OMX Copenhague 25

Así es la bolsa europea que gana casi un 19% en plena pandemia del coronavirus

Más allá de la gestión de la pandemia, lo que ha dado blindado al índice de Copenhague en esta crisis ha sido su mezcla de valores: mucha 'farma', energía verde y cíclicos sólidos

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.
Adelantado en

No sube tanto como el Nasdaq, pero demuestra que también en el Viejo Continente hay alguna joya bursátil... Alejado del ruido mediático, en el norte europeo hay un índice que gana casi un 19% en este 2020 'coronavírico', a la vez que acumula un rendimiento del 10% anualizado en los últimos cinco años. No, no es Alemania (que esta semana ha sido la bolsa que más ha caído, por cierto) ni Suiza (-11% en el año). El selectivo más alcista de Europa Occidental está en Dinamarca: hablamos del OMX Copenhague 25.

El porqué de las subidas de este índice no arraiga en que estemos hablando de un país nórdico con menor incidencia del virus o gestión económica. El norte de Europa no es sinónimo de subidas bursátiles (aunque bien es cierto que las pérdidas son menores que en índices del sur, como el propio Ibex 35). La bolsa noruega cae un 16% en 2020, seguida de la holandesa (-8%), de la finlandesa (-5%), y de la sueca (-4,7%). Apenas el índice de Islandia alcanza el color verde, con una ganancia del 3%.

Las subidas tampoco originan en el efecto divisa: la corona danesa cotiza en mínimos de principios de 2018, pero goza de poca variación, ya que apenas se ha dejado un 0,4% en el año.

Una de las primeras cuestiones a las que apuntan los analistas como base es que Dinamarca es un país con menor incidencia del virus —según la John Hopkins University, tiene una tasa de incidencia acumulada en la pandemia de 789 casos cada 100.000 habitantes— y las estimaciones de crecimiento son más benévolas, la Unión Europea (UE) estima que su PIB caerá un 5,2% en 2020 y subirá un 4,3% en 2021.

"Dinamarca ha llevado a cabo una gestión del coronavirus comparablemente más exitosa que los otros países europeos", explica Stefan Rondorf, economista senior en Allianz Global Investors. "Fue uno de los primeros países en implementar estrategias de contención: empezando el 14 de marzo, las fronteras se cerraron a los no residentes durante casi tres meses", añade. "Aunque el país empezó a relajar algunas de sus medidas a finales de junio, la entrada de los no residentes todavía sigue unos parámetros estrictos".

Sin embargo, más allá de este contexto que también comparten otros países, lo de las subidas del OMX Copenhague está en la mezcla de valores. Carsten Jantzen Leth, director de renta variable en Nordea Asset Management apunta a que, a parte de la rápida respuesta del gobierno, el índice tiene una fuerte exposición a empresas defensivas, lo cual ha impulsado las subidas de esta bolsa. "Su exposición marginal al sector financiero —el cual consideramos que está en buena forma— contribuyó a conservar ese 'momentum positivo', explica Jantzen Leth. El estratega también subraya que la industria farmacéutica danesa ha ayudado "a apoyar las exportaciones durante una caída generalizada de la demanda global" en otros segmentos y geografías. Por último, Jantzen Leth subraya la fuerte presencia de valores líderes en la energía renovable, parte clave de la recuperación económica de Dinamarca y de Europa en general.

Pandora, Novo Nordisk, Ambu, Vestas... Son algunos de los valores del OMX 25

Para empezar, el sector de salud y ciencia compone casi la mitad del selectivo. Por ejemplo, cuenta con uno de los fabricantes mundiales de soluciones de endoscopia de un solo uso, equipos de diagnóstico y de soporte vital para hospitales, consultorios privados y servicios de rescate, Ambu. Tras el pico de negocio de la primera oleada, el mercado especula ahora con la llegada de la segunda, aunque está por ver cómo evolucionan las hospitalizaciones, las nuevas prácticas clínicas o el inventario que puedan haber acumulado ya los centros para prevenirse de la segunda oleada y que ya esté descontado en los resultados de los trimestres anteriores. También tiene al líder global de tratamiento para la insulina, Novo Nordisk (que acaba de aumentar sus estimaciones de ventas para el año), la biotecnológica Genmab o el fabricante de aparatos auditivos GN Store Nord.

También en un sector defensivo por su legado en el lujo está Pandora, que es de hecho el valor que más sube del año en el OMX 25. No en vano, tras los resultados del tercer trimestre, la compañía ha aumentado sus estimaciones de beneficio para 2020 gracias a un impulso del 89% en sus ventas 'online'.

"También se beneficia del aumento de demanda inversora por valores sostenibles, ya que cuenta con líderes mundiales en este ámbito como el fabricante de aerogeneradores Vestas, la líder en granjas de viento 'offshore' Orsted y el fabricante de lana mineral Rockwool", matiza por su parte Tarjei Lode, analista del fondo DNB Fund Nordic Equities. La llegada del coronavirus ha impulsado a los gobiernos europeos a enfocar sus planes de recuperación económica en la sostenibilidad, impulsando el apetito inversor por la tendencia ASG (medioambiental, socialmente responsable y de buen gobierno). El caso de Vestas es especialmente acuciante, con una subida del 62% en el año.

Por otro lado, está el buen aguante de valores cíclicos. "La mayoría de empresas están entre los líderes del mercado en sus industrias, y después de que el brote de coronavirus haya resultado ser menos severo de lo anticipado para ellas, la pandemia ha impulsado a empresas como la de transportes Maersk (+6% en el año) a reforzar su posición respecto a jugadores más pequeños con una liquidez y solvencia menores que se vieron más golpeadas por las medidas de confinamiento", explica Lode.

El índice también cuenta con dos bancos, el Jyske Bank y el Danske Bank que sí que se han visto afectados por la crisis pero, pese a que los tipos de interés están al -0,6% en Dinamarca, apenas caen alrededor de un 21% cada uno (a modo de comparación, el banco que menos cae del Ibex 35, Bankia, se deja un 38% en el año).

Eso no quiere decir que el OMX Copenhague 25 sea inmune al virus. También en marzo sufrió un rápido desplome de las acciones, aunque apenas alcanzó mínimos de 2019. Con todo, Dinamarca también está sufriendo cada vez más casos y esta semana su primera ministra Mette Frederiksen se ha visto obligada a endurecer máximos de aforo y horarios de apertura para intentar frenar el avance coronavirus. Desde que alcanzó los máximos históricos el 13 de octubre, se ha visto golpeado, al igual que el resto de bolsas europeas al auge de casos de coronavirus, con una caída del 8% (el Ibex 35, por ejemplo, ha caído un 6,7% en ese periodo).

Además, los analistas avisan de las futuras rotaciones en las carteras de los inversores. "Las empresas más defensivas no se verán tan favorecidas si la actividad económica se acelera, mientras que las empresas cíclicas se verían lastradas si hay una segunda ola del covid que cause medidas similares a las de primavera", subraya Lode. Por su parte, Rondorf también ve riesgos en los valores ecológicos daneses si "hay cualquier percepción de que los fondos del Fondo de Reconstrucción no se están siendo aprovechados (lo cual solo veremos en los próximos años) y también si Donald Trump gana en EEUU o los demócratas se quedan sin mayorías en las cámaras, dos escenarios que reducirían el apetito de valores de energía verde en el corto plazo".

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios