones".

Foto: istock economía

Inverco respondió rápidamente a este punto y, en cierta manera, contradijo a la autoridad fiscal que preside ahora Cristina Herrero. "El tratamiento fiscal no puede calificarse de regresivo, pues el que las mayores reducciones en el IRPF se asocien a las mayores rentas es consecuencia de la progresividad de la tarifa", aseguró la asociación. "El tratamiento fiscal es análogo al de las cotizaciones a la Seguridad Social, que nunca se han considerado regresivas", añadió.

En cuanto a las rentabilidades, lo cierto es que las pensiones públicas aportan mayor rentabilidad a los ciudadanos que los planes privados, a costa del déficit creciente que sufre la Seguridad Social. El Banco de España publicó un estudio elaborado por María Moraga y Roberto Ramos estimando el rendimiento de los planes de pensiones. Como es un sistema de reparto, en el que en realidad los ocupados pagan cotizaciones que se destinan a los jubilados, lo que hacen los investigadores es calcular el factor de descuento que iguala el valor presente de las cotizaciones durante la vida laboral y el de la pensión esperada. Es decir, todo lo aportado frente a lo recibido posteriormente en la jubilación.

El resultado de este cálculo, en términos reales (sin inflación), arroja una rentabilidad real anualizada del 3,5% con los datos de 2017. Los percentiles 25 y 75 (el cuarto con menos y más retorno) son del 2,5% y del 4,2% respectivamente. Como es entendible, se reducen en jubilaciones anticipadas, pero en términos de rentabilidad financiera, el incentivo a posponer la jubilación sería limitado para una carrera de cotización larga. En promedio, por cada euro cotizado, los jubilados reciben 1,74 euros.

Este rendimiento que reciben los jubilados es mayor que el que pueden conseguir con la mayoría de planes de pensiones privados. En concreto, si se tiene en cuenta el periodo de 10 años transcurridos hasta 2017, solo el 5% de los fondos ha tenido una rentabilidad real (descontando una inflación anual del 0,8% en el periodo, según el INE) superior al 3,5%, o al 4,3% en términos nominales, según los datos de la patronal de gestoras Inverco.

Banca Planes de pensiones
El redactor recomienda