El Ibex no agota su potencial en un mes récord: 22 valores con margen de subida
  1. Mercados
Mejora de la bolsa española

El Ibex no agota su potencial en un mes récord: 22 valores con margen de subida

El índice español firmará en noviembre la mayor escalada de su historia, pero los expertos ven razones para justificar mejoras adicionales en casi dos tercios de sus componentes

Foto: Pantallas de cotización en el interior de la Bolsa de Madrid. (Ibex)
Pantallas de cotización en el interior de la Bolsa de Madrid. (Ibex)

Cuando la bolsa española cierre el próximo lunes sus puertas, el mes de noviembre de 2020 pasará a ocupar una página gloriosa en la historia del mercado nacional. Con un saldo próximo al 27%, tras cuatro semanas consecutivas de ganancias, solo una catástrofe podría impedir que el presente se confirme como el mejor mes en las casi tres décadas de recorrido del Ibex, en el que hasta ocho compañías acumulan ganancias superiores al 40%, con Meliá e IAG rozando el 70% de subida.

Las crecientes esperanzas de que el mundo pueda recuperar la normalidad a partir del próximo año, una vez que se empiecen a distribuir de forma masiva una serie de vacunas eficaces contra el coronavirus, han permitido a los inversores ignorar los pesares del presente, agravados por la segunda ola de la pandemia, y posar su mirada sobre el escenario de recuperación que se empieza a perfilar en el horizonte.

Unas circunstancias que han permitido al Ibex, especialmente penalizado por la crisis, recuperarse de forma explosiva, pero que también han ofrecido aliento al resto de mercados internacionales, hasta el punto de llevar las bolsas mundiales a niveles récord, con la capitalización de la renta variable global al filo de los 100 billones de dólares. El EuroStoxx 50, con una ganancia superior al 19%, también tiene encauzado un mes sin precedentes, e incluso en un Wall Street algo menos entusiasta con la reciente remontada —dado que partía de niveles muy superiores—, el Dow Jones está cerca de cerrar su mejor registro mensual en más de 30 años.

Bank of America, tradicionalmente positiva sobre la bolsa europea, observa apenas margen para una subida adicional del Stoxx 600 de poco más del 4%

Unas cifras que si bien alimentan el optimismo de los inversores de estar asistiendo a los primeros compases de una nueva fase alcista multianual también suscitan inquietudes sobre la posibilidad de que el mercado haya agotado ya cualquier margen de mejora, dadas las incertidumbres aún existentes. No en vano, los 393 puntos en los que se mueve a día de hoy el Stoxx 600 se sitúan a solo un 1,5% del nivel objetivo medio que las firmas de análisis pronosticaban hasta ahora para finales de 2021.

E incluso una entidad persistentemente optimista sobre el potencial de la bolsa europea, como Bank of America, observa apenas un recorrido al alza de poco más del 4% hasta finales de 2021: "Muchas de las buenas noticias macroeconómicas ya están en el precio: después de un repunte del 15% este mes y un aumento del 40% desde marzo, el Stoxx 600 ya tiene un precio para un PMI de 54", que contrasta de forma marcada con la realidad de una economía europea que apunta a una nueva contracción.

Foto: Interior del Palacio de la Bolsa de Madrid. (EFE)

Nada de esto impide, sin embargo, que casi dos tercios de las compañías que componen el Ibex cuenten hoy, en opinión del consenso del mercado, con margen para seguir escalando hasta alcanzar sus precios objetivos, según el consenso del mercado. Tomando como referencia los registros de Bloomberg, 15 de los 35 miembros del índice selectivo español cotizan hoy al menos un 6% por debajo de sus valoraciones razonables, según los analistas, mientras que otras siete presentan potenciales de mejora algo más limitados, de entre el 1 y el 5%, frente a 13 empresas que habrían superado ya estos niveles.

Según estos parámetros, las compañías del sector farmacéutico español se sitúan entre las que ofrecen un mayor margen de mejora, con grupos como Almirall, Grifols o PharmaMar reflejando potenciales de revalorización entre el 37 y el 29%. Entre ellas se cuela Telefónica, que, a pesar de anotarse una ganancia superior al 33% a lo largo de noviembre, aún podría estirar su escalada un 30% adicional sin rebasar los niveles objetivos fijados por los expertos. Indra, ACS o Cellnex se sitúan, igualmente, entre las compañías del Ibex con mejores argumentos fundamentales para mejorar sus precios.

En el lado opuesto destacan Meliá, que tras su espectacular remontada del último mes, ha dejado su precio objetivo un 27% por debajo, y Siemens Gamesa y Amadeus, que superan estos niveles en un 22 y un 16,2%, respectivamente.

Por su parte, el sector bancario ofrece una imagen muy dispar, tras disfrutar también de un rendimiento especialmente favorable en noviembre. Mientras CaixaBank y Sabadell tras su fuerte retroceso del viernes— contarían con potenciales superiores al 8%, Bankia se habría excedido ya de esos niveles en idéntica proporción, mientras que BBVA y Santander también estarían cotizando por encima de sus precios objetivos.

El caso de Sabadell, no obstante, es bastante ilustrativo de los riesgos inherentes a una estrategia de inversión basada exclusivamente en el criterio de los precios objetivos. Desde inicios de mes, su valoración media entre los analistas se había elevado más de un 50%, con muchos de estos incluyendo en sus cálculos el impacto de su esperada fusión con BBVA. La cancelación de las negociaciones este viernes llevó a varias firmas a eliminar, ipso facto, esta variable, recortando los precios objetivos que le otorgan, pero otros muchas aún no han actualizado su visión sobre la entidad y es previsible que lo hagan en los próximos días, lo que podría hacer que el potencial del que, aparentemente disfruta hoy, se diluya sin la necesidad de que se revaloricen sus acciones.

Una herramienta útil con límites

Los precios objetivos son una herramienta muy útil para entender los racionales de las valoraciones de las distintas compañías. Pero su provecho se debilita en momentos de viraje en la realidad económica como el que parecen estar asumiendo hoy en día los mercados, por los ritmos de revisión de expectativas de las distintas firmas, que provoca que con frecuencia se dé el fenómeno de que los precios objetivos evolucionan siguiendo el precio de la cotización y no al revés.

Además, aunque con frecuencia suelen ser asumidos como pronósticos, los expertos suelen insistir en que se trata de valoraciones objetivas que tratan de poner un precio a los negocios, los activos y las perspectivas de una compañía, mientras que en las cotizaciones influyen otras cuestiones de más difícil ponderación (todo aquello que se incluye bajo la abstracta figura del sentimiento del mercado) que pueden hacer más o menos viables la consecución de esos niveles. De hecho, no es nada extraño que algunos analistas unan a valoraciones con escaso margen de mejora una recomendación de compra o que sobre valores a los que otorgan atractivos potenciales de revalorización mantengan consejos poco entusiastas, por entender que el momento del mercado no es propicio.

En cualquier caso, el hecho de que el Ibex cuente hoy con una gran mayoría de compañías con potencial de mejora puede explicarse, también, por la visión imperante entre los expertos de que, aunque el mercado en general pueda tener un margen adicional de subidas estrecho, los sectores y compañías que han quedado más rezagados a lo largo de la crisis, por su mayor sensibilidad a los efectos del virus y al ciclo económico, tienen aún un recorrido interesante por delante, en detrimento de los que mejor lo han hecho en este periodo.

Foto: Indicadores que muestran la evolución del IBEX35 en la Bolsa de Madrid. (EFE)

"A pesar de estos aumentos recientes, las partes del mercado más afectadas siguen estando muy por debajo de donde estaban antes de la pandemia. Sospechamos que a medida que la economía mundial continúa recuperándose, estos sectores pueden ser los que más puedan ganar", observan al respecto en Capital Economics.

Al fin y al cabo, y pese a la espectacular escalada de noviembre, el Ibex aún acumula pérdidas superiores al 18% desde que la pandemia comenzó a golpear a las bolsas europeas. Un castigo muy superior al 8% que cede en ese periodo el Cac 40 francés, o el recorte de poco más del 3% del Dax alemán, por no hablar de las ganancias que registran desde entonces las bolsas de EEUU, China o Japón, entre otras.

Sin embargo, esta situación estaría justificada por el mayor daño previsible que sufrirán las empresas del índice español en sus cuentas a causa de la crisis. De hecho, pese a su mayor castigo, el Ibex cotiza a día de hoy, según explican en Macroyield, con una prima en términos de PER a 12 meses respecto a la media de los últimos 25 años superior al 48%, por encima del 36,7% en que se ubicaría esta prima en el EuroStoxx e, incluso, por encima del 46,6% del S&P 500.

El Ibex cotiza con una prima frente a su PER histórico cercana al 50%, pero la elevada liquidez del mercado compensaría este factor de riesgo

Pero también es cierto que son compañías como las que componen la bolsa española las que tienen en la esperada mejora económica en los próximos trimestres una mayor esperanza de recuperación de sus cuentas. Así, podría entenderse que con sus subidas la bolsa española estaría anticipando una mejora de sus cuentas que los analistas aún no contemplan en sus previsiones, debido a que permanecen a la espera de indicios más sólidos de que puede llegar a hacerse realidad.

Aun así, como observan en Macroyield, "mucho tendrían que revisarse al alza en los próximos meses para que los PER a 12 meses tiendan de nuevo hacia su media histórica, y esto supone un panorama aparentemente poco atractivo para los principales índices de renta variable". No obstante, frente a este punto se levanta otro factor que parece restar importancia a las valoraciones históricas: la abundancia de liquidez inyectada en el sistema por los bancos centrales, que motiva un constante flujo de fondos hacia los mercados financieros.

"Si tenemos en cuenta la capitalización de los principales índices de renta variable en comparación con la liquidez en el sistema (M2) el escaso atractivo no resulta tan evidente", añaden en Macroyield, explicando que tanto el S&P 500 como el EuroStoxx "se sitúan tan solo muy ligeramente por encima de la media histórica", según estos parámetros.

De este modo, mejores perspectivas económicas, la rotación interna del mercado y el soporte de la liquidez de los bancos centrales parecen conjugarse en favor del potencial de una bolsa española que ni siquiera en un noviembre histórico habría agotado su capacidad de seguir remontando.

Cuando la bolsa española cierre el próximo lunes sus puertas, el mes de noviembre de 2020 pasará a ocupar una página gloriosa en la historia del mercado nacional. Con un saldo próximo al 27%, tras cuatro semanas consecutivas de ganancias, solo una catástrofe podría impedir que el presente se confirme como el mejor mes en las casi tres décadas de recorrido del Ibex, en el que hasta ocho compañías acumulan ganancias superiores al 40%, con Meliá e IAG rozando el 70% de subida.

Ibex 35 Renta variable Inversores Bolsas
El redactor recomienda