La banca de inversión pide a los gobiernos que fomenten el ahorro para las pensiones
  1. Mercados
PARA INCENTIVAR SU ATRACTIVO

La banca de inversión pide a los gobiernos que fomenten el ahorro para las pensiones

La asociación AFME avisa de que los productos de ahorro para la jubilación han perdido atractivo en la pandemia. Aumenta el peso de la financiación no bancaria para las empresas

placeholder Foto: iStock.
iStock.

Mientras el Gobierno ha incluido un recorte en el incentivo fiscal al ahorro para la jubilación en su anteproyecto de Presupuestos, distintas voces piden lo contrario. La Asociación de Mercados Financieros en Europa (AFME) ha reclamado que los Estados alienten que se ahorre a largo plazo para complementar las pensiones públicas.

La asociación avisa de que la pandemia “ha tenido importantes repercusiones en el sistema de jubilación de Europa y en las industrias de fondos de pensiones y seguros”. La crisis ha ahondado en el contexto de bajos tipos de interés, con lo que “ha caído el atractivo y el rendimiento de los productos de ahorro para la jubilación, lo cual se une a los bajos rendimientos para los emisores de rentas vitalicias que invierten y mantienen predominantemente productos de renta fija a largo plazo”.

Varios gobiernos han adoptado medidas para facilitar que los ahorradores retiren anticipadamente parte de sus ahorros para la jubilación, para compensar la disminución de ingresos laborales o empresariales. Entre ellos está España, aunque es un ‘regalo envenenado’ del Ejecutivo, ya que la penalización de Hacienda no se ha eliminado.

Foto: Planes de pensiones

Los planes de pensiones tienen un incentivo fiscal a la aportación, que el Gobierno pretende recortar. Hasta ahora, las aportaciones se deducen en la base imponible de la declaración de la renta, con un máximo de 8.000 euros. Una ayuda que es regresiva, aunque, como recordó recientemente Ignacio Garralda, presidente de Mutua, todas las bonificaciones lo son. Pero la contrapartida es que el trato fiscal de los planes de pensiones al retirar el dinero es peor que en otros vehículos de inversión o inversiones directas en acciones y bonos. Todo el dinero rescatado de un plan de pensiones tributa por IRPF, mientras que en otros caso solo se tributa por el beneficio obtenido y como rentas del capital.

“Es fundamental que los gobiernos sigan alentando a las personas a ahorrar para la jubilación. Los gobiernos pueden considerar la posibilidad de adoptar medidas de política que ayuden a las personas a aliviar las limitaciones financieras a corto plazo que podrían poner en peligro sus objetivos de jubilación a largo plazo”, arguye AFME, aunque los tiros en España van por otro lado.

Más banca en la sombra

AFME ha publicado este miércoles su tercer informe anual ‘Indicadores KPI de la unión de los mercados de capitales’, en el que analiza el desarrollo de los mercados de capitales en Europa. En el caso de España comparada con la Unión Europea, destaca negativamente en el ecosistema que hay para el nacimiento y crecimiento de tecnología financiera (‘fintech’) y en la actividad del capital riesgo previo a salidas a bolsa para que las empresas no cotizadas accedan a financiación a la innovación.

Foto: (iStock)

En el lado positivo, España está entre los 10 países con mayor desarrollo del mercado de bonos sostenibles y, de hecho, ha sido el tercero en donde el volumen de emisiones de este tipo ha sido más alto, con 9.000 millones, un 97% más que en el ejercicio anterior. El mercado español también destaca por la intensidad de la venta de carteras de créditos morosos (NPL) por parte de la banca, pasando la morosidad de 141.000 millones en 2016 a 78.000 millones en 2020, aunque estas desinversiones se han paralizado con la pandemia.

Entre las conclusiones del informe, también destaca el aumento de la financiación no bancaria. El peso de la ‘banca en la sombra’ respecto a la tradicional ha crecido en Europa desde el 11% de 2019 hasta el 14,5% de 2020, pese al desplome de las salidas a bolsa y el aumento del crédito bancario a través de los avales públicos.

La financiación masiva a las empresas desde la banca tradicional y otros actores como el capital riesgo ha provocado una paradoja, y es que en la pandemia se ha reducido el número de quiebras. Las declaraciones de bancarrota disminuyeron en España de un promedio trimestral de 1.100 en 2019 hasta las 714 del segundo trimestre de 2020. La parálisis de la Justicia como consecuencia del covid, que ha retrasado muchos procesos, también explica este comportamiento, dejando numerosas empresas zombi con vida.

Asociación para los Mercados Financieros Europeos (AFME) Planes de pensiones
El redactor recomienda