REUNIÓN DEL CAT EL MIÉRCOLES

El Ibex busca sustituto para MásMóvil: de la revolución verde a la construcción

El consejo decidirá la próxima entrada en términos técnicos de liquidez y tamaño. Según estos parámetros, el valor que más suena en las quinielas es la energética Solaria

Foto: EFE.
EFE.
Adelantado en

Este 2020 ha sido un año con más cambios de lo habitual en el Ibex 35, con la entrada de Almirall y Pharmamar en las últimas revisiones del selectivo. El Consejo Asesor Técnico (CAT) se reúne este miércoles para acometer un tercero, esta vez para sustituir a MásMóvil, que quedará excluido de bolsa tras la opa del consorcio de fondos capital riesgo. Los analistas se decantan por Solaria, por su volumen y ponderación, frente al resto de valores, aunque también en las últimas revisiones ha estado sonando Sacyr.

El consejo sigue una serie de parámetros técnicos que, sin embargo, para la empresa y el inversor suponen un cambio cualitativo en las perspectivas bursátiles. Si para una compañía entrar en el índice supone ganar mayor visibilidad, para el Ibex 35 la entrada y salida de nuevas empresas supone reforzar la presencia de unos sectores frente a otros y por tanto contribuir a un cambio de color en el selectivo.

Por ejemplo, la entrada de Solaria​ supondría reforzar el auge del sector energético en el selectivo en los últimos meses, reforzando además la presencia de las energías renovables en el panorama bursátil español. Por otro lado, la entrada de Sacyr implicaría el regreso de un valor que salió hace cuatro años junto con otras dos empresas de construcción, y reforzar un sector que hoy en día está representado por apenas dos valores de infraestructuras.

El CAT se basa en la liquidez para tomar sus decisiones. 'Grosso modo', el comité baraja dos frentes. Por un lado, computa el volumen de contratación en euros en el mercado de órdenes durante el periodo de control (seis meses), aunque el CAT también controla la calidad de dicho volumen, analizando el número de operaciones contratadas o posibles cambios en el accionariado.

Por otro lado, el CAT pone como límite que los valores que formen parte del Ibex 35 tengan una ponderación media superior al 0,3% de la capitalización media del selectivo durante el mencionado periodo de control. También aquí hacen matices, ya que tienen en cuenta el capital flotante de los diferentes valores y, para ello, establecen diferentes coeficientes a aplicar sobre la capitalización media de los mismos, de tal forma que se penaliza aquellos cuyo capital flotante es menor.

Según datos de Renta4 sobre el volumen promedio de los valores de la bolsa española en los últimos seis meses, el valor que más papeletas tiene de entrar a formar parte del Ibex 35 es Solaria, que supera incluso a otras empresas que ya figuran en el Ibex 35 como Meliá, Indra o Viscofan. La cotizada también tiene una ponderación sólida de más del 0,33%, no en vano, cotiza en máximos de 2008 con una subida del 163% en el año. En ese sentido, no solo desde Renta4 mantienen la fe en esta compañía, sino que también los analistas de Bankinter y Banco Sabadell apuestan por la firma como próxima candidata al Ibex 35.

La empresa, fundada en 2002, fue la primera de energía solar en cotizar en la bolsa española en 2007. Pese a que hoy la lista de energéticas que mantienen operaciones e inversiones en energías renovables es amplia, Solaria fue de las primeras que en su día se lanzaron a por este mercado, lo que afianza su ‘know how’ en el sector. Por ejemplo, la compañía presidida por Enrique Díaz-Tejeiro Gutiérrez lleva años afianzando sus conexiones comerciales con un mercado de la complejidad de China, con acuerdos como el de Sungrow o Dongfang Electric Corporation.

Solaria presentó resultados la semana pasada, con una subida del 49% de su beneficio en el primer semestre y unas nuevas perspectivas de alcanzar los 5.175 MW en 2024 y los 6.200 MW en 2025. Actualmente, la empresa cuenta con 668 MW en operación y en construcción y tiene como su objetivo llegar a 1.375 MW instalados a cierre del primer trimestre de 2021.

Reuters / Susana Vera.
Reuters / Susana Vera.

Pese a que la renovable es la empresa que más suena para sustituir a MásMóvil, en las quinielas en las revisiones de los últimos meses también ha sonado Sacyr. No obstante, la compañía se sitúa en la posición número 37 en cuanto a volumen de negociación y tiene una ponderación media por debajo del 0,3%, caso que no se da por el golpe del revés del Canal de Panamá, ya que en la revisión de principios de verano, Sacyr guardaba también una ponderación del 0,24%.

La empresa presidida por Manuel Manrique salió del Ibex 35 en 2016 junto con la otra constructora, OHL, y, al mes, también de FCC, en un momento en que el sector (de los más golpeados por la crisis financiera) empezaba a atisbar algunos síntomas de recuperación, pero en que seguían acumulando altos niveles de endeudamiento. Antes del golpe del coronavirus, Sacyr había estado subiendo al ritmo de casi el 60% en 2019 gracias a las soluciones a la deuda, la revalorización de su inversión en Repsol o las propias mejorías de la obra civil.

No obstante, la pandemia ha truncado las perspectivas de Sacyr, que, aunque gracias a su enfoque en las concesiones consiguió registrar un beneficio apenas un 12,9% menor que en el mismo periodo de 2019, también tuvo que recoger en este un impacto de 18 millones de euros por la participación en Repsol. A esta dificultad se añade recientemente el fallo de la Corte de Arbitraje de la Cámara de Comercio Internacional (CCI) de Miami, que obliga al Grupo Unidos por el Canal (GUPC), consorcio capitaneado por la constructora española, a devolver a la Autoridad del Canal de Panamá 240 millones de dólares (unos 206 millones de euros), que llevó a la cotizada a caer un 24% el pasado lunes.

La entrada del nuevo miembro supondrá contribuir a reforzar ciertos sectores frente a otros, aunque solo implique una ligera diferencia. Por ejemplo, caso de que entrase Solaria, el Ibex 35 alimentaría a un sector que ya desde antes de la pandemia llevaba reforzando su peso: el de las ‘utilities’. El coronavirus ha dado el empuje final al grupo formado por Endesa, Enagas, REE, Iberdrola y Naturgy, que, sin contar a la petrolera Repsol, ha pasado de ponderar en torno a un 19% a cierre de 2019 a pesar un 27% ahora, ya que sus componentes son de las que menos han caído. Curiosamente, otras empresas con exposición a las energías renovables como Siemens Gamesa y Acciona también son de las pocas que aguantan en verde en el año, aunque la segunda sigue sin recuperar los máximos anuales.

En cambio, Sacyr pasaría a apoyar un sector de la construcción empequeñecido, con la pareja formada por Ferrovial y ACS, pasando de ponderar más un 6% en el Ibex 35 a quedarse en un 5% a cierre del viernes. No en vano, las dos cotizan en rojo en lo que va de año y, de hecho, tras el intento de recuperación poscoronavirus, han vuelto a decaer en los últimos meses. Sin embargo, aguantan estables en relación con el selectivo general, a diferencia de otros gremios como el bancario, donde los valores financieros han pasado de pesar cerca de un 25% a cierre de 2019 a no llegar al 17% del selectivo actualmente.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios