ANTE UNA FUSIÓN

BBVA y Sabadell negocian la creación del 2º banco de España, con 1.250 oficinas en el aire

El banco presidido por Carlos Torres dispone de margen para acometer operaciones. El mercado aplaude una fusión con Banco Sabadell, que competiría con CaixaBank

Foto: El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu (i), junto al consejero delegado, Jaime Guardiola. (EFE)
El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu (i), junto al consejero delegado, Jaime Guardiola. (EFE)
Adelantado en

Vuelve el ruido de fusiones bancarias, y lo hace con BBVA. Después del acuerdo de fusión de CaixaBank y Bankia, con Unicaja y Liberbank cerca de cerrar su unión, y con Santander digiriendo aún al Popular a las puertas de otro expediente de regulación de empleo (ERE), el mercado aplaude que el banco presidido por Carlos Torres encare un posible matrimonio con Banco Sabadell, entidades que ya han tenido contactos al más alto nivel durante los últimos meses. La venta en Estados Unidos y las expectativas de fusión dispararon las acciones de BBVA y de Sabadell este lunes un 15,94% y un 24,62% respectivamente, hasta capitalizaciones bursátiles de 24.500 y 2.300 millones.

BBVA sorprendió al mercado este lunes al anunciar la venta de su negocio minorista en Estados Unidos, que supone casi un 10% del margen bruto del grupo. El banco ha vendido el grueso de su filial norteamericana a PNC (excluyendo únicamente el ‘broker dealer’ BBVA Securities y la sucursal de Nueva York para banca mayorista) por 11.600 millones de dólares, unos 9.700 millones, lo que supone un espaldarazo de 300 puntos básicos al colchón de capital de máxima calidad (CET1 ‘fully loaded’).

De esta forma, el nivel de solvencia ‘proforma’ con esta operación se iría al 14,5%, 600 puntos básicos por encima del mínimo regulatorio y también lejos del objetivo autoimpuesto en la horquilla entre el 10,85% y el 11,35%. “No nos gusta operar con colchones estructuralmente altos porque penaliza al accionista”, admitió en una presentación de analistas Carlos Torres, quien hace años, como consejero delegado, solía decirles a los mismos que debería irse equilibrando el peso en la cuenta de resultados entre mercados de economías desarrolladas y emergentes.

La visión de Torres era que la normalización del ciclo económico y de tipos de interés debía servir para la recuperación de los mercados desarrollados en cuanto a ingresos bancarios. Pero no ha sido así, de hecho, Estados Unidos ha provocado ajustes contables negativos de 3.434 millones entre el último trimestre de 2019 y el primero de 2020. Ahora, con esta operación, se intensifica el sesgo hacia ser un banco de economías emergentes, con la excepción de España, donde se queda atrás en cuota de mercado después de la compra del Popular por parte del Santander y de la fusión con CaixaBank y Bankia.

Pero si se fusiona con Sabadell, BBVA sumaría una cuota de mercado en depósitos del 21,6%, según datos de 2019, cerca del 22,3% de la nueva CaixaBank y por encima del 19,1% de su eterno competidor Banco Santander. BBVA y Sabadell sumarían un volumen de activos de 963.108 millones de euros a escala global, aún por detrás de los 1,5 billones (millones de millones) del banco que preside Ana Botín. En España, los activos combinados de las entidades que presiden Carlos Torres y Josep Oliu serían 596.481 millones, por detrás de los 627.187 millones de CaixaBank y Bankia y superando los 352.296 millones del Santander.

Pero, como destacó Torres, BBVA tiene ahora margen para “diferentes opciones estratégicas”. Entre ellas, aseguró que en cuanto el Banco Central Europeo (BCE) lo permita realizará una recompra de acciones “relevante” y volverá al dividendo, aunque no especificó qué parte de los más de 10.000 millones de margen de capital respecto al objetivo autoimpuesto emplearía en remunerar directamente al accionista y cuál en una operación corporativa como Sabadell.

Al desprenderse de Estados Unidos, hay automáticamente un incremento del peso de las economías emergentes (México, Turquía y Sudamérica, por orden de importancia) en la cuenta de resultados de BBVA. En margen bruto, se pasaría del 70% al 77%, y en beneficio, del 79% al 83%. Pero entre las opciones que contempla Torres, parece estar la de una fusión en España. Aunque Sabadell también tiene negocio en México, el grueso de sus activos está en Reino Unido, con la compra de TSB que tantos quebraderos de cabeza ha dado a la entidad, y sobre todo en España. La dependencia de emergentes se reduciría en margen bruto desde el 77% al 62% con Sabadell, un 15% menos. Y esto sin contar con las potenciales sinergias.

BBVA, como adelantó este lunes El Confidencial, ha contratado a JP Morgan para analizar ya una fusión con Sabadell, que fichó en verano a Goldman Sachs para estudiar operaciones. Ambos bancos trabajan con Garrigues y Uría respectivamente. La idea es que se pudiera llegar a un acuerdo este mismo año. Ambos bancos confirmaron en hechos relevantes ante la CNMV las negociaciones, así como la realización de revisiones de activos ('due dilligence').

Los costes inmediatos de la fusión equivaldrían a 50 puntos básicos de capital, según cálculos del banco de inversión RedBurn, que estima un incremento potencial de la base conjunta de beneficios por acción del 7% en 2021, del 12% en 2022 y del 19% en 2023 por las sinergias. Tras los citados costes todavía quedarían 300 puntos básicos o más de 8.000 millones para recortes posteriores, dividendos u otras operaciones. Y eso que el banco es de los pocos que aún conservan activos como seguros de vida en propiedad, seguros generales en Latinoamérica —vendió el 50% del negocio en España a Allianz— o la depositaría de fondos. La externalización de algunos de estos negocios suponen una barrera de entrada de más de 1.000 millones con Sabadell, por Zurich y Amundi.

El cálculo de RedBurn parte de la base de que la fusión se realizara con intercambio de acciones, porque BBVA podría en realidad comprar Sabadell y aunque fuera con prima, tendría beneficio contable al cotizar Sabadell por debajo del valor en libros. Pese a las subidas recientes en bolsa, el descuento aún alcanza el 82% para el banco que preside Josep Oliu, frente al 57% en BBVA.

Sinergias

Las sinergias entre ambos bancos podrían ser muy importantes por coincidencia de oficinas. Torres siempre ha sido un defensor de adelgazar la red de sucursales del banco incluso sin operaciones corporativas, con lo que es fácilmente esperable que si se celebra esta fusión haya un ‘tijeretazo’ importante. El banco azul tenía en septiembre 2.521 oficinas en España, según su informe trimestral, mientras que Sabadell suma otras 1.704, aunque tiene en marcha negociaciones con los sindicatos un ERE de 1.800 personas, de las que 850 sería en la red, con lo que habría cierre de sucursales.

En cualquier caso, una potencial fusión de BBVA y Sabadell solaparía gran parte de sus redes. Un análisis de la consultora Bain & Company por código postal de las oficinas muestra que habría solapamiento con el 29% de la red conjunta, lo que equivaldría a que podrían sobrar 1.250 sucursales. Especialmente Cataluña y País Vasco, donde se encenderían las alarmas de la competencia. Hay que tener en cuenta que los recortes de oficinas suelen ir acompañados de personal, aunque no en la misma proporción por recolocaciones a otras áreas, por la tendencia de que parte de la red sea de sucursales más amplias y enfocadas al asesoramiento, y porque dependerá de si Sabadell previamente continúa con su ERE y de las negociaciones posteriores con los sindicatos, incluyendo el coste de reestructuración que quiera asumir el nuevo banco.

El termómetro de referencia para evaluar el grado de concentración de un mercado es el Índice de Herfindahl-Hirschman (IHH), que suma los cuadrados de las cuotas de mercado de los participantes en el mismo. En cuanto a depósitos, las fusiones de CaixaBank-Bankia, Unicaja-Liberbank y BBVA-Sabadell elevaría más de un 50% este indicador, hasta acercarse a los 1.400 puntos. Se trata de un aumento importante, aunque lejos aún de niveles preocupantes.

Pero sí que lo sería en algunas regiones. Como en Cataluña. Los datos públicos del Banco de España o de las patronales AEB y CECA no permiten desagregar los balances por comunidades autónomas, con lo que los analistas usan aproximaciones a través de las oficinas en cada región que publican estas asociaciones. Se trata de datos de 2019, que muestran un llamativo nivel de concentración en Cataluña, hasta el punto de que el IHH por oficinas superaría los 3.000 puntos, grado que ya se considera preocupante.

Lo lógico es que se redujera tras las fusiones por cierres de oficinas, aunque Cataluña ya ha sido el epicentro de los recortes de sucursales durante la última década, en la que se ha cerrado el 60% de las oficinas o el 22% de todas las que echaron la persiana en España desde la Gran Crisis Financiera. Pero es que si no fuera así, la nueva CaixaBank tendría 1.222 sucursales, el 38,8% de la red en la región, y BBVA con Sabadell otro 39%, con 1.232 oficinas. Es decir, dos bancos contarían con el 78% de la red. En Barcelona, por ejemplo, CaixaBank-Bankia tiene el 35% y BBVA-Sabadell el 39%.

La presencia de BBVA en Cataluña viene marcada por la compra tras la crisis de Caixa Catalunya, con lo que podría hacer su segunda operación relevante para esta región. Asimismo, también habría un aumento importante de la concentración en País Vasco, donde BBVA cuenta con histórica presencia por su origen y sede social en Bilbao, y Sabadell adquirió el Guipuzcoano. En Guipúzcoa y Vizcaya, tendrían casi el 20% de la red de oficinas, aunque seguiría siendo líder Kutxabank.

Cualquier fusión de estas características, por el negocio internacional, tiene que tener el visto bueno de la Comisión Europea. Lo lógico es que adopte la decisión que dé por buena la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), ya que el único riesgo sobre esta se produce en España. El organismo que preside Cani Fernández tendrá que aprobar estas operaciones y, aunque los supervisores insisten en que hay sobrada competencia en el mercado por los jugadores tradicionales, los neobancos y empresas tecnológicas que compiten con el sector financiero (‘fintech’ y otras compañías), cada operación presiona más a la competencia que la anterior.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios