La era de las salidas a bolsa exóticas: de grupos de K-Pop a 'influencers' de Instagram
  1. Mercados
ejercicio casi sin precedentes

La era de las salidas a bolsa exóticas: de grupos de K-Pop a 'influencers' de Instagram

El 2020 va camino de ser histórico en cuanto a desembarcos bursátiles. A la fiebre se han sumado la última sensación del pop coreano y Chiara Ferragni, estrella de las redes sociales

Foto: La era de las salidas a bolsa exóticas: de grupos de K-Pop a 'influencers' de Instagram
La era de las salidas a bolsa exóticas: de grupos de K-Pop a 'influencers' de Instagram

Pese a los efectos del coronavirus, 2020 va camino de ser el año con más salidas a bolsa de la historia. Faltan casi tres meses para que se cierre el calendario, pero las ofertas públicas de venta en Estados Unidos ya han generado más de 95.000 millones de dólares. Si el ritmo se mantiene, la cota récord de los años 'puntocom' va a ser pulverizada.

En este escenario hay espacio para que empresas de casi cualquier sector salgan a bolsa. No debe extrañar, por tanto, que entre las firmas que ya han salido al mercado, o se están preparando para hacerlo, estén un fenómeno sin precedentes en el pop coreano como BTS y la reina de los 'influencers', la italiana Chiara Ferragni.

Big Hit Entertaiment, la matriz que rige los destinos de los siete miembros BTS, debutó está semana en la Bolsa de Corea del Sur, convirtiéndose en la mayor salida de los últimos tres años en el parqué de Seúl. La firma puso en el mercado unos 820 millones de dólares en participaciones, que fueron devorados ávidamente por unos inversores que dispararon el valor de los títulos un 91% en la primera jornada de negociación.

Foto: BTS logra el récord de visitas en 24 horas de YouTube con su canción 'Dynamite'

La compañía, fundada por Bang Si-Hyuk, está basada casi en su totalidad en este grupo, cuyo nombre completo es Bangtan Boys. Su éxito ha hecho que Si-Hyuk se haya convertido en uno de los hombres más ricos de Corea del Sur, con un patrimonio que supera los 2.500 millones de dólares gracias a esa salida a bolsa.

Los componentes de la formación musical además, están especialmente implicados con la compañía. Tanto que les va su bolsillo en ello. La salida a bolsa tuvo un esquema habitual en Corea que reservaba al menos el 20% de los títulos emitidos para los empleados. Así, cada uno de los miembros de BTS tiene a su nombre 68.385 acciones, valoradas en más de 15 millones de dólares.

El peso de BTS en las cuentas de Big Hit es prácticamente total. El grupo generó el 90% de los ingresos de la marca en la primera mitad del año, que fue positivo pese a que los conciertos y las actuaciones en directo están suspendidas desde febrero por la pandemia. La formación ha seguido actuando a través de internet —su último concierto el 12 de octubre fue visto por más de 993.000 personas— y ya ha lanzado su último tema en inglés, en un claro movimiento para seguir avanzando en la conquista de Occidente. Pendiente de estreno tienen su propio documental, titulado 'Break the silence: the movie Persona'.

Salida a bolsa de Big Hit Entertainment. (Reuters)
Salida a bolsa de Big Hit Entertainment. (Reuters)

Pese a que el debut de la compañía fue muy positivo, la siguiente jornada hizo torcer el gesto a los inversores. Tras comenzar la negociación a 117 dólares y casi doblar su valor, los títulos de Big Hit se hundieron un 22%. El mercado les dio un vistazo más extenso a las cuentas y descubrió señales preocupantes. La primera de ellas es que el valor cotiza a 40 veces Ebitda, una cifra que deriva directamente de la dificultad de poner precio a una compañía cuyo producto es el talento.

La segunda, quizás la más grave por el simple hecho de que no se puede solucionar, es que las leyes de Corea del Sur obligan a todos los jóvenes a realizar la instrucción militar obligatoria. Y deben hacerlo entre los 18 y los 28 años. Eso es un enorme problema si tenemos en cuenta que Kim Seok-Jin, uno de los miembros de la formación, tiene 27 años.

El Parlamento surcoreano permite alargar el plazo hasta los 30 años si la persona demuestra que está haciendo un servicio al país, algo que ya le ocurrió al futbolista del Tottenham Son Heung-min, que aprovechó una lesión y el parón de la Premier League para cumplir con su obligación con el ejército.

Esta circunstancia, claro, preocupa a los inversores, sobre todo si tenemos en cuenta que la compañía, valorada en 6.300 millones de dólares, depende casi totalmente de que BTS continúe siendo la gallina de los huevos de oro que es ahora mismo.

La reina de los influencers

El caso de Chiara Ferragni es totalmente diferente. La 'influencer' italiana es, a sus 33 años, una máquina de hacer dinero solo con levantarse de la cama. No necesita una matriz ni a otros tantos compañeros y, por tanto, simplemente depende de ella misma. Su ambición, si hacemos caso a los medios locales y a sus propios movimientos, pasa ahora por darle algo más de estilo a la Bolsa de Milán, que ya se ha mostrado más que dispuesta a recibirla.

Chiara Ferragni, en un acto en Roma. (Reuters)
Chiara Ferragni, en un acto en Roma. (Reuters)

Nacida en dicha ciudad del norte de Italia, Ferragni ha construido un imperio durante la última década, gracias a una cuidada explotación de su imagen y a la firma de acuerdos con pesos pesados como Lancôme o Dior.

Ferragni testaría así el apetito de los inversores por una industria en expansión. Según las cifras de Influencer Marketing Hub, las empresas dedicaron 6.500 millones de dólares a campañas con 'influencers' en el año 2019, con unas cifras que siguen creciendo a ritmo exponencial año a año.

El mercado ya ha demostrado que los proyectos de este tipo de estrellas con cifras masivas de seguidores —Ferragni acumula más de 21,5 millones solo en Instagram— tienen mucho éxito. La firma de cosméticos de la cantante Rihanna facturó 500 millones de euros en su primer año de vida y le sirvió para aliarse con LVMH para lanzar su propia línea de ropa. Del mismo modo, Coty pagó 600 millones de dólares a Kylie Jenner por el 51% de su negocio de maquillaje.

Foto: Las OPV desafían al covid: 2020 va camino de ser el año con más salidas a bolsa de la historia

El imperio de Ferragni es tan vasto que está por ver qué parte del mismo es la que pretende sacar a bolsa. Su entramado empresarial se basa en tres patas: Sisterhood, con la que gestiona sus campañas de marketing y que facturó 11 millones de euros el año pasado, TBS Crew, que es la propietaria de su blog 'The Blonde Salad' y que ingresó 20 millones de euros en 2019, y Serendipity, con la que comercializa productos de moda.

Tomando como referencia las métricas de su competencia, tal y como recoge Reuters, la influencer podría tener un grupo empresarial valorado en el entorno de los 80 millones de euros, suficiente como para probar si los 'influencers' son capaces de vender también acciones bursátiles. Esta por ver si bastan unas fotos en Instagram para convencer a los inversores.

Inversores Venta Influencers Corea del Sur Internet