Es noticia
Menú
El ruido de fusiones dispara la volatilidad de la deuda anticrisis del Sabadell
  1. Mercados
FLUCTUACIONES DE LOS COCOS

El ruido de fusiones dispara la volatilidad de la deuda anticrisis del Sabadell

Una vez anunciada la fusión entre CaixaBank y Bankia, los focos del mercado se han centrado en Banco Sabadell. La incertidumbre se ha reflejado en la cotización de los CoCos

Foto: El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu. (EFE)
El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu. (EFE)

Abierto el melón de las fusiones por CaixaBank y Bankia, en lo que será la mayor operación bancaria de la década, los focos se han puesto en Banco Sabadell. Y esto ha llevado a que los bonos contingentes convertibles (CoCos o AT1), deuda anticrisis que suele evaluar la solvencia de una entidad a ojos de los inversores, hayan disparado su volatilidad en las últimas semanas.

Estos títulos son bonos perpetuos, pero si la solvencia cae por debajo de un nivel preestablecido (colchón MDA), pueden cancelar el pago de los cupones o, incluso, convertirse en acciones. Los inversores de CoCos del Popular, por ejemplo, perdieron toda su inversión igual que los accionistas. Por esta razón, son instrumentos que llevan aparejados tipos de interés más elevados que el resto de la renta fija y, además, son híbridos que recogen el sentimiento del mercado de la capacidad del emisor de hacer frente a sus compromisos. Es decir, de su solvencia llevada a futuro.

Foto: El presidente del banco Sabadell, Josep Oliu. (EFE)

Los CoCos del Sabadell cotizan por debajo de la par (100% de la emisión), con un descuento mayor que en los otros grandes bancos del Ibex. Frente al 90% a que cotizan los CoCos del Sabadell emitidos en 2017 y con cupón del 6,5%, híbridos similares de CaixaBank cotizan en el 93%, los de Bankia y Santander en torno a la par y los de BBVA, al 95%.

Así, los instrumentos AT1 del Sabadell cotizan actualmente en torno al 90%, pero hace tres meses estaban en el 82%. Con el ruido de fusiones, se dispararon hasta un pico del 95% a mediados de septiembre, pero después han vuelto a caer por debajo del 90% en cuanto se ha enfriado la posibilidad de una fusión a corto plazo, ante la falta de concreción de rumores que acercaban la entidad presidida por Josep Oliu al BBVA.

De esta forma, los CoCos subieron de precio primero hasta un 17%, entre agosto y mediados de septiembre, y después cayeron en la segunda mitad del mes pasado un 6%. Cotizan, eso sí, por encima de los niveles posteriores a los mínimos marcados por la crisis del coronavirus, que llevaron a todos estos híbridos bancarios a desplomarse en mayor medida que otros instrumentos de renta fija. Y también han tardado en recuperar los niveles previos, o no lo han hecho, a diferencia de bonos de menos riesgo.

Banco Sabadell es el favorito en todas las quinielas para protagonizar una nueva fusión bancaria, una vez acordada la de CaixaBank y la de Bankia, entidad con la que ya negoció en el pasado el banco catalán, con sede en Alicante, que preside Josep Oliu. La firma contrató a Goldman Sachs para planificar su futuro, y da pasos para asegurar su sostenibilidad haya o no operaciones.

Foto: (Reuters)

En este sentido, TSB, la filial británica del Sabadell que tantos quebraderos de cabeza ha dado desde su integración, anunció esta semana el cierre de 164 oficinas y el recorte de 900 empleos en Reino Unido, noticia que ha sido bien recibida por el mercado. La entidad cotiza por debajo de 0,2 veces el valor en libros, con 1.600 millones de capitalización, lo que la convierte en el banco más penalizado por los inversores.

Asimismo, Fitch rebajó el ‘rating’ del Sabadell al borde del bono basura por su exposición a pymes y Reino Unido. Una zancadilla más en el camino, por ahora en solitario, del equipo directivo de Banco Sabadell, que para mejorar su solvencia y dar un empujón a la gestión de fondos, vendió este año su gestora a Amundi por 430 millones, y su depositaría a BNP por 115 millones. Ambas operaciones sirvieron a Banco Sabadell para volver a tener un 12% de ratio de capital de máxima calidad (CET1 ‘fully loaded’) dos años después, aunque también podrían ser un hándicap para una fusión.

Abierto el melón de las fusiones por CaixaBank y Bankia, en lo que será la mayor operación bancaria de la década, los focos se han puesto en Banco Sabadell. Y esto ha llevado a que los bonos contingentes convertibles (CoCos o AT1), deuda anticrisis que suele evaluar la solvencia de una entidad a ojos de los inversores, hayan disparado su volatilidad en las últimas semanas.

Tipos de interés Renta fija Josep Oliu
El redactor recomienda