¿Pagar por tener el dinero en liquidez? A los fondos ya les cuesta hasta un 0,5%
  1. Mercados
FINECT

¿Pagar por tener el dinero en liquidez? A los fondos ya les cuesta hasta un 0,5%

Mucho se habla de las comisiones de cuentas corrientes, pero lo que quizá muchos ahorradores de fondos desconozcan es que también ellos vienen pagando desde hace tiempo por la liquidez

Foto: (iStock)
(iStock)

Érase una vez, allá por la década de los 90, unos bancos que pagaban suculentos intereses a sus clientes por el dinero que tenían en cuentas corrientes o depósitos. Anunciaban en televisión en prime time supercuentas con intereses de hasta el 14% o libretones que sorteaban todo tipo de ocurrencias (desde joyas hasta máquinas de escribir, pasando por apartamentos). Ahora es casi al revés y somos los clientes quienes tenemos que pagar porque nos guarden el dinero.

Aún no directamente en las cuentas y depósitos bancarios, porque no nos aplican como tal un tipo de interés negativo. Pero cada vez más entidades obligan a pagar una comisión fija mensual o trimestral, a no ser que tengas contratados una serie de servicios o productos adicionales. Es lo que hace Santander con la cuenta ONE o Caixabank con sus cuentas corrientes, donde pagas 20 euros al mes salvo que cumplas determinadas condiciones.

Foto: iStock.

Ahora bien, lo que quizá muchos ahorradores desconozcan es que ya vienen pagando indirectamente desde hace tiempo por el dinero en liquidez. En concreto, quienes tienen fondos de inversión en cartera. Y cada vez más. De hecho, en muchos casos el coste está rondando ya el medio punto porcentual.

Hasta ese nivel se eleva para el Mi Fondo Santander Moderado, el segundo mayor fondo de inversión español por activos bajo gestión, con cerca de 7.800 millones de euros bajo gestión. En el informe del tercer trimestre, sus gestores comunicaban a la CNMV que el coste de liquidez se había elevado hasta un 0,5% y que la media anual ya se situaba en el 0,48% anualizado.

Algo menos, pero también le sale a pagar por la liquidez, al mayor fondo español, el Quality Inversión Conservadora de BBVA, con más de 9.500 millones de euros de patrimonio bajo gestión. En este caso, le cuesta un 0,24% anualizado en el último trimestre, según la información periódica remitida a la CNMV al cierre del tercer trimestre.

También entre las gestoras independientes se sufre en la liquidez por este mundo de tipos negativos. Por ejemplo, el fondo Cartesio X, uno de los españoles más populares de renta fija mixtos, reportaba en su última información trimestral un coste del 0,47% anualizado entre julio y septiembre.

Puede que muchos ahorradores lo desconozcan, pero ya están pagando indirectamente por la liquidez...

¿Por qué? El origen hay que buscarlo en la anterior crisis financiera. Ante el temor al hundimiento de la economía, los bancos centrales bajaron vertiginosamente los tipos hasta llevarlos a números rojos e iniciaron programas de expansión monetaria ultra expansivos, para intentar empujar a la gente a poner en movimiento el dinero que tenía el banco.

Lo que se perseguía era incentivar el consumo y la inversión para generar actividad económica y salir de la crisis. ¿Qué ha pasado? Que la recuperación ha sido tan débil, que no se ha acabado de volver a una situación normal y encima ha llegado la pandemia. Con lo cual, no sólo no los han empezado a subir, sino todo lo contrario. Aún los han bajado más, hasta territorio aún más negativo.

A los propios bancos, el Banco Central Europeo les lleva cobrando desde hace ya más de seis años, desde 2014, por dejarle el dinero en sus arcas. Al principio muy poquito, pero según iba hundiendo los tipos de interés en territorio negativo, les ha ido subiendo la carga, hasta el 0,5% actual.

Un coste cada vez mayor y para más clientes

Los bancos retrasaron de inicio la aplicación de este tipo negativo a los clientes, por lo impopular de cobrarles por el dinero en liquidez, pero con el paso del tiempo lo han ido haciendo para evitar que la rentabilidad del negocio siga derrumbándose. Empezaron por los fondos de inversión y las empresas. Pero poco a poco se va extendiendo.

“En la zona euro ya se está cobrando a partir de determinados importes en cuenta corriente, por ejemplo en Dinamarca”, explica en Finect Cristian Balteo, senior product specialist de Nordea AM. ¿Y en España? “En banca privada, algunos grupos internacionales también han empezado a cobrar por el efectivo a partir de 150.000 o 200.000 euros. Y, por supuesto, a las sicav y a los fondos también”, apunta Balteo.

Foto: iStock

¿Qué se puede hacer para evitar esta pérdida de valor del efectivo? Al inversor particular sólo le queda bucear entre cuentas corrientes o depósitos de entidades bancarias de menor tamaño, que durante un tiempo lanzan ofertas puntuales para captar clientes.

Eso sí, las mejores cuentas remuneradas en la actualidad tienen topada la cantidad por la que retribuyen y más allá de los 15.000 euros no hay nada. Otra opción es buscar entre los depósitos que ofrecen entidades de otros países europeos, donde se puede encontrar ofertas de hasta el 1%.

Para el institucional, como alternativa a la liquidez, no queda otra que seleccionar fondos de perfil conservador pero tomando un poco de riesgo. Un ejemplo: el Nordea Fixed Income Fund tiene como objetivo superar el efectivo más un 0,5%-0,7%. Esto supone esperar ahora mismo entre un 0% y un 0,2% al año. “¿Suena como una rentabilidad muy atractiva? Parece que no, pero en relativo a lo que ofrece la liquidez o el mercado monetario sí lo acaba siendo”, explica Balteo.

Así de difícil está el patio para la parte más conservadora de las carteras. Y como acabe llegando la inflación, con los bancos centrales limitados para subir tipos por la abultada deuda global, la situación se va a poner aún más complicada.

¿Cuánto valor perderán tus ahorros por culpa de la inflación?:

Fondos de Inversión Depósitos Tipos de interés
El redactor recomienda