parte del imperio de Jack Ma

La locura de Ant Group: la mayor OPV con una demanda que superó 872 veces la oferta

El desembarco bursátil de la 'fintech' china ha desatado el apetito de los inversores. Superará los 34.000 millones y será la más grande de la historia

Foto: Entrada a las oficinas de Ant Group en Hangzhou. (Reuters)
Entrada a las oficinas de Ant Group en Hangzhou. (Reuters)
Adelantado en

Apenas quedan unas horas para que se materialice la mayor salida a bolsa de la historia y los mercados asiáticos todavía se están recuperando de lo que ha sido un final de semana de auténtico infarto. La llegada de Ant Group, una de las patas del imperio de Jack Ma, al parqué de Shanghái y de Hong Kong ha superado todas las expectativas de los inversores, con un apetito nunca visto.

Será este día 5 cuando las acciones de Ant Group empiecen a cotizar en ambas bolsas de manera simultánea. La firma, una 'fintech' que ha prometido reinventar la banca 'online' es una de las partes del entramado Alibaba y la fuerte atracción que ha provocado entre los inversores es un voto de confianza a un sector que parece que no ha acabado de despegar pese a apuntar maneras desde hace algunos años.

La compañía sacó a ambos mercados casi 42 millones de títulos con la idea de captar unos 34.500 millones de dólares, superando así los 29.400 millones de la OPV de la saudí Aramco. Apenas un 11% de las acciones saldrán al mercado, lo que supone que la compañía estará valorada en el entorno de los 320.000 millones de dólares.

Si la oferta y la capitalización son enormes, mucho más lo ha sido la demanda del mercado, que ha superado en 872 veces la oferta. En total, y según los datos de Bloomberg, las peticiones de inversores individuales han rebasado los tres billones de dólares, más que suficiente para comprar JP Morgan unas 10 veces. El aluvión de peticiones fue tal que algunos brókeres de la bolsa de Hong Kong no soportaron la demanda y sus sistemas informáticos se cayeron.

Por supuesto, los pequeños inversores no han sido los únicos que se han lanzado con todo para tratar de hacerse con algunas acciones de Ant Group antes de que arranque la cotización. Pesos pesados como el fondo soberano de Malasia o los fondos de pensiones de Canadá y China también han puesto a su nombre una participación en el capital, si bien en porcentaje que no han superado el 0,4% en ninguno de los casos.

Jack Ma, en un acto. (Reuters)
Jack Ma, en un acto. (Reuters)

Jack Ma, creador del entramado y segundo hombre más rico de China —le supera Ma Huateng, fundador de Tencent—se quedará con un 70% de las acciones de Ant Group y vuelve así a la primera fila después de dar un paso atrás en Alibaba. Su despedida, hace poco más de un año, coincidió con la celebración de cumpleaños y concentró a 80.000 empleados del 'holding' en el estado olímpico de Hangzhou.

De hecho, Ma tiene el honor de haber estado al frente de dos de las tres salidas a bolsa más grandes de la historia. A la de Ant Group hay que sumar la de Alibaba, en septiembre de 2014, que alcanzó los 25.000 millones de dólares. Entre ambas queda la petrolera estatal saudí Aramco, que empezó a cotizar tras levantar 29.400 millones de dólares de los mercados. Por detrás del podio quedan ya la japonesa Softbank —21.100 millones— y la hongkonesa AIA —20.400 millones—, seguidas por Visa y General Motors, con 19.700 y 18.100 millones respectivamente.

Bajo la lupa de Pekín

Es de sobra conocido que el Gobierno presidido por Xi Jinping ejerce un importante control sobre sus campeones nacionales, una categoría en la que sin duda está Ant Group. Hasta ahora, el camino de la 'fintech' ha estado más o menos despejado, pero salir al mercado, con todo lo que eso supone, va a hacer que Pekín empiece a controlar sus movimientos con mucho más detalle.

De hecho, Ma era hasta hace no mucho uno de los versos libres dentro del empresariado chino. Era casi una norma que los primeros espadas de las grandes firmas tuvieran unos estrechos lazos con el Partido Comunista, pero Ma tardó más de lo normal es significarse y reconocer que lleva el carné de la formación en su cartera.

En cualquier caso, los reguladores chinos van a tener mucho trabajo. La estructura de Ant Group descansa mayoritariamente sobre cuatro grandes patas de negocio que, además, tienen muchas diferencias entre ellas.

La más importa es la de pagos 'online', que desde junio del año 2019 hasta el mismo mes del ejercicio actual procesó un total de 17 billones de operaciones a través de Alipay. A eso hay que sumar los 173.000 millones de dólares que la empresa invierte bajo su vertical de gestión de activos.

Un hombre pasa ante una oficina de Alipay. (Reuters)
Un hombre pasa ante una oficina de Alipay. (Reuters)

Por si fuera poco, también cuentan con un negocio de préstamos. Según los datos de Goldman Sachs en el año 2021 vencen créditos al consumo por valor de 290.000 millones de dólares. La cuarta pata que sostiene los beneficios es la de los seguros, que cuenta con alrededor de 107 millones de clientes,

Será este jueves, en la madrugada española, cuando Ant Group toque la campana de Shanghái y Hong Kong y empiece a cotizar. Sabremos entonces si el apetito de los inversores por hacerse con un pedazo de una salida a bolsa histórica estaba justificado.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios